Notre Dame
Corre el año de 1482 en París, la Santa Inquisición se encuentra en apogeo debido a que gran parte de la península ibérica ha sido dominada por árabes. Las persecuciones han ido en aumento debido a la gran cantidad de gitanos que han emigrado a París, huyendo de la caza de otras regiones europeas.

En España se ha desatado una masacre antijudía por edicto real, todo aquél judío que no esté dispuesto a convertirse al cristianismo, será ejecutado. El establecimiento de una unidad religiosa ha sumado al clero para trabajar junto a la inquisición con la finalidad de erradicar las sectas, la herejía y las prácticas mágicas, así como cualquier otro sacrilegio que atente en contra de la Corona.

El Tribunal del Santo Oficio le ha otorgado a el Ministro Alexander Armengaud control total sobre las actividades eclesiásticas e inquisitoriales, él es el encargado de perpetuar los intereses de la Corona haciendo cumplir los edictos por medio de los crueles hombres a su cargo.

El pueblo parisino se encuentra dividido; por una parte está aquél sector que simpatiza con los gitanos y desea ayudarlos; y por otra parte están aquellos que los consideran una amenaza porque consumen demasiados recursos y como una plaga se propagan cometiendo actos sacrílegos a diestra y siniestra. El único sitio seguro de París que queda respetuosamente fuera del alcance de la inquisición es la catedral de Notre Dame, en la que se recibe y protege a toda persona que así lo solicite.

El líder gitano Adrien Trouillefou se ha encargado de triplicar el número de gitanos tan sólo dentro de la región parisina, es el epítome de la desobediencia civil y de la ilegalidad, los gitanos se han convertido en una plaga difícil de erradicar para la autoridad debido a su proceder clandestino y a que cuentan con aliados vitales para poder subsistir.

...¿De qué lado estás?
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Donatello Prince
Lun Jul 10, 2017 12:45 am por Adrien C. Trouillefou

» Registro de apellidos
Lun Jul 10, 2017 12:29 am por Adrien C. Trouillefou

» Registro de físicos (RPG)
Lun Jul 10, 2017 12:22 am por Adrien C. Trouillefou

» *Bitácora Donatello Prince*
Vie Jun 02, 2017 11:52 pm por Donatello Prince

» El nuevo rico -Amour priv-
Jue Jun 01, 2017 3:04 am por Edgar Bofill

» Golpea-Besa-Abraza
Miér Mayo 31, 2017 1:26 pm por Isabella Martin

» Uno o dos...
Mar Mayo 30, 2017 11:08 pm por Amour Brice

» La persona debajo de mí...
Lun Mayo 29, 2017 1:05 pm por Edgar Bofill

» El papiro de las perversiones
Dom Mayo 28, 2017 9:14 pm por William DuPont

Staff de Notre Dame
Crear foro
Mínimo de líneas
Reglas
Compañeros
Crear foro
Crear foro
Copyright ©

La historia original en la que se encuentra inspirado el foro es propiedad del escritor Victor Hugo en su obra "Nuestra señora de París", los personajes originales son propiedad de sus respectivos usuarios. En tanto los diseños, imágenes y nuevas historias que se crearon son propiedad de Notre Dame© Si se descubre de algún plagio sera denunciado directamente con foroactivo. Creative Commons License

Notre Dame by Adrien C. Trouillefou is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 Unported License.


Hay que matar la bestia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hay que matar la bestia

Mensaje por Nicholas Magnier el Vie Jul 08, 2011 3:21 pm

Ese era el momento, estaba frente a la ventana de la casa de un burgues, un burgues que se sentia tan importante que no podía ir a festivales de la escoria como lo era el gran festival de los bufones, y agradecia aquello pues haría su mision más sencilla de cumplir. No importaba cuanto amara a Ethiene, cuanto le gustara su vida en aquella ciudad, había jurado hacer pagar a todos los traidores y corruptos que tuvieran que ver con el asesinato de sus padres y tambien a cualquiera que se metiera en el cumplimiento de su objetivo, además cómo no hacerlo cuando eso tambien ayudaba a la gente más humilde.

