Notre Dame
Corre el año de 1482 en París, la Santa Inquisición se encuentra en apogeo debido a que gran parte de la península ibérica ha sido dominada por árabes. Las persecuciones han ido en aumento debido a la gran cantidad de gitanos que han emigrado a París, huyendo de la caza de otras regiones europeas.

En España se ha desatado una masacre antijudía por edicto real, todo aquél judío que no esté dispuesto a convertirse al cristianismo, será ejecutado. El establecimiento de una unidad religiosa ha sumado al clero para trabajar junto a la inquisición con la finalidad de erradicar las sectas, la herejía y las prácticas mágicas, así como cualquier otro sacrilegio que atente en contra de la Corona.

El Tribunal del Santo Oficio le ha otorgado a el Ministro Alexander Armengaud control total sobre las actividades eclesiásticas e inquisitoriales, él es el encargado de perpetuar los intereses de la Corona haciendo cumplir los edictos por medio de los crueles hombres a su cargo.

El pueblo parisino se encuentra dividido; por una parte está aquél sector que simpatiza con los gitanos y desea ayudarlos; y por otra parte están aquellos que los consideran una amenaza porque consumen demasiados recursos y como una plaga se propagan cometiendo actos sacrílegos a diestra y siniestra. El único sitio seguro de París que queda respetuosamente fuera del alcance de la inquisición es la catedral de Notre Dame, en la que se recibe y protege a toda persona que así lo solicite.

El líder gitano Adrien Trouillefou se ha encargado de triplicar el número de gitanos tan sólo dentro de la región parisina, es el epítome de la desobediencia civil y de la ilegalidad, los gitanos se han convertido en una plaga difícil de erradicar para la autoridad debido a su proceder clandestino y a que cuentan con aliados vitales para poder subsistir.

...¿De qué lado estás?
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Donatello Prince
Lun Jul 10, 2017 12:45 am por Adrien C. Trouillefou

» Registro de apellidos
Lun Jul 10, 2017 12:29 am por Adrien C. Trouillefou

» Registro de físicos (RPG)
Lun Jul 10, 2017 12:22 am por Adrien C. Trouillefou

» *Bitácora Donatello Prince*
Vie Jun 02, 2017 11:52 pm por Donatello Prince

» El nuevo rico -Amour priv-
Jue Jun 01, 2017 3:04 am por Edgar Bofill

» Golpea-Besa-Abraza
Miér Mayo 31, 2017 1:26 pm por Isabella Martin

» Uno o dos...
Mar Mayo 30, 2017 11:08 pm por Amour Brice

» La persona debajo de mí...
Lun Mayo 29, 2017 1:05 pm por Edgar Bofill

» El papiro de las perversiones
Dom Mayo 28, 2017 9:14 pm por William DuPont

Staff de Notre Dame
Crear foro
Mínimo de líneas
Reglas
Compañeros
Crear foro
Crear foro
Copyright ©

La historia original en la que se encuentra inspirado el foro es propiedad del escritor Victor Hugo en su obra "Nuestra señora de París", los personajes originales son propiedad de sus respectivos usuarios. En tanto los diseños, imágenes y nuevas historias que se crearon son propiedad de Notre Dame© Si se descubre de algún plagio sera denunciado directamente con foroactivo. Creative Commons License

Notre Dame by Adrien C. Trouillefou is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 Unported License.


Una dama, una noche

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una dama, una noche

Mensaje por Amour Brice el Jue Jul 21, 2011 6:10 pm

Calíope Gentilleschi escribió:Ya que habían empezado con ese jueguecito deberían continuar, al menos hasta salir de esa "santa institución" ¿no? Ambos sabían dónde se estaban metiendo, ya vendría luego el pensar si convenía o no, de momento... simplemente “apetecía”.

Calíope se puso de pie y observó como él recogía algunos papeles, una sonrisa gatuna se posó en sus labios mientras él estaba momentáneamente de espaldas recogiendo sus cosas.
Recolocó tranquilamente su falda y cuando él se giró para mirarla ella dijo simplemente:
- Me parece una gran idea, será un placer.- Y esas últimas palabras sonaron algo eróticas aunque moderadas. Se acercó lentamente hasta él y sonrió mientras clavaba su mirada en la de él. agarrándose de su brazo para que le guiase.- Usted dirá...- Señaló la puerta con la cabeza.

Amour Brice escribió:Sucumbió tan rápido ante sus palabras que enseguida se dio cuenta que definitivo, ambos tenían las mismas "afinidades", le gustaban esos ojos astutos que parecían saberlo todo y es que a decir verdad la chica no era nada tonta, podía evaluarlo por cómo había cuidado su reputación hasta ahora y por como había entrado hasta su oficina a esa hora con normalidad y cierto descaro. Adoró esa sonrisa, sí, era adorable por ahora, el escucharle fue una melodía agradable a sus oídos a la cual sólo pudo asentir atontado por tan radiante belleza y lo mejor: inteligencia. Señores a eso si que le llamaba mujer, no sólo un simple objeto sexual de escasas y vacías palabras. -Andando entonces milady, me atrevo a decir que me tiene cautivado...- Le halagó con sinceridad.

