Notre Dame
Corre el año de 1482 en París, la Santa Inquisición se encuentra en apogeo debido a que gran parte de la península ibérica ha sido dominada por árabes. Las persecuciones han ido en aumento debido a la gran cantidad de gitanos que han emigrado a París, huyendo de la caza de otras regiones europeas.

En España se ha desatado una masacre antijudía por edicto real, todo aquél judío que no esté dispuesto a convertirse al cristianismo, será ejecutado. El establecimiento de una unidad religiosa ha sumado al clero para trabajar junto a la inquisición con la finalidad de erradicar las sectas, la herejía y las prácticas mágicas, así como cualquier otro sacrilegio que atente en contra de la Corona.

El Tribunal del Santo Oficio le ha otorgado a el Ministro Alexander Armengaud control total sobre las actividades eclesiásticas e inquisitoriales, él es el encargado de perpetuar los intereses de la Corona haciendo cumplir los edictos por medio de los crueles hombres a su cargo.

El pueblo parisino se encuentra dividido; por una parte está aquél sector que simpatiza con los gitanos y desea ayudarlos; y por otra parte están aquellos que los consideran una amenaza porque consumen demasiados recursos y como una plaga se propagan cometiendo actos sacrílegos a diestra y siniestra. El único sitio seguro de París que queda respetuosamente fuera del alcance de la inquisición es la catedral de Notre Dame, en la que se recibe y protege a toda persona que así lo solicite.

El líder gitano Adrien Trouillefou se ha encargado de triplicar el número de gitanos tan sólo dentro de la región parisina, es el epítome de la desobediencia civil y de la ilegalidad, los gitanos se han convertido en una plaga difícil de erradicar para la autoridad debido a su proceder clandestino y a que cuentan con aliados vitales para poder subsistir.

...¿De qué lado estás?
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Donatello Prince
Lun Jul 10, 2017 12:45 am por Adrien C. Trouillefou

» Registro de apellidos
Lun Jul 10, 2017 12:29 am por Adrien C. Trouillefou

» Registro de físicos (RPG)
Lun Jul 10, 2017 12:22 am por Adrien C. Trouillefou

» *Bitácora Donatello Prince*
Vie Jun 02, 2017 11:52 pm por Donatello Prince

» El nuevo rico -Amour priv-
Jue Jun 01, 2017 3:04 am por Edgar Bofill

» Golpea-Besa-Abraza
Miér Mayo 31, 2017 1:26 pm por Isabella Martin

» Uno o dos...
Mar Mayo 30, 2017 11:08 pm por Amour Brice

» La persona debajo de mí...
Lun Mayo 29, 2017 1:05 pm por Edgar Bofill

» El papiro de las perversiones
Dom Mayo 28, 2017 9:14 pm por William DuPont

Staff de Notre Dame
Crear foro
Mínimo de líneas
Reglas
Compañeros
Crear foro
Crear foro
Copyright ©

La historia original en la que se encuentra inspirado el foro es propiedad del escritor Victor Hugo en su obra "Nuestra señora de París", los personajes originales son propiedad de sus respectivos usuarios. En tanto los diseños, imágenes y nuevas historias que se crearon son propiedad de Notre Dame© Si se descubre de algún plagio sera denunciado directamente con foroactivo. Creative Commons License

Notre Dame by Adrien C. Trouillefou is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 Unported License.


Hostilidad {Privado}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hostilidad {Privado}

Mensaje por Adrien C. Trouillefou el Vie Mar 02, 2012 9:27 pm

+Adrien al fin había encontrado un tiempo libre para ver a Ayrton, la verdad es que no había tenido tiempo de nada ya que estaba relacionado con un montón de cosas… negocios que no podía contar al ojiazul pero que de algún modo les favorecerían en algún momento. No había avisado que iría por lo que en realidad no tendría ni idea de si estuviera ocupado, pero estaba seguro que le daría gusto verlo, o bueno eso sería lo normal. Venía con una toga negra y el gorro cubría su identidad, esta vez la verdad es que no tenía ganas de visitarle vestido de chica. Se colgó con habilidad de la ventana y ya sabiendo cómo abrirla por medio de un pequeño alambre entró con facilidad como si fuera su propia casa, cerró con cuidado y se adentró a la mansión a buscarlo, sabía que debía tener cuidado por si aún la servidumbre andaba por ahí a esas horas…

*Ayrton estaba harto del tema, más aún porque no sabía como lidiar con ello. Era de los que siempre tomaban lo que querían cuando lo quería. Pero ya lo tenía... ¿Entonces porque estaba tan enojado? Simple, sabía que no era tan suyo como aparentaba. Ya lo había visto varias veces... ¡Demasiadas! Con aquella chica que parecía trabajar en la panadería y que tan mala espina le daba; si bien era cierto que el otro debía ser "amable" con las damas y toda la cosa, ya lo había visto demasiado con esa mujer... ¡Y lo peor es que ni siquiera tenía a Nicholas! Cuando debía servirle de utilidad, nunca aparecía. Esa noche había mandado al diablo a toda la inquisición, a todos los sirvientes y a todo el mundo. Con la amenaza de mandarlos al juzgado por sospechas de brujería, ordenó a todos los criados que se largaran, quería estar solo. Y se compensó con una de las botellas de licor que esa noche de ebriedad le hubiera comprado a Jean. Sentado solo frente a la chimenea con aquella botella como compañía pensaba en lo que haría cuando viera al castaño. Una parte de su ser desbordaba ira, aunque intentara controlarse, pero... ¡Es que le estaba engañando con esa mujer! Lo adivinaba.

+Se colgó del barandal de las escaleras para no estar dando vueltas por toda la casa y miró en el piso de abajo por si le veía, había un silencio sepulcral ahí dentro por lo que rápidamente supo que seguro no había nadie por ahí a esas horas...¿No estaría en casa? Se colgó con habilidad haciendo un ruido en falso al caer al piso, rayos eso no estaba planeado, se ocultó tras uno de los muros asomándose a la chimenea notando que estaba encendida, ¿Él es el que estaba ahí? -¿Ayrton?- Preguntó bajito sin mostrarse claro estaba, sino era él simplemente escaparía de ahí tal y como entró. Su sigilo había fallado un poco pero esperaba que nadie más se hubiera enterado de su llegada a la mansión.

*No se había percatado de que había alguien más en su casa... al menos hasta que escuchó un ruido en el suelo, seco, como el golpe de algo al caer. Estaba a punto de levantarse echando maldiciones, suponiendo que de algún criado estúpido se tratase, cuando se dio cuenta de que era él, el objeto de su adoración y sus dudas, el mismísimo Adrien. Dio un trago más a su botella y sabiendo que podía verle, le hizo un gesto para que se acercara, diciéndole un simple. - Soy yo...- No quería que se filtrara a sus palabras aquel siseo venenoso que sentía por dentro. Era ya su segunda botella, estaba bastante mareado, por no decir ebrio, y con ello rumiaba su malestar respecto a la situación del castaño. Luego de haberle dicho que "le amaba"... ¿Cómo le hacía aquello? O más bien... ¿Por qué?

+Al saber que era él entonces caminó hacia él con ese andar gatuno tan suyo y antes de estar frente a él dejó caer la toga al piso llegando a sentarse en sus piernas tranquilamente, estaba muy de buenas aquel día -Al fin he podido venir a verte!- Exclamó abrazándose a su cuello y después tomando atención a la botella quitándosela de las manos como niño curioso -¡Hey! Con que te divertías sin mí ¿eh?- Le comentó divertido intentando jugar con él un poco como era su costumbre, miró la botella con detenimiento y rápidamente supo que esos eran los gustos de Jean, eso lo tenía clarísimo -Muy buena elección- Dijo al no obtener una respuesta a la primera.

*De pronto ya lo tenía sentado en sus piernas con la misma desfachatez de siempre. Suspiró internamente de forma pesada ante aquello. ¿Como podía llegar de acostarse con esa mujer y luego estar con él tan campante? Le dio otro sorbo a la botella antes de que el gitano se la quitara, detalle que le hizo fruncir el ceño, bastante incómodo de las libertades que estaba tomándose. Estaba tan molesto que pudo haberle arrojado de sus piernas de un empujón, sin embargo, no lo hizo. Se limitó solo a observarlo. ¿Que más podía hacer? Escucho sus palabras, pero solo se limitó a quitarle la botella de nuevo y darle otro sorbo. - Es algo fuerte para alguien como tú...- Murmuro, como receloso de que pudiera acabárselo. Le dio un par de sorbos más antes de preguntar, como quien se cree con derecho a hacerlo...- Y... ¿Donde estabas, Adrien? - Inquirió, "yendo al grano" de una vez. Y más le valía que le dijera la verdad, no estaba de humor, para nada.

+Adrien notó una extraña aura maligna en todo esto, no era normal que le viera con cara de asesino en serie por lo que sencillamente se apartó de sus piernas con habilidad como el gitano astuto que era y e hizo como que todo en la ventana era muy bonito puesto que se puso a ver los jardines de la mansión desde ahí, aquella pregunta no la tomó a mal ¿Qué tenía de malo que quisiera saber un poco de su día? Rara vez le contaba cosas sobre lo que hacía por lo que sólo omitiendo lo de sus negocios todo lo demás era un buen tema de plática. Se recargó de espaldas a la ventana para contestar -Puess tu sabes lo que hago, unos cuantos espectáculos, unas cuantas corredizas y ver uno que otro amigo en el camino...nada del otro mundo, quizá lamentablemente- Dijo suspirando después de lo último y alzándose de hombros -Para llegar aquí tuve que ignorar al consejo de ancianos que molestaba para que me quedara a una de esas aburridas reuniones de sermones por mi "mal gobierno" y esas cosas...- Comentó haciendo un puchero ante eso, pero qué exagerados, como si realmente él matar guardias fuera a sacarlos del apuro en el que estaban milagrosamente ¡La luna los ayudaba pero tampoco iba a bajar a librar sus batallas!

*Le siguió con la mirada cada gesto, cada movimiento que parecía gritar la palabra "Culpable" en su cabeza una y otra vez. Pese a ello, intentó evitar cualquier acusación hasta escucharle. Sus palabras pudieron haber parecido casuales y pasarles desapercibidas a cualquier otro, pero era él, no se le escapaba nada... Y cuando se refirió de ese modo a sus "amigos" estuvo muy a punto de decirle "¿Y donde dejas a esa maldita mujer?" pero se contuvo. Simplemente le siguió con la mirada hasta que dejó de hablar mientras él bebía otro sorbo de la botella, a la cual le quedaba menos de la mitad. - Al menos estas vivo...- Comentó, como si tal cosa - Pero seguro te la pasas bien con tus amigos, ¿No? - Inquirió, no sen cierto recelo - Digo, eres el más popular de la ciudad... ¿Quien no querría estar contigo?... - "O debajo de tí" Volvió a pensar, pero no dijo nada. Prefirió callar y seguir escuchándole.

+Entonces noto por donde iba la cosa, le escuchó atentamente intentando no reírse a carcajadas, lamentablemente estaba tan loco que esas cosas le causaban mucha gracia, se pintó una gran sonrisa en su rostro y desvió la mirada -Ah sí! Mis amigos... bueno debo decir que no son muchos, hoy vi a William en un espectáculo propio en la plaza de Grève, o sea alguien que no conoces y es gitano, luego pasé por un trago con Jean y debo admitir que me divertí mucho notando que acosaba a un tipo nuevo, ehh ah sí! y pasé a ver a Katherine pero sólo para decirle que esta noche estaría ocupado- Comentó sólo para calarle en lo último ¿Habría atinado? Es decir si insinuaba cosas con los dos anteriores...era mejor dejarlo así y salir corriendo pero con Katherine había hecho la broma porque era inaudito que se diera algo, las mujeres le daban miedo desde lo de Mireya y la verdad es que ni totalmente descuerdo intentaría algo con la castaña.