Cuando Paris se enterara que había matado a uno de los nobles más importantes y reconocidos de aquella ciudad buscarían al asesino y debería esconderse por algunos meses, eso o pasar desapercibido por la ciudad. Volteo al cielo unos momentos tratando de calcular la hora que era mas o menos y se acomodo la apucha y su capa, volviendo a checar que tuviera todo su equipo: su espada, una daga, su ballesta, unos cuchillos pequeños y su par de brazaletes con navajas escondidas, lo cual hacía los asesinatos más faciles.

Se adentro a aquel hogar con sigilo, escondiendose entre las sombras y asegurandose que nadie le viera o escuchara, un noble a solas era algo imposible, asi que lo mas seguro era que aquel hombre con negocios importantes por lo menos tuviera unos pocos hombres a su dispocision para protegerle, asi que lo mejor seria matarle rapidamente antes de que alguien mas se metiera a la pelea. Comenzo a buscar la habitación de aquel sujeto sun prestar mucha atencion a su alrededon en esos momentos, subia escaleras y caminaba por los pasillos hasta dar con la recamara de la habitacion de aquel sujeto.

Era un hombre, tenía algunas canas y parecia que a sus veinte años seguramente había sido alguien realmente atractivo. Por alguna razon su rostro se le hacía conocido, se parecía a alguien pero no lograba hacer memoria sobre quien se parecia, se quedo observandole unos momentos más tratando de pensar a quien se parecia, pero al ver por la ventana recordo que no podía tardarse aun más, tenía que escapar de ahi y esconderse antes de que las calles se llenaran con personas, sería extraño que estuviera vagando por las calles y no por el festival.

Salto a la cama y cuando el hombre parecia despertar enterro una de las navajas en su brazalete en su cuello para matarle rapidamente - ya no le robaras al pueblo con tus negocios. Requiescat in pace. - podían ser unos mlditos aquellos hombres, pero no sería como ellos y por eso siempre les deseaba que descansaran en paz, que un Dios en quien realmente no creía mucho pudiera perdonar el mal que habían hecho. vio la sangre manchar la cama y cerro con sus dedos los ojos del hombre, colocando el indice en uno y el pulgar en el otro ojo y bajandolos. Se retiro de la cama y limpio su navaja para salir como había llegado al cuarto. Igual de sigiloso, era hora de escapar de ahi y seguir igual de desapercibido, pero algo lo detuvo. Por el rabillo de su ojo miro un cuadro frente a las escaleras, era bastante grande, algo le había llamado la atención, y no era por el estilo con el que el artista plasmo los 3 cuerpos en el cuadro. Identifico a quien estaba al centro, era el señor a quien acababa de matar, a su derecha habia una señora, lo mas seguro es que fuera su esposa y a su izquierda un chico.

Fue en ese momento que entendio el por que el rostro de aquel hombre se le había hecho conocido. En ese cuadro estaba Josselin, el teniente de la guardia e hijo de aquel noble. se quedo sorprendido, y por primera vez sintio algo de culpa, había matado el padre de uno de sus pocos amigos. Por un par de segundos no supo que hacer hasta que escucho un ruido que provenia del piso de abajo, de alguien que iba a subir las escaleras asi que corrio hacia una ventana y salio de aquella casa para correr por las calles de Paris a la luz de la luna, correría al cementerio, nadie entraba ahi mas quelos gitanos a esas horas, no le encontrarían por el momento.

Con culpa e indesición en Nicholas, desapareció en la oscuridad de la noche, maldiciendose por lo bajo el que Josselin fuera hijo de aquel corrupto hombre. Quiza las cosas no serían tan sencillas como lo había pensado. Entonces recordo las palabras de la gitana en el mercado negro, le había dicho que fuera prudente y cuidadoso. debió hacerle caso.


[Escena Terminada]
avatar
Nicholas Magnier
Delta
Delta

Mensajes : 682
Fecha de inscripción : 08/12/2010

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja:
Círculo social: Inquisición

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.