Se fueron en el carruaje lejos de ahí, bueno, por lo menos no había concluído su plan de trabajar cono un frenético fan de su ocupación. Y había surgido algo, que ha decir verdad era bastante bueno. El camino fue corto en realidad, pues aparte en la noche era mejor andarse rápido por las solitarias y oscuras calles de París a esa hora, los ladronzuelos y los gitanos andaban por ahí a esas horas. Llegaron sin contratiempos a la enorme mansión Brice que era la linda herencia que le había dejado su ya difunta familia por su propia mano. En fin, cosas necesarias... bajó del carruaje agradeciendo al cochero y ofreciendole la mano a la castaña para que bajara de ahí -Si me permite milady- Se ofreció educadamente.
avatar
Amour Brice
Dseta
Dseta

Sexo : Masculino
Ocio : Gabriel
Mensajes : 176
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ---
Círculo social: Inquisición

Volver arriba Ir abajo

Re: Una dama, una noche

Mensaje por Calíope Gentilleschi el Vie Jul 22, 2011 8:11 am

Montaron en carruaje. Calíope estudió la calidad de los caballos con un simple vistazo, se notaba que Amour tenía mucho dinero y eso es algo que le gustaba a la castaña...

Pasaron a prisa por calles oscuras, la iluminación no era muy buena y Calíope debía convencerse a si misma de no salir a esas horas... Pero ahora mismo estaban en un coche de caballos y si no se metían en barrios peligrosos nadie intentaría asaltarlos. Cuando al coche se paró Brice bajó primero y habló con el cochero un momento. Cali observó a través de la puerta abierta la fachada de la enorme mansión. Parecía un lugar acogedor a parte de imponente y lujoso. Sonrió gatunamente y depósitó con delicadeza perfecta su mano sobre la de Amour cuando éste se la tendió la para ayudarla a bajar.

La cabeza ladeaba hacia la izquierda... un rayo de luna iluminó con perfección los rasgos de su rostro, su moño alto del que escapaban tirabuzones bien definidos y el pequeño gorro con dos plumas blancas a un lado d ela cabeza, colocado como un simple ornamento.


Actuaba con una calma espléndida, dándose tiempo e importancia la mismo tiempo. No era una simple fulana a la que arrancarle las ropas en un callejón oscuro. Todos sus actos y su propia apariencia lo gritaban.

- Merci, mon seigneur.- Se agarró a su brazo con postura angelical y caminaron hasta las puertas d ela cara.- Tiene usted una morada impresionante...- Comentó observando la fachada, aparentemente despistada.
avatar
Calíope Gentilleschi
Zeta
Zeta

Sexo : Femenino
Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 12/07/2011

Ficha técnica
Estado civil: Soltera
Pareja: -
Círculo social: Otro

Volver arriba Ir abajo

Re: Una dama, una noche

Mensaje por Amour Brice el Mar Jul 26, 2011 4:13 pm

-Bueno pues es la herencia de mi ya difunta familia, pobres, no pudieron disfrutar bien de los lujos que estos muros encierran… pero en fin- Un siervo estaba al tanto de la llegada del señor Brice por lo que al escuchar el carruela inmediatamente abrió el portón de la casa

–Bienvenido señor, su habitación está lista pero ¿Quiere que alistemos una habitación para la huésped?-

-Por supuesto que no, descuiden, ya vayan a descansar- Le ordenó para que transmitiera aquella orden a la servidumbre y le dejaran en paz de una vez por todas –Oye, algo más ¿Mis sobrinos ya están durmiendo?-

-Sí mi señor, desde hace ya un par de horas que se han retirado a sus aposentos-

-Excelente, retírate…- Le dijo mientras conducía a la chica de ojos claros por la mansión y al fin adentrándola a su enorme habitación, dejando que vagara por ahí mientras cerraba la puerta con seguro y que nadie les interrumpiera -¿Y que le parece cheriè?- Le musitó mientras se acercaba a ella que estaba de espaldas poniendo sus manos en los hombros ajenos, hablándole muy cerca del oído, era una mujer magnifica por lo que le trataría como tal.
(...)

La noche había sido estupenda, pero al despertar pasó lo que debía suceder con un encuentro de ese tipo, la chica se había ido sin siquiera decírselo, consultó con los siervos de la mansión que le dieron detalles de la retirada de la chica, por lo menos los inútiles hacían su trabajo y la habían vigilado al largarse no fuera a robarse algo importante...

-FIN DE LA ESCENA-
avatar
Amour Brice
Dseta
Dseta

Sexo : Masculino
Ocio : Gabriel
Mensajes : 176
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ---
Círculo social: Inquisición

Volver arriba Ir abajo

Re: Una dama, una noche

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.