*Dio un largo trago a la botella mientras le escuchaba. Se la acabaría antes de permitir que se la quitara de nuevo. Le miró feo por unos cuantos minutos más sin perder detalle de la explicación. Poco le importaban el tal William y el dueño del Babylon. El que mencionara a esa mujer fue lo que le hizo hervir la sangre y casi de un tirón se levantó del enorme sillón en el que se encontraba.- Pues valla, que entretenido...- Comentó, sarcástico, caminando hacia él hasta, con un brazo, arrinconarle contra la ventana. - ¿Seguro que solo pasabas a saludar a esa chiquilla? ¿O tal vez a compensarla porque no estarás para consolarla esta noche también? ¿A donde ibas a llevarla hoy, Adrien? ¿Al río? ¿Al cementerio? ¿A la corte de los milagros? - Ya, era oficial, no le importaba que se diera cuenta de sus celos, y es porque por dentro se sentía hervir de rabia. ¿Que rayos tenía ella?

+Adrien se quitó de donde éste cuando se acercó, no quería problemas y su actitud comenzaba a estresarlo por lo que le evitó poniéndose serio al escucharlo -Si no estas de buenas sencillamente dilo, me largo y ya- Le dijo ofendido por sus insinuaciones, una cosa era que estuviera ebrio y otra muy diferente que le insultara con esas tonterías, Katherine era muy buena amiga suya y no dejaría que hablara así de ella... ¿Pero qué diablos pasaba por su cabeza para haber llegado a esa conclusión? Lamentablemente sabía que cuando se estaba ebrio sólo se era sincero por lo que sintió un dolorsito en el corazón al saber que eso era lo que realmente pensaba y no un delirio del alcohol como le hubiera gustado interpretado "Deja que me provoque... ten cuidado con él Adrien yo te lo dije, te advertí que no podíamos confiar tus necedades nos pondrán en peligro visualiza un arma, lo que sea será útil para defendernos de éste que no ha dejado de ser el cazador y tu la liebre idiota que se volvió la mascota..." Le dijo Clopín muy indignado, aquel trato le enfurecía.

*- ¡No! - Casi tan pronto como dijo aquello, su mano se estiró de manera automática para tomar la camisa ajena con la mano que no sostenía la botella, para atraerlo de nuevo hacia él. No iba a dejar que huyera, él quería una explicación respecto a todo eso. - Claro que estoy de buenas, pero quiero saber... ¡¿Que rayos es lo que tiene esa mujer para que prefieras estar con ella en vez de conmigo?!- Le preguntó de manera directa, de una vez por todas. Sus zafiros congelados, enojados a causa de aquel hecho, taladraban los oscuros onyx que el otro tenía por orbes, esperando una respuesta que le satisficiera. A pesar de que ambos habían hecho mal, se suponía que se habían "reconciliado", ¿Entonces porque lo hacía? - ¿Acaso crees que no me doy cuenta de que siempre estas con ella? ¿Y que hueles como ella cada vez que vienes? ¿O tal vez debería decir que hueles a ella? - Inquirió con sarcasmo, manteniéndolo firmemente cerca de él para no darle oportunidad a que huyera.

+-¡Basta!- Le dijo intentando dejar de escucharlo, por un momento logró intimidarle pero su enojo pudo más con aquello, le miró con decisión -¡No voy a permitir que me trates de este modo! ¡Si tantas malditas dudas tienes ¿Porqué diablos no buscas a alguien más?! ¿¡Porqué?!- Le gritó prácticamente para tener su atención -¡No eres nadie para hablarme así! ¿Pues quién te crees? ¡Eres un idiota, suéltame!- Ordenó intentando no ser violento, esperaba no tener que aplicar nada de las malas mañas que sabía para librarse de ese tipo de cosas porque no quería lastimarle físicamente, no podía creer que todo ese tiempo estuviera tan envenenado contra él.

*- ¿Por qué? - Repitió, como si la sola pregunta le ofendiera. Soltó la botella entonces para tomar al gitano por ambos brazos e impedirle que escapara - ¡Por que no quiero a alguien más! - Exclamó - ¡Te quiero a ti, maldición! - Añadió, enojado por todo aquello, celoso de esa mujer que libremente podía andar con el otro, mientras ellos tenían que verse a escondidas. ¡Le enfadaba a sobremanera aquel hecho! No queria verlo con nadie más, los celos se lo comían vivo cuando eso sucedía. Solo lo quería con él, que fuera para él. - ¡No soporto verte feliz con alguien más mientras nosotros tenemos que escondernos! ¡Especialmente con ella! - Exclamó, alterado - Te coquetea, te sonríe... ¡Te quiere para ella! ¿Que no te das cuenta? - Le espetó, como si fuera algo obvio lo que le decía, sin evitar zarandearle un poco debido a la diferencia de fuerzas.

+No quería de verdad pero las circunstancias no le dejaron alternativa, estaba aterrado por lo que dio un permiso a Clopín de que hiciera lo que quisiera en ese momento para librarse del agarre, este inmediatamente tomó mando de la situación en cuanto suspiró y cerró los ojos. Al abrirlos era alguien más -¡Ni loco estaría con una mujer nuevamente! Tus celos estupidos van a ser tu perdición ¿Pero sabes? ¡Me das risa! Porque si tanto me conocieras como presumes seguramente sabrías la verdad- Dijo Clopín mirándole desafiante y manteniendo una sonrisa al propósito, su hábil mano se dirigió a la daga que siempre cargaba consigo y la clavó en la pierna de Ayrton sin problema alguno quitándose ahora con plena facilidad -Cuánto había esperado por esto... pero lo lograste, asustarlo hasta el grado de no querer verte- Le dijo mirándole casi con desprecio, aunque en realidad no le odiaba tanto como antes de algún modo, solo era algo tonto pero sabía perfectamente que si intentaba hacer algo él no se andaba con medias tintas como el idiota de Adrien, él iba a reaccionar como reaccionara éste. -No tienes derecho a celarle así...- Le dijo como si de repente fuera alguien externo a tal cosa, seguro que Adrien tomaría el control pronto en cuanto notara lo que había hecho pero eso le importaba un comino mientras pudiera desquitarse un poco.

* El súbito cambio de actitud del castaño le sorprendió, y tardó un poco en darse cuenta tras sus palabras que no era Adrien quien hablaba, sino Clopín. Él y sus burlas detestables, ya sabía que lo odiaba... ¿Que rayos quería ahora? Estaba por lanzar lejos al gitano, que no era ahora a quien quería ver, pero este, no supo cuando, tomó una daga de entre sus ropas, clavándosela en la pierna, haciéndole doblarse sobre si mismo a la par que dejaba oír un grito ronco, dejándolo así en libertad, mientras él caía al suelo, sosteniéndose la pierna herida. Le miró con odio pleno, puro y simple, escuchándole tan tranquilo y campante.- Maldito bastardo... ¡No creo una palabra de lo que dices! - Exclamó, fúrico. Con más fuerza de voluntad que esfuerzo, tomó la daga aun en su muslo, sacándola, ocasionándose otro quejido antes de clavarla en el suelo, mirando al otro con el mismo rencor. - ¿No lo tengo? ¿Y tu sí? - Le espetó con rabia - Nunca quisiste que estuviéramos juntos... ¿Crees que ahora no lo sé? - Inquirió, con rencor - Pero no tengo porque escucharte, puedo hacer lo que quiera, incluso contigo, porque cuando él vuelva, no te veré en un buen rato...- Musitó con una sonrisa macabra, casi desquiciada, antes de lanzarse a atrapar al otro por el cuello.

*Clopín le escuchó con un gesto burlón en sus facciones mientras hablaba -Te recuerdo que yo soy el que manda cuando él no está, ¡Tú lo haces alguien todavía más idiota! ¡Más débil!- Le gritó para después escuchar lo último y mirarle fijo, desafiante. Pero Adrien se había dado cuenta del dolor ajeno, de aquella sangre que manaba de esa herida y espantado volvió en sí no en el preciso momento que debiera -¡Nghn!- Dejó escuchar un quejidito que era obvio para nada propio de Clopín que era bastante orgulloso como para quejarse con ese tipo de cosas y se sostuvo a la mano ajena intentando apretarla con fuerza entre sus manos para que le soltara, cerró los ojos con fuerza esforzándose por no ver esa expresión que tanto le dolió que le dedicara en ese momento.

*Cuando escuchó aquel quejido y ese apreton en su mano, volvió en si y lo soltó. Clopín no hubiera hecho eso, además el otro tenía los ojos fuertemente cerrados. De nuevo volvió a caer al suelo de rodillas cuando sintió sus piernas temblar, y un leve quejido ahogado se dejó oir ante la presión en su muslo. La herida seguía sangrando. se la presionó con la mano para que dejara de hacerlo, pues le molestaba a sobremanera. Sentia aun aquel rencor en su interior, pero sentía que si lo miraba de nuevo, si le decía algo de nuevo, volvería a "estallar" como antes, por lo que prefirió ocuparse en primer lugar de la herida antes que otra cosa, alcanzando la botella de nuevo para darle un nuevo sorbo. Tal vez eso le quitara la sensibilidad.

+Al soltarle Adrien tosió recargándose contra la pared cubriendose la boca con las manos intentando nivelar su respiración que estaba agitada por el miedo que había sentido ante aquel agarre, le había tomado desprevenido, tal vez era eso o que ya era un maldito cobarde sin darse cuenta. Al bajar la mirada un escalofrío le recorrió ¡Pudo haberlo matado! cayó de rodillas frente a él sintiendo como sus piernas perdieron la fuerza en cuanto notó tal atrocidad -Perdón...- Musitó en tono ahogado mirándole asustado, pero aquel enojo aún no se iba a pesar de verle así, de algún modo un pensamiento de su parte le decía que se lo merecía lo cual le aterró todavía más -Te dije que te detuvieras...- Musitó bajando la mirada manteniéndola en el piso.

*- ¿Que me detuviera y que? ¿Dejar que te fueras con ella o con cualquiera? - Inquirió con el mismo rencor que sus palabras hicieron rebullir en él de nuevo. ¿No entendía caso que lo único que quería es que fuera suyo? ¿Suyo y de nadie más? Si por él fuera, lo habría encerrado en esa casa, para tenerlo siempre con él, pero sabía que no estaba en sus manos el hacer aquello. Sin embargo cuando le miraba afuera, cuando su mente comenzaba a imaginarlo en las camas de todos ellos... no podía soportarlo. - Pero bueno, supongo que debes estar contento, ya Clopín se vengó por ti...- Musitó, refiriéndose a su herida, donde dejó caer un poco de licor que, aunque le hirió, terminó por "sanarle" en cierto modo. A pesar del ardor inicial ya no le molestaba tanto aquella herida.

+-No puedo controlarlo...- Musitó bajito como niño regañado al terminar de escucharlo, pero sus reclamos hicieron que se pusiera de pie frunciendo el ceño -¿Sigues con eso? No-hay-nada! ¿Porqué es tan difícil de entender?- Le dijo intentando no exasperarse de más nuevamente -¿Tan mal piensas de mí? ¡Tu eres el que me ha mentido! ¡Pero yo no voy a cuestionarte porque finalmente no es mi problema lo que hagas!- Le dijo al fin soltando aquellas palabras de su boca que había intentado callarse -¡¡Lamentablemente siempre terminas demostrando el maldito demonio que eres!! ¡Jamás vas a cambiar y aquí el idiota soy yo!- Escupió aquellas palabras llenandose de rabia al pronunciarlas, ahora le daba gusto aquella herida, oh sí.


*- ¿Mentirte? ¿Yo? ¿En que? - Espetó, con enojo, levantándose de nuevo - ¿Acaso no me habías echado ya en cara ya todas las "mentiras" que te había dicho? ¿O vas a volver con lo que sucedió antes del festival? - Señaló. Si, había hecho cosas que no podían considerarse buenas en ningún sentido pero... ¡¿A quien demonios le importaba ya eso?! Le indignaba el pensar por un instante que estaba arriesgando la cabeza por un gitano que ahora lo llamaba demonio... ¡Era un idiota! - ¡Lo eres! ¡Eres un idiota! ¡Porque nada de lo que ahora hago por tí te importa! - Le recriminó, poniéndose en pie también - Si tan maldito me crees, seguro estarás feliz cuando decreten sentencia sobre mi cabeza... ¡Oh si! Será el día más feliz de tu vida - Exclamó, con amargura, tomándole de las ropas luego para acercarlo a él y luego arrinconarle contra la pared, contra su cuerpo. Lo peor era saber que aún así, aunque el otro hubiera muerto en ese instante, eso no habría arreglado las cosas porque en el fondo seguía queriéndole. Era ello el motivo de su discusión, de sus celos. Le miró con ojos afilados y terminó por callar sus palabras con un beso, un atrabancado y feroz al que aplicó su fuerza para que el otro no lo pudiera detener.

+ -¡Cállate!- Le exigió en medio de tantas palabras que herían sus oídos por el tono en que venían, su expresión dolida no podía deberse a otra cosa que no fuera todas las tonterías que decía cuando estaba molesto, ambos eran un par de orgullosos y eso ya les había afectado una vez... Intentó resistirse a aquel beso apartando el rostro hasta que este le forzó así y por instinto correspondió al comenzar pero después recordando la rabia que traía en el pecho le mordió con fuerza para quitarle, no iba a caer tan fácil, no dejaría que aquello se quedara así, le mantuvo una mirada larga que le demostró su desacuerdo en esa resolución -Me has mentido porque tu problema no es esa mujer, no es ella ni nadie...- Le dijo sin perderle la mirada, manteniendo una que no podría esquivar -Tu problema es que te matan los celos, ¿Porqué no me dices eso? ¡Que me amas! ¡Que ese es el maldito problema! Siempre tienes que tratarme como basura para sentirte bien ¿Disfrutas denigrándome? ¿Tanto como todos esos bastardos que educaste en la inquisición? ¿¡Qué es lo que deseas más?! ¿Que me maten? ¿Verme morir? ¿Sólo así vas a estar a gusto?- Le cuestionó mientras una de sus manos le recorrió desde el torso para llegar a su rostro y darle una bofetada -TE REGRESO ESTO!-

*Se apartó ante aquella mordida. Sintió la sangre correrle dentro de la boca pero se la tragó y solo le miró con enojo, correspondiendo a la larga mirada que el otro le diera y que ambas lucían de manera muy similar, como mucha rabia la una a la otra. Y ese sentimiento se mantuvo aún más, carcomiéndole el pecho cuando le dijera todo aquello que era tan parecido a su sentir, como si hubiera leído en sus ojos, todo lo que sentía respecto al gitano y de esos celos que le devoraban como el fuego. - ¡No! ¡Por supuesto que no! ¡No lo entiendes! - Le espetó, pero luego le dio aquella bofetada que por un momento le hizo tambalearse... ¿Pero que...?

Sus ojos se entrecerraron entonces, volviéndose casi dos rendijas que le observaban fijamente. Le tomó de una de sus muñecas con fuerza y lo arrojó al suelo lanzándose luego sobre él. - ¿Querías oírlo? ¡Bien! Vas a escucharlo entonces, pero no de mi boca...- Señaló. Ambas manos se situaron en sus muñecas, apresándolo, como aquella vez en el callejón, aunque esta vez el sentimiento fuera totalmente diferente, pues no era hacerle daño exactamente lo que quería. - Tu eres el que disfruta jugar conmigo... con todos, frente a mi...- Susurró, sobre su cuello - Y luego lo niegas... ¡Haces que hierva! - Exclamó - Pero no sería igual con otro... con nadie más, porque eres tú, ¡Maldita sea, Adrien! Solo eres tú - Exclamó, mirándole de nuevo fijo a los ojos para volver a besarle con la misma saña que al principio, aprisionándolo de nuevo contra el suelo.


+Al ver esa mirada de rencor en sus ojos como que reaccionó por un momento sintiendo que el miedo se apoderó de él, se llevó las manos a la boca retrocediendo e intentando casi fusionarse con la pared para no tener que afrontar lo que le pasaría después de eso –No, no- Alcanzó a gemir bajito y cerró los ojos con fuerza cuando sintió aquel agarre que le dejó en el suelo, aquello le tenía tan desprevenido que no pudo ni meter las manos al caer golpeándose en la cadera en un ruido sordo, le miró mordiéndose el labio inferior al notarle tan rápido sobre él, intentando no decir nada más que hiciera ver su miedo pero todo ya estaba en su mirada, los recuerdos de ese maldito callejón llegaron a él de un modo que le aterro, el mismo pánico había respirado aquella vez –¡Por favor! Detente…- Chilló bajito desviando el rostro de él al cerrar los ojos, ese tono autoritario que ahora utilizaba le hacía estar totalmente sumiso ante el ojiazul muy a su pesar. Se dejaba de él como si no tuviera fuerza alguna, como si sus ánimos se hubieran evaporado, al escuchar lo último le miró impactado, no sabía qué pensar, al tener aquellos atroces labios violentándole por alguna extraña razón una punzada de excitación se apoderó de él confundiéndole aún más ¿Pero qué diablos le pasaba? ¿Cómo podía gustarle aquello si era aterrador?

* Devoró su boca, jugando con sus labios, mordiendo estos y su lengua hasta que la falta de aliento no le permitió hacer nada más. Se separó de su boca entonces y pasó a su cuello, el cual, a base de succiones y mordidas, comenzó a llenar de marcas rojizas que no se borrarían tan fácilmente. Así todos sabrían que era suyo. Suyo y de nadie más. Sostuvo ambas muñecas del gitano sobre su cabeza, utilizando su fuerza para que no pudiera zafarse, y su mano libre comenzó a apartar toda aquella ropa que le estorbaba mientras él seguía bajando con sus labios, marcando cada centímetro de piel. - No pienso detenerme...- Le aclaró - ¿No era la verdad lo que querías? _ Inquirió - Pues ahora vas a escucharla de mi cuerpo... - Sus reacciones eran más sinceras de lo que cualquier palabra pudo haber sido, y ya que se le pasaban peleando... ¿Que mejor que aquello?

+ Este le correspondió dando rienda suelta a su sentir dejando que le explorara de aquella forma, su manera de actuar en ese momento le hizo temblar de ansias, se retorció entre aquel beso buscando frotarse un poco contra él a pesar de que hace un momento había pedido no continuar, al separarse de sus labios dejó escuchar un pequeño jadeo y al contacto de su cuello se escapó un quejido que éste al rodar más bajo su piel transformó en un gemidito más erótico que ni siquiera pudo intentar reprimir –Estas ebrio…- Musitó bajito en respuesta a lo que le había dicho, haciendo un puchero al notar que este hacía oídos sordos a lo que decía, ¿Qué más objetar si el juego le estaba gustando ¡Pero quería hacerlo enojar más seguido! Estaba más loco ahora, quizá, pero toda aquella locura le había gustado por alguna enferma razón –Aún así no vas a lograr caerme bien esta noche, has dicho demasiadas tonterías…- Le dijo sólo para molestarlo más y no dejar que se reconciliaran del todo a pesar de aquel momento.

*- ¿Y eso que? - Espetó, con rudeza, bajando a morderle un pezón, con el cual jugó en su boca, succionandolo y triturandolo con sus dientes, para ver retorcerse añ gitano por aquello, mientras el otro botón era pellizcado y jaloneado por su mano libre. De vez en vez se detenida y lamia su pecho, por la linea delgada y fina que marcaba los pectorales, y luego volvía a su tarea, intercambiando lo que antes hiciera. Su cuerpo se pegaba contra el otro, permitiendo a sus caderas juntase con irrefrenable ansiedad, tirando de aquellos delicados botones con sus dientes hasta sacar gotas de sangre que se bebió cual elixir para que el otro no las viera. Sus palabras le hicieron rodar los ojos, y subió su rostro de nuevo a verle con los ojos encendidos, aunque esta vez no fuera precisamente por la rabia. - Y tú tienes la boca demasiado grande, deberias cerrarla...- Le espetó ante su comentario antes de volver a tomarle los labios con voracidad, casi estrujandole contra el suelo alfombrado, buscando que le sintiera por completo, todas y cada una de las reacciones que lograba despertar en él.

+Adrien dejó escuchar quejidos de dolor por lo que le hacía, retorciéndose e intentando librar sus manos de este con ganas de darle un buen golpe con el puño cerrado en la cara, ¿Qué no pensaba que le dolía? -Nghn! ¡Duele!- Se quejó mirándole feo rodó los ojos al escucharlo, estaba molesto todavía y no tenía animos de corresponder como la doncellita linda que solía ser de vez en cuando con el ojiazul, ¿quería que lo maltratara también? Porque el juego podía ser de dos. Correspondió con sensualidad aquel beso que le daba para entretenerle en algo y entonces movió como quien no quiere la cosa una de sus piernas y le golpeó justo en medio de las piernas con cierta fuerza, tampoco para medio matarlo, sino para demostrarle que ya había encontrado una manera de defenderse.

*Ayrton se aferró del labio ajeno inferior con cierta fuerza como acto reflejo cuando le golpeó en la entrepierna. - Ahh!...- Noi pudo evitar sin embargo dejar oir un quejido ante aquello. Le miró a los ojos y encontró como relfejo aquel destello desafiante en los ojos del gitano. ¿Iban a jugar a eso? ¡Bien! ¿Quería que siguieran peleando, incluso en el sexo? Eso podía arreglarse. Trató de erguirse pero ello le ocasionó un ligerisimo dolor que le hizo poner mala cara por un instante. Ambas manos suyas subieron a tomar las del gitano, fijandolas al suelo, entrelazando sus dedos con los ajenos, sosteniendole así firmemente. En ese momento agradeció estar "ebrio" como el otro decía o aquel golpe le habría hecho sufrir mucho más. - Tan impetuoso, desafiante... - Musitó sobre su cuello, subiendo a su oido, atrapando su lobulo con los dientes y succionandolo en su boca mientras, tal vez un poco a la fuerza, buscaba acomodar su cuerpo entre las piernas ajenas - Eso me gusta tanto...- Admitió sobre su oido, bajando a mordiscos por su cuello de nuevo a su pecho, mas no fuertes, a penas si le atrapaba con sus dientes para hacerle sentir más escalofríos ante el roce, para dejarle más marcas, en lo que volvía descender, con una nueva idea en mente.

+No pudo evitar una sonrisa cuando le escuchó quejarse, y al sentir sus dedos entrelazarse aferró aquellas manos a las suyas cuando le sostuvo la mirada incluso arqueó una cveja en señal de que no se detendría en ese jueguito, comenzaba a ser basrante divertido y sobre todo excitante, ladeó ligeramente la cabeza ante aquellas caricias, al sentirle sobre su cuello una punzada más de excitación le recorrió el cuerpo como un toque electrico, se erizó por completo mientras le escuchaba, de haber sido un gato hubiera ronroneado ante ese tono erótico en Ayrton que le encantaba. Medio abrió las piernas mientras este le forzaba ayudandolo apenas si un poco para desesperarlo dejaría que se abriera paso como mejor le pareciera, jadeó con ansiedad mientras descendía, comenzaba a excitarse terriblemente por más que no hubiera querido tal reacción era inevitable.


Última edición por Adrien C. Trouillefou el Dom Mar 04, 2012 12:14 pm, editado 1 vez

________________________________________________

Spoiler:

||Ficha||Bitácora||
avatar
Adrien C. Trouillefou
Admin
Admin

Sexo : Masculino
Ocio : De todo...
Mensajes : 922
Fecha de inscripción : 21/11/2010

Ficha técnica
Estado civil: Luto
Pareja: Fallecido
Círculo social: Gitanos

http://notredamegipsy.forospanish.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Hostilidad {Privado}

Mensaje por Ayrton Doyle el Sáb Mar 03, 2012 11:30 pm

*Continuó bajando de a mordiscos por su piel, dandole un par de ultimas lamidas a los botones que suponía aún sensibles en el gitanp. Alcanzó su omlugo y su vientre. Comenzó a apartar con su boca, el pantalón que no le permitía continuar, bajandolo hasta donde puso y luego se dedicó a jugar con su ombligo, mordiendolo, dejando leves marcas alrededor de este mientras una de sus rodillas presionaba la entrepierna del gitano, moviendose a penas para producir un roce constante entre ellos que excitara más al otro. A pesar de su juego violento, ambos iban a terminar excitados, lo veía venir. Sostenía con mas fuerza las manos del gitano contra las suyas, aunque tenía deseos de sentirle el su cuerpo, desnudandolo, arañandolo, haciendo más intensas aquellas sensaciones que cada vez se apoderaban de él de manera más imperiosa. - El cuerpo nunca miente, Adrien...- Musitó con esa voz ahogada y ronca, erotica que al ojiazul quedaba tan bien mientras seguía torturandole, descendiendo hasta donde sus ropas le permitían, tan cerca de su sexo, rozandolo con su aliento de madera maldosa pero sin tocarlo por no poder descender más.

+Apretó las manos ajenas en un movimiento tembloroso intentando no gemir para él pero le tenía extasiado con aquello. Se mordió el labio inferior intentando contener todo aquello que sentía pero su agitada respiración y ya no digamos lo duro que comenzaba a ponerse le impedía mentir más respecto a lo que en realidad quería, no pudo más, un gemido agudo escapó de sus labios al tenerle tan cerca de su hombría y se arqueó ligeramente -Mghm...noh...- Apenas si pudo articular aquella corta palabra para negar lo que este decía.

*El que intentara negarlo con aquel gemido erótico, en vez de negarlo, todo lo contrario, confirmaba su pensamiento. Su lengua trazó un camino que descendia desde su ombligo hasta perderse en sus ropas. El también estaba perdiendo el control. Una de sus manos soltó la ajena para comenzar a perderse en él, arañandole la piel de manera casi inconciente hasta alcanzar aquellas ropas ajenas que tanto le estorbaban y comenzar a apartarlas de manera ansiosa de su camino, pues no le permitían seguir torturando al otro a voluntad. Cuando finalmente hubo apartado cada prenda, aquella mano se coló entre sus piernas y no precisamente buscando su sexo, sino su rosada entrada que comenzó a presionar con sus dedos, buscando trapazar mientras dejaba que su aliento calido invadiera su intimidad sin aún alcanzar a tocar nada. Los ojos le brillaban por la excitación.

+-¡Aahh!- Ayrton le quemaba la piel con cada toque, estaba tan deseoso que podía sentirse temblar ligeramente, se llevó la mano libre a la boca intentando contenerse pero ese juego agresivo estaba dejándolo sin fuerzas para seguir objetando contra Ayrton, aquella mano intrusa le arrebató un gemido más que apenas si pudo contener en medio de su agitada respiración, llevó su mano a rebuscar entre las ropas ajenas con desesperación por sentirle tocando vanamente su espalda para después recorrer su nuca en toques delicados y tomar sus cabellos enredando sus dedos mientras intentaba relajarse para que ese dedo no entrara tan forzado en él. -Ven...- Le llamó con una mirada perdida, quería besarlo nuevamente, lo necesitaba...

*Seguía torturandolo, disfrutando de ver aquellas expresiones de placer reprimido que el otro intentaba contener. Se relamió los labios, presionando un poco más la entrada del gitano, como amenazando con entrar cuando aquella voz atrayente y aquel tacto seductor volvió a captar su atención, llamandole de ese modo al que sencillamente no se podía resistir. Podía sentir su mano tironeando de sus cabellos, aunque fuera en forma leve y eso le gustaba. En cierto modo quería que lo maltratara tambien, que lo arañara, lo mordiera... Sus labios encontraron los suyos con voracidad insaciable, un beso apasionado y fuera de control, como todos los que se habían dado esa noche y aprovechó la relajación del gitano para introducir en su entrada dos dedos de una vez. Estaba ansioso por hacerlo suyo y con esos dedos comenzó a dilatarlo a la par que lo besaba con irrefrenable ansiedad.

*Le jaló del cabello para atraerlo a él al sentir que si iba a hacer caso a su petición y le besó violentamente, portándose demandante en ese contacto, como le gustaba que lo devorara de esa manera, aferró el cuello de la camisa ajena atrayéndole más a él para que no se separara, ligeros gemiditos eróticos se dejaron oír en medio de aquel contacto. -¡¡¡Mghmmm!!!- Apenas si se separó de los labios ajenos ante aquella intromisión, cerró los ojos con fuerza y apenas si tomó aire en un par de jadeos para morder los labios ajenos y exigir que ese ansiado contacto continuara, se abrazó a su cuello con aquella mano libre y le aferró contra él, le amaba tanto... si supiera realmente todo lo que sentía incluso se asustaría, era capaz de dar la vida pro él incluso por mero capricho de un día de aburrimiento, sería lo que él quisiera con tal de mantenerlo a su lado ¿Como engañarlo? Aunque lo intentara aquellas personas que le tocaran sólo tendrían una cara y un nombre: Ayton Doyle.

*Notó como su interior se estrecahaba ante aquella intromisión y su beso casi se veía interrumpido por ello, mas no por eso se detuvo, quería más, mucho más del otro. Sus dedos se movieron en su interior, estocandole, abriendose paso casi a la fuerza y su otra mano terminó por liberar también la ajena y poder acariciar a voluntad el cuerpo ajeno, dejando que le pegara a él al rodear su cuello. Cuanto necesitaba de él... de sus besos, de aquellas caricias deseosos, de aquella mirada de ojos brujos que siempre le hechizaba sin importar la situación. Poco le importaba que estuvieran en el suelo, en medio del salón. Estaba seguro que nadie llegaría a interrumpirles. Sus cinturas terminaron juntas entre tanta cercanía y la entrepierna desnuda del gitano se rozó contra la suya que, aunque arropada, estaba despierta. Ello le hizo estremecerse por el escalofrio y poner más empeño en el beso, deseandole más, deborando hasta el último rincón de su boca mientras sus dedos le estocaban con saña, buscando su próstata.

*-¡¡Nah-ah!!- Se separó violentamente de la boca ajena al sentir que llegaba más profundo dentro de él abrazándose a él con fuerza, y abriendo más las piernas en instinto de aquel placer del que comenzaba a ser presa -¡Ayrton!...- Dijo en un jadeo erótico mientras se retorcía contra este impulsando sus caderas contra aquellos dígitos y a la vez rozando contra aquella erección que notó tan apresada en los pantalones ajenos, por lo que bajó una mano que abrió el pantalón buscando desesperada aquel objeto de sus delirios, lo apresó entre sus dedos con cierta violencia para escucharle.

*Los roces constantes dado el movimiento de sus caderas, le hacían jadear constantemente sobre su boca, buscar morderle los labios de manera deseosa. Cuando finalmente aquella mano intrusa descendió hasta alcanzar su sexo endurecido ahogó un gruñido de excitación por la violencia de su toque. - mghmm!!!...- Apenas se arqueó levemente, pero no por ello detuvo ninguna de sus acciones sino, más bien con razón, las hizo más intensas al introducir un tercer dedo en él, bajando su boca a recuperad el aliento en lo que repasaba las marcas que había dejado en su piel, dejando que sus dedos se abrieran paso en su estrecho interior, ese que le hacía delirar en sus sueños humenos. - ahmm... Adrien...- Suspiró el nombre del otro en su piel, embotado por su aroma y el deseo que tenía de aquel cuerpo que se mantenía entre violento y apasionado, y le hacía desearle cada vez más.

*Con su dedo índice repasó el glande humedecido jugando un poco con la sensibilidad que tenía ahora por su excitación, metió su dedo entre el prepucio haciendo un movimiento circular que delimitó el rededor y regresó a aquella humedad que había en el orificio de la uretra, estaba tan duro que se moría de ansias pero no rogaría, no quería que aquello terminara tan rápido ya que el ritmo que llevaba era más que suficiente para su perversión, levantó la cabeza exponiendo su cuello para darle más libertad de que explorara todo lo que quisiera, tensó sus piernas contra la cintura ajena al sentir el tercer dedo entrar en su interior de esa manera y se arqueó contra el piso dejando escuchar un sonoro gemido que le hizo lucir sumamente sexy, con la mano libre acarició la mejilla ajena atrayendo sus labios a él nuevamente –Te amo…- Gimió bajito antes de besarle.

La manera como acariciaba su miembro, lo estaba poniendo a temblar. Sus manos parecían expertas en aquello, como si supiera exactamente donde debia tocarle para volverle completamente loco. Estaba enfebrecido por el castaño. - mghm... ahm...- Algunos suspiros placenteros se le escapaban entre las atenciones que prodigaba a su piel, deliciosamente bronceada por el sol. El que se arqueara le permitió alcanzarle aún mejor y usó la mano que medio se sostenía del suelo para no perder el equilibrio, en aferrarlo a él, en mantenerlo tan excitantemente cercano antes de sus bocas volvieran a encontrarse, con ese intenso sentimiento que no le había abandonado en toda la noche. Su mano se desplazó de su cintura a su sexo, quería escucharlo más, que volviera a gemir su nombre de esa forma que le enloquecía, mientras sus tres dedos estocaban su interior de manera ansiosa. Se moría por continuar, pero a la vez quería extender aquello de todas las formas posibles.

Adrien estaba disfrutando tanto de escucharlo que comenzó a masturbarlo como si lo hiciera consigo, con la rapidez que le hubiera gustado en ese momento medio rozando su propio sexo en esos movimientos perdiendo el control de sí mismo al sentir que con los dedos había rozado su próstata por lo que se detuvo en lo que hacía dando lugar a aquella mano intrusa en su sexo que comenzaba a hacer lo que había ansiado, pareciera haber leído su mente -¡Mhmm!- Apretó los dientes intentando no hacer mucho escándalo con aquello pero se estremeció completo sintiendo aquella punzada de excitación que incluso le hizo marearse un poco con la intensidad -¡Ah sí! ¡Ayrton!- Se abrazó a su cuello con ambos brazos sintiendo como su primer orgasmo de la noche cada vez estaba más cerca, ansiaba venirse para Ayrton, ansiaba que las cosas continuaran y que la noche durara más de lo que debiera...

- A-aahhhm!...- Sus gemidos se tornaban entrecortados por su respiración, que era errática gracias a los movimientos ajenos. Sus toques le excitaban muchisimo, por lo que cuando su propia excitación le obligó a dejar de hacerlos, dejó escapar un gruñido de disgusto. Pese a ello no detuvo sus acciones, buscando el placer ajeno, y cuando sintió que estaba a punto de correrse, detuvo sus acciones con una maliciosa y descarada sonrisa, apretando aquel sexo en su mano, en la base, para impedirle venirse. - No puedes correrte... - Susurró sobre su piel, volviendo a morderla. - No hasta que yo esté dentro de tí... - Exclamó entre lascivos murmurllo. Sacó sus tres dedos del interior del gitano, y apoyó su sexo en la entrada de este, rozandolo, torturandole y torturandose con el constante movimiento y roce de sus cuerpos hirvientes hasta que finalmente le atravesó de una estocada que le hizo temblar por entero. - mgh-ahgm!!! Adrien!!..- Gimió, excitado y audible, al sentirse apresado por su interior.

Adrien se arqueó violentamente al sentir que iba a venirse, su respiración se agitó de tal modo que sintió que su corazón se saldría de su pecho -¡Nhn!- Gruñó bajito en protesta de aquella interrupción, tomó aire profundamente intentando mediar aquella corriente de excitación que se pausó al instante, abrió los ojos al escucharle mostrando una mirada perdida, lo deseaba tanto que lamentó mucho aquella interrupción, se mordió el labio inferior hasta hacerlo sangrar al sentir esa erección contra su entrada, recuperó aquella excitación prácticamente al momento que la idea de tenerle dentro le invadió -¡¡Ah-AHH!!- Le aferró contra él sintiendo un temblor que le recorría, era tan grande que apenas aquellos dedos le habían preparado del todo para tenerle dentro por lo que estaba aún estrecho en la intromisión, la sensación le arrebató la cordura de un zarpazo.

Aquel gemido erotico arrancado de su garganta le hizo estremecerse por completo, lo que se sumó a los gruñiditos ahogados que se le escapaban ante aquellas estrechas paredes que asfixiaban su miembro. - mghm.. si...- Su mano volvió a moverse en su miembro, de arriba a abajo con visible insistencia, rozando el glande con sus dedos y colando el pulgar bajo del prepucio, con movimientos circulares igual que en algún momento lo había hecho el castaño, para darle más placer. - Vamos, vente para mi...- Susurró, inclinandose sobre su oido, lamiendolo lascivamente - Quiero ver tu cara de placer cuando lo hagas...- Gruñó, saboreandole la piel, comenzando a moverse en su interior con estocadas firmes que estaban haciendolo delirar por las sensaciones.

Su rostro perdido en aquellas sensaciones se inmutó ante ese susurro que le provocó una salida imprevista de líquido pre seminal, el escucharle así le estaba derritiendo, ladeó ligeramente la cabeza por aquella lengua traviesa que se coló en su oído -¡Nghm!...- Aquellos movimientos firmes en su interior le hicieron jadear con la boca abierta y los ojos cerrados volteando violentamente para evitar que pudiera ver aquellas expresiones del todo, se retorció mientras este le masturbaba de esa forma, con facilidad rozó de nueva cuenta con su prostata en un par de estocadas por lo que le arrancó otro gemido -¡Ah-Ayrton! ¡Mgh! ¡Nhh!- No podría soportarlo más, estaban regresando aquellas punzadas electricas que le tenían tan acalorado y en medio de delirios, bastaron aquellas palabras lascivas para que este se descontrolara, apretó los dientes con fuerza intentando contenerse pero no pudo por lo que se vino violentamente razguñando la espalda ajena mientras ese abundante néctar manchaba a ambos acompañado de un par de agudos gemidos que se interrumpían por su agotada respiración en ese momento. -Ayrton-Ayrton...- Jadeó su nombre para que no se detuviera en aquellas estocadas -NAHH!! Sii!! Sigue...- Le pidió eróticamente.

Continuó con sus fuertes estocadas en el interior ajeno, viendo como se retorcía por aquellas acciones, intentando evitar aquel extasis que comenzaba a cernirse inevitablemente sobre el. Y finalmente lo logró, logró que le alcanzara con tal sacudida, que sintió que también se veía afectado, y era evidente porque pronto la presión alrededor de su miembro fue tan intensa q casi sintió que se ahogaba en su placer a la par que el menor razguñaba su espalda, haciendolo arquearse y jadear, complacido enteramente por sus reacciones. Aquella semilla espesa se derramó en su mano, manchando el vientre del gitano, y dejandolo agitado, con esa respiración errática y mirada perdida que tanto le gustaba. Negó con la cabeza al escuchar rogarle de aquel modo y se inclinó sobre él, susurrando sobre sus labios. - No me detendría... ni aunque me lo pidieras...- Exclamó, sobre estos. Estaba demasiado excitado como para parar y lo demostró con el ansioso beso que pronto le dio, moviendo sus caderas intensamente contra las ajenas en violentas estocadas que alcanzaban su limite una y otra vez.

Ahora gemía más sonoramente causando ecos de su extasiada voz en la gran habitación, no podía contenerse, seguía rozando su próstata sin piedad una y otra vez lo cual le inundaba de placer -ahh! ahh!! mghm Ayrton...- Aquellas paredes al presionarse contra el otro le habían dado tanto placer a la par que definitivo tenía que lograr venirse seguido para el ojiazul que ahora se le notaba tan perdido en todo aquello como él, correspondió aquel beso con las mismas ansias, coincidían tan bien incluso a la hora de besar que parecieran ya estar sincronizados en todo aquello. Comenzó a hacer lento aquel contacto sumergiendo su lengua en la cavidad ajena en breves movimientos una y otra vez provocándole sensualmente hasta que alguno de los dos no soportara quedarse sólo con eso. Sus manos se posaron en las mejillas ajenas mientras que aplicando fuerza le atraía con las piernas para que se sumergierá de lleno en él lo cual le hizo arquearse y dejar escuchar un gemidito incitador.

Sus gemidos, una melodiosa musica para él, inundaban por completo el cuarto. No le hubiera importado que los escucharan hasta el final de la calle, con tal de que de ese modo quedara claro que el otro era suyo y solo suyo. Sin embargo, aquellos gemidos se perdían cada vez más en su boca, la cual deboraba de manera constante, viendose perdido en los jugueteos de la lengua ajena en su boca, que parecía querer saborear hasta el último rincón, haciendole perder el control rápidamente y volver aquel beso más demandante, acariciando su lengua con la ajena. - mghmmm... nghmm...- sus manos acariciaron los muslos ajenos, medio sosteniendose de él como podía, sintiendo que estos le rodeaban, haciendole llegar más a fondo. Eso quería, más... más del gitano, de sus besos, sus caricias, su deseo... Sus dientes se prendieron del labio inferior, apenas tomando aire, a grandes bocanadas, apretandose más contra el otro, pues el calor sofocante en su cuerpo así se lo indicaba, sosteniendo con algo de fuerza sus muslos, casi como si quisiera marcar en ellos sus dedos, aunque resultaba inconciente.

Sus manos temblorosas acariciaron la nuca ajena aferrandose a sus cabellos al quedar pasmados con aquella profundidad con la que se arqueó deliciosamente contra Ayrton -¡¡Hahh!! ¡mghm siii~!- Comenzó a mover su cintura en círculos, se sentía tan bien que cerró los ojos con fuerza concentrandose en aquellas sensaciones celestiales por las que sólo el ojiazul podía hacerle pasar en aquella profundidad -Me encantas...- Le musitó lamiendo el oído ajeno colando su lengua en este para después besarle con ligeras succiones por su cuello marcando un camino descendente para después dejar una marquita en un lugar visible, ¿Quería marcar territorio en él? Pues él también lo haría y pobre de quién se metiera con Ayrton intentando algo porque seguro que lo mataba. Era suyo... quería que siempre fuera así, siempre amarlo, que le hiciera el amor una y otra vez...

Coló sus manos por su ropa apartando esa maldita camisa de una buena vez, reventó los botones que faltaban por desabrochar sin importarle para acariciar su fornido torso hasta llegar al bajo vientre y subir de nueva cuenta deleitando su tacto con sus bellas formas, y esa tersa piel, volvió a exigir un beso más portandose desesperado en el acto mordiendo los labios ajenos y sin saber si el sabor de la sangre que podía detectarse era suya o del ojiazul.


- mghmm!!!...- Que se arqueara contra él, que le hiciera llegar más profundo, le producían sensaciones que estaban enloqueciendole. A ese paso no iba a durar mucho más, pues la presión en su interior sentía que lo asfixiaba. Las marcas en su espalda que el otro había dejado, le hacian estremecerse por el soplo de la brisa sobre ellos, pero no era algo que le desagradara, todo lo contrario. Solo él podía marcarle de ese modo, solo a él se lo permitiría. Sus palabras le provocaron un estremecimiento visible y jadeó, dandole una lamida larga a la piel de su cuello, que fue lo que su lengua alcanzó. Siempre le sorprendía como podían pasar tan rapido del odio al amor, por más que pelearan, siempre era lo mismo. Le cedió su cuello para que le marcara. Y si alguien preguntaba, diría que se trataba de su amante. ¿Y eso que? Nadie sabría que se trataba del gitano.

El hecho de que comenzara a portarse violento, lo hizo excitarse todavía más. Esa pasión que notó en su tacto al deshacerse de su camisa de manera tan salvaje solo le ponía más por el otro. Sentir su tacto era de las cosas mas deliciosas que podían satisfacerle por completo. Sus labios se vieron atrapados de nuevo por el otro pero no le importó, tampoco el sabor a sangre. Eran como dos vampiros, amandose en medio de la noche. - Te amo... - Susurró sobre su boca, sin aliento, en medio de aquel beso - Ese es el maldito problema...- Admitió - Me muero de celos cada vez que alguien te ve... - Se atrevió a decir finalmente sobre sus labios , parecía no tener sentido el orden en que decía todo - Serás mío eternamente, Adrien... Te amo...- Le repitió antes de, nuevamente, sumergirse en su boca con la misma ansiedad, sintiendo que ya humedecía su interior.


Al escucharlo su mirada oscura se perdió en esos preciosos zafiros, mantenía una respiración agitada, su corazón dio un respingo al terminar de escuchar esas palabras que le inundaron el alma, se prendieron de su corazón y tatuaron un nombre en él, por alguna razón le había gustado tanto escuchar aquello que no pudo evitar un sollozo antes de besarlo, correspondió demandante esperando que este no detectara aquellas lagrimas que escaparon de su alma, no es que no supiera todo eso pero el hecho de que se lo dijera lo hacía todavía más valioso para él. Tuvo que interrumpir el contacto para gemir bajito ante una nueva punzada de placer que le estaba llevando a un segundo orgasmo quizá más intenso que el anterior -M-más rápido, anda, no tengas cuidado...- Jadeó aquellas palabras abrazandose a su cuello y pasando a lamer la sangre que notó en los labios ajenos.

Al separarse de sus labios, ante aquellas palabras asintió. Sentía que pronto el éxtasis lo alcanzaría y quería hacer lo mismo por el gitano, que este se los llevara ambos al mismo tiempo, que se vinieran juntos... Le tomó de los muslos, abriendole un tanto más las piernas, para poder estocar con más violencia su interior, para poder llenarlo por completo, mientras sentía su lengua en sus labios, acabando por completo con su cordura mientras se impulsaba en su interior, una y otra vez. - Es... demasiado...- Jadeó - N-no podreh!... - Exclamó, su respiración era errática, sentía que en cualquier momento se correría. Su mano viajó de nuevo al sexo del otro, masturbandolo con los restos de su anterior semilla que habían quedado bañandole el miembro. - Vente... conmigo... - Le susurró sobre sus labios, lamiendolos a la par, prendandose de ellos un instante, dejando que sus lenguas jugaran, sintiendo el éxtasis cernirse sobre él.

Tuvo que aferrarse a la alfombra para mantener aquel firme ritmo que seguía con ligeros movimientos de su cintura, esas palabras por el tono en que las decía le excitaron todavía más -¡Mnhh! Ohh~ ¡Sii Ayrton!...- Gimió agudo tensandose al sentir como arremetía una y otra vez contra aquel punto tan sensible que estaba volviéndolo loco, y todavía no pudiendo controlar aquellas implacables sensaciones comenzó a masturbarle con aquella petición que le causó una nueva oleada de placer que hizo eco en su interior, le besó con ganas deseando terminar junto con él, pero el beso no pudo mantenero por mucho, sentía que no podría -¡N-noh!...¡Nmhg! no puedo!- Gimió sin poder controlarlo más, por más que lo intentara era demasiado, ambas manos se posaron en la cabeza ajena al sentir que se vendría y sus dedos tiraron de los cabellos castaños mientras se arqueaba sensualmente -¡¡Ayr-ton!!...¡¡NGHNAAH!!- Aquel extasis le recorrió de tal modo que el anterior no se comparaba para nada, esta vez estaba tan excitado que incluso seguro que había manchado la alfombra con su pasión, su cuerpo se quedó tenso mientras disfrutaba de ese conjunto de sensaciones tan satisfactorias.

A pesar de que le besara, era imposible mantener aquello gracias a sus respiraciones que, erraticas, les impedian estar más cerca de lo que ya estaban. Sintió el tirón de sus cabellos y aquello, aquel dolor mezclado con placer que el otro le proporcionaba pareció ser el detonante para que, sin poder evitarlo, se derramara abundantemente en las paredes ajenas, ahogando en su piel un gemido nuevo que le hizo estremecerse por completo. - mghm-AHHM! Adrien!...- Su cuerpo fue recorrido por un temblor violento, cual si fuera un latigazo ante el cual, por acto reflejo, aferrara más su cuerpo, sintiendo la abundante semilla del gitano manchara a ambos, y también la alfombra, aunque eso no le importaba en lo absoluto. Su frente quedó apoyada en un hombro ajeno mientras intentaba recuperar el aliento aunque le parecí inutil. Su cuerpo era aún llevado por un torbellino de sensaciones intensas y no podía hacer nada por evitarlo, salvo aferrarse a su cuerpo.
avatar
Ayrton Doyle
Épsilon
Épsilon

Sexo : Masculino
Ocio : Adrien
Mensajes : 448
Fecha de inscripción : 06/12/2010

Ficha técnica
Estado civil: En una relación
Pareja: Adrien C. Trouillefou
Círculo social: Inquisición

Volver arriba Ir abajo

Re: Hostilidad {Privado}

Mensaje por Adrien C. Trouillefou el Dom Mar 04, 2012 12:35 pm

Le inundó deliciosamente por lo que su fuerte agarre tembló y finalmente relajó sus manos sobre la cabeza ajena acariciando sus cabellos con suavidad, su respiración estaba tan agitada que no podría decir nada hasta controlarla del todo, al fin pudo relajarse sobre aquella alfombra... pero no sabía si conformarse sólo con ese encuentro o seguir agrediéndolo sólo para divertirse un poco más. Suspiró y bajó ligeramente el rostro para besar la frente ajena y recargar ligeramente su cabeza sobre esta. -Te amo...mucho...- Musitó bajito -Jamás podría reemplazarte...- Le dijo mientras cerraba los ojos por un momento.

________________________________________________

Spoiler:

||Ficha||Bitácora||
avatar
Adrien C. Trouillefou
Admin
Admin

Sexo : Masculino
Ocio : De todo...
Mensajes : 922
Fecha de inscripción : 21/11/2010

Ficha técnica
Estado civil: Luto
Pareja: Fallecido
Círculo social: Gitanos

http://notredamegipsy.forospanish.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Hostilidad {Privado}

Mensaje por Ayrton Doyle el Dom Mar 04, 2012 1:49 pm

Se mantuvo aferrado al castaño, a su tabla de salvación, hasta que sintió que su mundo alrededor dejaba de dar tantas vueltas. Podía sentir sus dedos enredados en sus cabellos, algo largos ya, prodigandole suaves caricias que, en otra situación, quizá le hubieran hecho dormir profundamente pero que ahora solo le causaban deliciosos escalofríos. El tacto delicado de sus labios en su frente le trajo un poco de paz a su conciencia despues de tal ataque de celos, y cuando volvió a decirle que lo amaba, simplemente lo aferró, tal vez con demasiada fuerza para el momento, pero realmente lo necesitaba, sentirlo de ese modo contra él. Fueron unos minutos que sintió largos, eternos, antes de finalmente levantarse de encima del cuerpo ajeno, saliendo de su interior antes de lastimarlo más, reposando su cuerpo ya no sobre el gitano sino sobre la alfombra. Aún así, la distorción de sus formas sobre la alfombra causaba un raro efecto, mientras que la lumbre de la chimenea encendida iluminaba delicadamente ambos perfiles. El ministro se llevó una mano a la frente, negando suavemente. - Lo que me haces hacer...- Musitó, mas no se notaba contrariado por aquello sino mas bien, divertido aunque no lo demostrara asi.
avatar
Ayrton Doyle
Épsilon
Épsilon

Sexo : Masculino
Ocio : Adrien
Mensajes : 448
Fecha de inscripción : 06/12/2010

Ficha técnica
Estado civil: En una relación
Pareja: Adrien C. Trouillefou
Círculo social: Inquisición

Volver arriba Ir abajo

Re: Hostilidad {Privado}

Mensaje por Adrien C. Trouillefou el Dom Mar 04, 2012 2:13 pm

Un jadeo escapó de sus labios al sentir que salía y se dio cuenta que no estaba conforme todavía, miró como se recostaba y se sentó sobre la alfombra observándolo como gato expectante, curioso de lo que fuera a hacer ya que él no tenía suficiente aún. -¿Yo? ¡Pero si tu fuiste el que comenzó!- Le dijo mientras se ponía de pie convencido de que seguro podría atraerle a él nuevamente esa noche. Se quitó la ropa que ya tenía toda desordenada y la hizo caer al piso sin pudor alguno con el ojiazul, se recargó en un costado del sillón con una idea en mente -¿Y qué vamos a hacer ahora?...- Preguntó como no queriendo la cosa.

________________________________________________

Spoiler:

||Ficha||Bitácora||
avatar
Adrien C. Trouillefou
Admin
Admin

Sexo : Masculino
Ocio : De todo...
Mensajes : 922
Fecha de inscripción : 21/11/2010

Ficha técnica
Estado civil: Luto
Pareja: Fallecido
Círculo social: Gitanos

http://notredamegipsy.forospanish.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Hostilidad {Privado}

Mensaje por Ayrton Doyle el Dom Mar 04, 2012 8:56 pm

- Si, pero es porque tú me incitaste...- Aseguró. Le hubiera gustado decir algo más, pero no quería caer de nuevo en ese mal habito de denigrarlo, como el otro decia. Suspiró, viendo moverse su sombra y le miró desnudarse al echar un vistazo por encima de su hombro. Su mirada, como siempre, se desvió a su cuerpo, recorriendole lentamente de abajo hacia arriba. Era tan sensual... Se puso en pie tambien finalmente, dejando caer la estorbosa ropa para seguirlo, yendo a echarse al sillón donde estuviera a la llegada del otro. Su pregunta le hizo arquear una ceja.- Por la manera en que preguntas, me haces pensar que tienes una idea...- Inquirió, mirandole, esperando a ver que decia... Y que seguro tendría que ver con más sexo, cosa que no le disgustaba.

Este le dirigió una mirada irónica en cuanto a lo primero que dijo y sin quererlo posó para que pudiera admirarle mejor, de algún modo era un narcisista aunque nunca lo aceptara como tal aquel término. Le recorrió con una mirada lasciva cuando se puo de pie y se quitó lo que quedaba de ropa mordiendose el labio inferior al ver que precisamente se sentaba en el sillón, caminó frente a él y se inclinó a besarle la punta de la nariz una vez terminó de hablar -Pareciera que me conoces muy bien...- Le musitó encantado sentandose en sus piernas quedando ambos frente a frente, coló una de sus manos a acaciciar ligeramente el miembro ajeno robando un breve contacto de sus labios -Esta vez me vas a dejar jugar a mí...- Le musitó manteniendo la cercanía lamindo sus labios.


- Es porque, aunque no quieras, te conozco perfectamente...- Aseguró el ministro, sintiendo aquel beso en la nariz que le hizo rodar los ojos por lo inocente del gesto. Sin embargo, el sentir el peso del otro en sus piernas si le hizo sonreir de manera un tanto maliciosa. Un visible estremecimiento le recorrió ante el toque de esa mano, pero en sus facciones intentó que no se denotara aquello. Quizo atraparle los labios con sus dientes pero el otro solo le permitía leves roces, lo que le ponía un tanto ansioso pero también le gustaba. Le devolvió una mirada suspicaz y un tanto retadora. - ¿Y por qué voy a dejarte hacerlo, eh? ¿Tienes algo bueno que ofrecer? - Le retó, llevando una mano a su cintura para delinear su perfil y acariciar atrevidamente la parte baja de su espalda.

Adrien sonrió divertido al escucharle y con la mano libre posó su mano en el hombro ajeno comenzando a desplazarla en camino descendente por su torso razguñándole a su paso acercándose a prenderse de su labio inferior para jalarle hacia él y comenzar a besarle demandante, la otra mano le acarició ligeramente jugueteando con el mínimo contacto para ponerle ansioso, pero mientras el beso iba aumentando de intensidad tomó con fuerza entre sus dedos aquel miembro, dejándo escuchar un gemidito de excitación.

Ninguna de sus acciones le molestaron, ni siquiera las marcas que le hacía, porque ello le excitaba; el que se portara con él de ese modo brusco le era tremendamente excitante. Tal vez fuera un masoquista, pero ello no le molestaba demasiado... mas cuando el castaño se portaba asi de atrevido y sensual. Atrapó sus labios en los suyos, mordiendoselos un poco con saña, mientras sentía su mano jugar con su sexo y su autocontrol, hasta que finalmente decidió ser un boco más brusco, haciendole jadear en medio de aquel beso.- ahmm...- La mano que acariciaba su parte baja, se perdió entre sus piernas, acariciando sus gluteos, rozando su entrada y apenas el perineo. Podía sentir sus dedos manchandose a penas de su propia semilla que escurría del interior ajeno, pero no le molestaba, le serviría de lubricante al presionar levemente la rosacea entrada del gitano.

Apenas si pudo separarse de sus labios para jadear excitado ante esa mano traviesa con la que le tocaba de ese modo, pero siguió besandole violento mientras comenzaba a masturbarlo, ¿Era idea suya o se estaba poniéndo duro demasiado rápido? Se separó divertido con esa idea -Eres un masoquista...- Le musitó muy cerca de los labios -Me encantas...¿Ya te lo había dicho?- Le musitó bajito volviendo a besarle mientras la mano con la que le acariciaba pasaba a su espalda acariciandola vagamente.

A pesar de que intentara separarse de sus labios, no se lo permitió por demasiado tiempo, siguió intentando atraerlo a los suyos, mordiendole la boca para atraerle de nuevo a él, jugueteando de esa manera violenta y lasciva que había terminado por empezar a excitarle; en poco tiempo estaría duro en su mano y no habría nada que pudiera hacer al respecto. Sus palabras hicieron que en su rostro se dibujara una media sonrisa, de esas maliciosas que le eran tan características y que a la vez le daban un aspecto atrevido y sexy. - Ya lo sabía... pero... es bueno escucharlo de ti...- Dijo, llevando su mano que estaba libre a enredarse en los cabellos castaños ajenos para apegarlo más a su boca, mientras a penas la punta de su dedo corazon comenzaba a adentrarse en sus paredes humedas.

Gimió bajito cuando adentró su dedo, también estaba recuperando su excitación y es que él siempre quería más de Ayrton, no tenía límites y seguramente nunca los tendría. Correspondió a aquellos labios mientras le masturbaba con lentitud colando su dedo como anteriormente en el prepucio, estaba húmedo aún por su semen lo cual le excitó en demasía. Se separó de sus labios para tomr aire con brusquedad pues sentía que su respiración se estaba agitando con rapidez -Ah sii~ Se está poniendo muy dura mhm!...- No pudo evitar pensar en voz alta respecto a esto pues de verdad que deseaba penetrarse lo más pronto posible, estaba muy ansioso, acercó su miembro al ajeno para masturbar ambos con sus manos arqueandose hacia el para lamer su cuello y morderlo con algo de fuerza.

Al ver que aquella accion suya le gustaba, fue adentrando más aquel dedo a su interior hasta que estuvo totalmente dentro. Entonces un gemido ahogado se escuchó sobre su boca cuando le sintió acariciar su miembro de manera tan experta, directo en el glande al su dedo bajo el prepucio. Se sentía hervir y el calor de la chimenea encendida no ayudaba para nada a aquella sensación, pero de igual modo no la hubiera cambiado por nada del mundo. Sus palabras lascivas hicieron q aquella expresión maliciosa en su faz volviera a dibujarse, mientras con su dedo estocaba el interior ajeno que parecía dilatarse con prontitud. Realmente lo deseaba, ¿no? Los dedos en su cabello se tensaron al sentirle morder su cuello, pero no lo detuvo porque a una parte de si, le gustaba. - mghm... haslo de nuevo...- Musitó entre jadeos, sintiendose marcar de esa forma por el otro, en lo que masturbaba ambos miembros, moviendo apenas las caderas hacia él por la hirviente sensación. - Dime más...- Quería escucharlo más de ese modo, ese lado lascivo y obseno del gitano en medio del sexo no le había desagradado, para nada.
avatar
Ayrton Doyle
Épsilon
Épsilon

Sexo : Masculino
Ocio : Adrien
Mensajes : 448
Fecha de inscripción : 06/12/2010

Ficha técnica
Estado civil: En una relación
Pareja: Adrien C. Trouillefou
Círculo social: Inquisición

Volver arriba Ir abajo

Re: Hostilidad {Privado}

Mensaje por Adrien C. Trouillefou el Miér Mar 07, 2012 11:05 pm

Adrien suspiró al sentir aquel dedo tan dentro pero no iba a detenerse en lo que hacía esta vez por mucho que deseara más, quería esmerarse para enmendar aquella cosa tan terrible que le había hecho en la pierna ese idiota de Clopín… ni siquiera se atrevía a mirar porque sabía que entraría en pánico, pero de algún modo se sentía culpable por no poder controlar aquello de su alter-ego metiéndose en sus asuntos. Le encantó escucharlo incluso cuando el gemido se ahogó en medio de los besos por lo que volvió a colar su dedo de aquella manera mientras que seguía masturbándole, aquel dedo estaba haciéndole perder la razón en cada movimiento pero ya no era suficiente, necesitaba más del ojiazul, quería todo de él en ese momento. Le miró lascivo al escucharlo, aquella petición había causado una punzada de excitación que se extendió en él, le amplió una sonrisa primero robándole un beso húmedo pero breve y después bajó a hacer una marca más, marcó un camino ascendente por su cuello y mordió su lóbulo colando a lengua en el oído ajeno después. ¿Quería escuchar más?... ¡Había pensado en voz alta! Se sonrojó ligeramente interrumpiendo lo que hacía en su oído para mirarle penetrante -¿Qué quiere oír ministro?- Le preguntó haciéndose el desentendido sin quitarle aquella mirada lasciva, no dejaba de masturbarle lentamente para desesperarlo, se acercó a su oído abrazando el cuello ajeno con un brazo mientras que con el otro no se detenía en su tarea, un jadeo se e escapó al acelerar un poco el ritmo de lo que hacía –Me pones no importa lo que me digas ¿Sabes?...- Le musitó el oído besándolo ligeramente para continuar hablando en tonito sensual y quizá un poco meloso –Quiero que me la metas tan fuerte… mghm! Lo deseo tanto… Que tu boca me torture una y otra vez…- Le dijo esto entre gemiditos que se le escapaban en aquel juego erótico que habían comenzado, le ponía decirle cosas de ese tipo, tal vez se avergonzaba porque nunca lo había hecho pero no era que no le gustara estarlo haciendo ahora, sólo no sabía si lo estaba haciendo bien. No pudo soportarlo, buscó sus labios para arrebatarle besos violentos que buscaban comérselo a besos, estaba desesperándose con su propio juego. -Por favor...ahh dime algo, dime- Le rogó en tal tono que de ningún modo Ayrton pudiese resistir a su petición. Sus fuertes piernas tuvieron espacio para poder acomodarse mejor sobre Ayrton y se irguió ligeramente para poder frotarse un poco más contra el ya duro miembro de este, su sangre hervía arremolinándose con furia en sus arterias, sus respiraciones comenzaban a ser suspiros cortados y aquel signo de excitación sólo tenía un remedio que intentaba ignorar en aquel momento.

________________________________________________

Spoiler:

||Ficha||Bitácora||
avatar
Adrien C. Trouillefou
Admin
Admin

Sexo : Masculino
Ocio : De todo...
Mensajes : 922
Fecha de inscripción : 21/11/2010

Ficha técnica
Estado civil: Luto
Pareja: Fallecido
Círculo social: Gitanos

http://notredamegipsy.forospanish.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Hostilidad {Privado}

Mensaje por Ayrton Doyle el Vie Mar 30, 2012 7:08 pm

Las exclamaciones de placer ajenas le caldeaban a él mismo, prometían volverlo loco ante tantas sensaciones que le volvían errática la respiración y perdida la mirada. Ante la manera como el otro lo masturbaba, no pudo evitar retorcerse más, dejar que su placer se exteriorizara en medio de gemidos roncos que parecían poner aún más al otro. Coló otro dedo en su interior mientras le sentía deslizarse por su cuello, marcandolo de nueva cuenta, jugando con su oido, colando la lengua en este antes de que le mirara a los ojos, haciendole sonre´r apenas minimamente ante su pregunta. -Quiero oirte a ti... dejando salir tu... lascivo ser...- Musitó, lamiendole los labios, provocandole, temblando por la manera lenta en que le atendía y que le estaba haciendo jadear y retorcerse pues le provocaba unas ansias terribles. Sus palabras ardientes le estaban poniendo de sobremanera también, escucharle con aquellas obsenidades se le hacían divertido en cierto modo, pero también excitante puesto que sabía que aquello era lo que realmente pensaba el gitano de la sexual y agitada actividad que tenían. Su boca se encontró de nuevo con la ajena en la misma agitación, la misma voracidad que como fuego le consumía por dentro ante la necesidad de ambos, de aquel cuerpo tan suculento que el gitano poseía y que a veces llegaba creer que había hecho solo para que él pudiera admirarlo y poseerlo. - ¿Que cosa... quiere oir? - Inquirió, medio malicioso, jugando él también con el otro como lo habia hecho el gitano. - Que... ¿me vuelves loco?... que... todos mis sueños recuerdan tu cuerpo...- Inquirió - Que quiero ver esas caras de placer que pones... cuando te doy tan fuerte que gritas? - Inquirió con media sonrisa maliciosa mientras continuaba frotandose, acariciandose de esa manera tan obsena, temblando al sentir como ambos sexos se frotaran, deseando penetrarte en ese instante, pero conteniendose y dejando hacer a Adrien a voluntad por al menos un rato. Se sentía benevolente.
avatar
Ayrton Doyle
Épsilon
Épsilon

Sexo : Masculino
Ocio : Adrien
Mensajes : 448
Fecha de inscripción : 06/12/2010

Ficha técnica
Estado civil: En una relación
Pareja: Adrien C. Trouillefou
Círculo social: Inquisición

Volver arriba Ir abajo

Re: Hostilidad {Privado}

Mensaje por Adrien C. Trouillefou el Sáb Mar 31, 2012 3:06 pm

Al escucharle sonrió divertido besándole el maxilar con sensualidad, después al tener su tono grave inundándole los tímpanos no pudo evitar gemir -¡Oh no!...Calla...Voy a venirme sin haber empezado...- Dijo besándolo en varios contactos sutiles que terminaron en un jugueteo de lenguas bastante incitante, se abrazó a su cuello con el brazo libre mientras que con el otro tomaba el miembro ajeno con fuerza entre sus dedos, aquel eco de esa voz en su cabeza le mataba de ansias -¡Diablos! Estoy muy excitado...mghm ¡Ayrton!- Su mirada perdida apenas si le enfocaba con lascivia, comenzaba a tener mucho calor y un sudor febril comenzaba a perlar su piel.

Ese par de dedos en su interior le hacían delirar. Pero no estaba seguro si la forma en que ahora jugarían sería esa que él tenía en mente o al final Ayrton decidiera hacer alguna modificación, de cualquier modo lo único que quería y deseaba, necesitaba, tenerlo pronto. -Ahh! Por favor...- Le rogó bajito mordiéndole el oído, y es que seguía maltratándole de alguna forma, no iba a cesar en su juego y mucho menos tan pronto, era alguien muy terco y el dejar de hacerlo significaría entregarle la victoria.

________________________________________________

Spoiler:

||Ficha||Bitácora||
avatar
Adrien C. Trouillefou
Admin
Admin

Sexo : Masculino
Ocio : De todo...
Mensajes : 922
Fecha de inscripción : 21/11/2010

Ficha técnica
Estado civil: Luto
Pareja: Fallecido
Círculo social: Gitanos

http://notredamegipsy.forospanish.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Hostilidad {Privado}

Mensaje por Ayrton Doyle el Mar Ene 28, 2014 6:49 pm

Llegados a aquel punto en su excitación, difícilmente Ayrton podía resistirse a continuar con aquel jugueteo violento y descarado en el que habían terminado. Los ruegos del gitano eran, con sinceridad, música para sus oídos, por lo que cuando le escuchaba gemir su nombre de esa manera no podía sino desear hacérselo más fuerte, queriendo que gritara, que todo París se enterara que el otro era solo suyo... y de nadie más.

Continuó jugando con sus dedos en el interior ajeno, estocando su próstata para continuar en aquella deliciosa tortura. Sin embargo, los ruegos ajenos le hacían difícil resistirse, más aún con la endurecida erección que el otro sostenía en sus manos, frotándose con la propia, haciéndole jadear con voz ronca mientras sentía como le mordisqueaba el lóbulo, mancillandolo entre sus dientes, pero ello no le bajaba la calentura al ministro, todo lo contrario.- Si tanto... mghm... lo deseas...- Jadeó antes de mover ligeramente su cadera para que el otro le soltara, tomando su cintura, dejando que la punta húmeda de su sexo se frotara contra la entrada sensible y necesitada por la previa ronda antes de estocarle, fuerte como el otro había gemido y delirado, para complacerle a él y a si mismo de los deseos frenéticos que tenía de sentirle en su interior. - aghhhmm!... siiiiihhh!!!...- Gimió al sentirse por completo apretado y caliente. Lo estaba necesitando.
avatar
Ayrton Doyle
Épsilon
Épsilon

Sexo : Masculino
Ocio : Adrien
Mensajes : 448
Fecha de inscripción : 06/12/2010

Ficha técnica
Estado civil: En una relación
Pareja: Adrien C. Trouillefou
Círculo social: Inquisición

Volver arriba Ir abajo

Re: Hostilidad {Privado}

Mensaje por Adrien C. Trouillefou el Vie Ene 31, 2014 9:59 am

Se aferró a él con fuerza al tenerle al fin dentro y se arqueó contra él cerrando los ojos con fuerza mientras dejaba escuchar un gemidito delicioso y dejaba la boca abierta para mover un poco la cintura hacia él -Mgh! Nhh!- Por más que quiso contenerse de gemir al hacerlo la verdad es que ese gran falo en su interior lo enloquecía más de lo que podía controlar, le arrebataba la razón. Amaba tanto a Ayrton... le gustaría que sus peleas hubieran terminado así siempre y no... como terminaron las cosas anteriormente. Buscó su cuello y se prendió de él dejando una par de marquitas dejando escuchar una risilla maldosa, cómo disfrutaba molestarlo, hacerlo enojar, estaba loco definitivamente, pero le gustaba esa carita de disgusto que el otro ponía y cómo a pesar de eso le tenía paciencia. -Mueveteh... Ayrton ahh!...- Le pidió impulsándose un poquito más contra él teniendo que morder su labio inferior ante la sensación.

________________________________________________

Spoiler:

||Ficha||Bitácora||
avatar
Adrien C. Trouillefou
Admin
Admin

Sexo : Masculino
Ocio : De todo...
Mensajes : 922
Fecha de inscripción : 21/11/2010

Ficha técnica
Estado civil: Luto
Pareja: Fallecido
Círculo social: Gitanos

http://notredamegipsy.forospanish.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Hostilidad {Privado}

Mensaje por Ayrton Doyle el Vie Ene 31, 2014 8:51 pm

Le encantaba escuchar sus gemidos, eran música para sus oídos; aunque acabaran de pelear, aunque acabaran de decirse las cosas más crueles y horribles, aunque hubiera salido lastimado... todo lo valía por aquel hombre con el que compartía ese momento, su hermoso gitano de ojos brujos... que era suyo, solamente suyo. Si había algo que el ministro podía desear más que cualquier otra cosa en el mundo era eso, al menos de momento. Sintió somo se prendía de su cuello, dejando marcas en este mientras él sentía que se ahogaba en todo aquel placer que le brindaba la sensación de sus estrechas paredes alrededor de su sexo duro. Jadeó ante aquello, se movió ligeramente a la par del otro, y mordió su manzana de adán mientras le escucha rogarle que se moviera. Sonrió malicioso.- Pensaba que... querías el control...- Le ronroneó contra su cuello mientras lo mordía, lo marcaba - Pensé que ibas a compensarme y ser un buen niño - Le espetó antes de morder su lóbulo con fuerza y embestir, hasta el fondo del gitano, lo más que podía. Pero dado que el gitano estaba sobre él, ambos sobre el sofá de Ayrton... ahora quería ver que el castaño lo cabalgara. Eso sería aún más excitante.
avatar
Ayrton Doyle
Épsilon
Épsilon

Sexo : Masculino
Ocio : Adrien
Mensajes : 448
Fecha de inscripción : 06/12/2010

Ficha técnica
Estado civil: En una relación
Pareja: Adrien C. Trouillefou
Círculo social: Inquisición

Volver arriba Ir abajo

Re: Hostilidad {Privado}

Mensaje por Adrien C. Trouillefou el Sáb Feb 01, 2014 10:37 pm

Se sentía acalorado, si le había pedido que se moviera era porque quizá la fuerza se le había ido por un instante al estar tan excitado, posó sus manos en el torso ajeno y cerró los ojos con fuerza dejando escuchar un gimoteo delicioso al sentirle tan dentro -¡Ahh! ¡Ah por dios!...- Luchó contra él mismo para erguirse y tomar su miembro con la mano libre mientras comenzaba a subir y bajar poco a poco sobre la erección ajena evitando la mirada ajena, aquellos ojos azules le desalmaban por completo, debía recuperar su autocontrol antes de poder seguir moviéndose, Comenzó a bajar y subir un poco más rápido sobre él echando la cabeza hacia atrás al sentir que llegaba a ese punto de forma tan fácil, se arqueó lentamente manteniéndose allí por un momento, sus paredes dieron un espasmo rico que le provocó un temblor que le recorrió todo el cuerpo -¡Ngh!... ¡AH! Te... amo... Te amo Ayrton...- Estaba tan sonrojado, sentía que iba a estallar de todas las emociones y sentimientos que guardaba dentro, Se recargó en los pectorales del ojiazul para bajar a buscar sus labios mientras arqueaba de forma hipnótica su cintura contra el otro con esa maravillosa y envidiable condición que poseía, metió la lengua en la boca ajena y se hizo del mando del beso durante unos segundos sin poder dejar de moverse rápido sobre el otro moviendo las caderas contra el duro miembro penetrándose a sí mismo tal y como lo había estado delirando desde que llegó allí.

________________________________________________

Spoiler:

||Ficha||Bitácora||
avatar
Adrien C. Trouillefou
Admin
Admin

Sexo : Masculino
Ocio : De todo...
Mensajes : 922
Fecha de inscripción : 21/11/2010

Ficha técnica
Estado civil: Luto
Pareja: Fallecido
Círculo social: Gitanos

http://notredamegipsy.forospanish.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Hostilidad {Privado}

Mensaje por Ayrton Doyle el Sáb Feb 08, 2014 7:54 pm

Pese a lo "cansado" que Ayrton pudiera estar después de una ronda previa o de lo "debilitado" que pudiera estar tras aquella herida que la contraparte de su pareja había infligido en su pierna, no por ello dejaría de disfrutar del espectáculo que el gitano le estaba dando ahora... y es que ver a Adrien de esa manera tan sexy, salvaje inclusive, tomar el control de la situación y ver como lo cabalgaba de esa manera erótica... era algo que le hacía volar las neuronas. Sus manos se situaron en la cadera ajena, ayudándolo a impulsarse mientras el otro se movía, sentía su cuerpo estremecerse, casi podía probar el sudor salino que se escapaba por su piel morena cada vez que sus cuerpos se movían; era un sonido, había un compás y un ritmo entre sus cuerpos, se deseaban, se amaban, se "odiaban" con la misma intensidad y por lo mismo no podían vivir demasiado tiempo el uno sin el otro.

Un estremecimiento le recorrió el cuerpo cuando Adrien le soltó que lo amaba de esa forma. No es que fuera la primera vez que se lo decía pero siempre le causaba esa misma sensación. Un jadeo satisfecho y placentero se le escapó de los labios antes de que estos fueran tomados por Adrien con casi la misma intensidad como se estaba moviendo sobre sus caderas. Una de sus manos se deslizó de su cadera hasta el miembro del gitano para comenzar a masturbarlo, disfrutando al mismo tiempo de la sensación de sus paredes, que casi parecían succionarlo en ese cálido y ardiente interior en el que podría quedarse para siempre. Y si moría en medio del sexo alguna vez, realmente no le importaría siempre y cuando fuera con él.
avatar
Ayrton Doyle
Épsilon
Épsilon

Sexo : Masculino
Ocio : Adrien
Mensajes : 448
Fecha de inscripción : 06/12/2010

Ficha técnica
Estado civil: En una relación
Pareja: Adrien C. Trouillefou
Círculo social: Inquisición

Volver arriba Ir abajo

Re: Hostilidad {Privado}

Mensaje por Adrien C. Trouillefou el Dom Feb 09, 2014 11:56 pm

Adrien siguió moviéndose de arriba a abajo con gran impulso ahora que esas grandes manos fuertes ayudaban a sus movimientos, jadeaba complacido bajando la mirada avergonzado de que le viera tan gozoso de esos actos que le volvían loco. Buscó su mirada con sus orbes perdidas y le sonrió sensualmente mientas le daba un beso más lento y apasionado, uno con el que le demostraba cuánto lo amaba sin palabras, quizá era lo único que quería y respetaba en esa vida, lo adoraba como lo único divino dentro de su universo. Lamió su cuello pasando su lengua desde la clavícula hasta su maxilar con lentitud buscando complacerlo sin dejar de moverse, se le escapaban jadeos y gemiditos.

________________________________________________

Spoiler:

||Ficha||Bitácora||
avatar
Adrien C. Trouillefou
Admin
Admin

Sexo : Masculino
Ocio : De todo...
Mensajes : 922
Fecha de inscripción : 21/11/2010

Ficha técnica
Estado civil: Luto
Pareja: Fallecido
Círculo social: Gitanos

http://notredamegipsy.forospanish.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Hostilidad {Privado}

Mensaje por Ayrton Doyle el Mar Feb 11, 2014 6:08 am

Los movimientos se hicieron más profundos y apasionados cuando ambos comenzaron a cooperar con ellos. Ayrton no podía evitar que algunos gemidos graves y gruñidos sensuales se escaparan de sus labios al ver aquella faceta tan sexual del gitano mientras sus cuerpos, sus almas, se encontraban una y otra vez. Nunca se cansaría de Adrien, nunca se cansaría de hacérselo una y otra vez, porque con él no era solo sexo, era algo más intenso y profundo, un contacto que ambos habían anhelado durante mucho tiempo. Era hacer el amor con la única persona realmente importante en sus vidas. Le correspondió el beso, llevando sus dedos a enredarse en la cabellera castaña lacia, pegándolo a su cuerpo, y al separarse, disfrutó de escuchar sus jadeos y gemidos. Sus labios se dirigieron a aquella extensión que unía su cuello y hombro, concentrando allí su boca, no por el deseo de herir o lastimar, sino de marcar. Que el gitano era suyo y de nadie más.- aghm... A-drien... mgghhmm... más...- Jadeó, al separarse de su cuello, dejando una marca intensamente roja, haciendo un esfuerzo por moverse más también, sintiéndose asfixiado en sus apretadas paredes. Era demasiado, pero le encantaba.
avatar
Ayrton Doyle
Épsilon
Épsilon

Sexo : Masculino
Ocio : Adrien
Mensajes : 448
Fecha de inscripción : 06/12/2010

Ficha técnica
Estado civil: En una relación
Pareja: Adrien C. Trouillefou
Círculo social: Inquisición

Volver arriba Ir abajo

Re: Hostilidad {Privado}

Mensaje por Adrien C. Trouillefou el Mar Feb 11, 2014 5:19 pm

Se arqueó al escuchar su nombre y se mordió el labio inferior disfrutándolo plenamente, iba a correrse, podía sentirlo cada vez más cerca pero cuando escuchó su nombre pronunciado por esa maravillosa y grave voz buscó una de sus manos que guiaba sus caderas y la besó con adoración chupando sus dedos como poseído, era sensual justo ahora, debajo de él disfrutando juntos, mordió sus dedos pintando una sonrisita lujuriosa y comenzó a moverse más frenéticamente sobre él al sentir plenamente que iba a correrse, estaba muy excitado ahora -¡AHH! ¡AH! ¡Noh! ...Nopuedo más... ¡Ayrton! ¡Mghn-ahh! Meh encantas...- Le gimió de nuevo recargando sus manos en sus hombros, había intentado controlarlo pero el instinto loco de terminar de nuevo lo hacía perder la cabeza y apresurar aquello cabalgándolo con furia, jadeando violentamente y dejando escuchar estrepitosas expresiones agitadas de placer que emitía su garganta sin control alguno de su parte, hasta que se corrió sentándose sobre aquella erección dibujando pequeños y sutiles círculos sobre su cintura mientras su semilla salió a presión contra el vientre ajeno -¡MNAAH!... ahh...- Se llevó una mano a la frente intentando controlarse, se había mareado un poco de lo intenso que había sido todo eso, echó su cabello hacia atrás comenzando a moverse lentamente de nuevo, llevando ambas manos a frotar con brusquedad sus propios pezones y echando la cabeza hacia atrás con los ojos cerrados con una angelical cara de disfrute pintada en sus facciones perfectas -Córrete Ayrton... córrete dentro...- Susurró embriagado de placer, perdido en su concupiscencia.

________________________________________________

Spoiler:

||Ficha||Bitácora||
avatar
Adrien C. Trouillefou
Admin
Admin

Sexo : Masculino
Ocio : De todo...
Mensajes : 922
Fecha de inscripción : 21/11/2010

Ficha técnica
Estado civil: Luto
Pareja: Fallecido
Círculo social: Gitanos

http://notredamegipsy.forospanish.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Hostilidad {Privado}

Mensaje por Ayrton Doyle el Mar Feb 11, 2014 5:59 pm

Se estremeció al darse cuenta de la manera tan agitada y sexual en la que Adrien se comportaba en ese instante. Ambos estaban enloquecidos, enfebrecidos por el placer que ambos cuerpos se estaban dando. Cuando sintió la lengua ajena en sus dedos, una punzada de placer se fue directo a su sexo. Adrien podía hacer maravillas con esa boca y él era testigo de aquello. Continuó haciendo lo que podía por incrementar el placer de ambos, escuchandolo gemir con la misma intensidad que lo cabalgaba hasta que finalmente el otro alcanzó su éxtasis, ahogandolo en lo más profundo de su interior, manchando su vientre con su semilla.- AGHM!! ADRIEN!!!...- Gimió el inquisidor, sintiendo que apenas y podía moverse en él, era una sensación extremadamente placentera e indescriptible, demasido, y más aún con la erótica visión ajena del otro, tocandose a si mismo mientras procuraba continuar moviendose, arrancandole jadeos.- mghm... aghm, n-no puedo... AGHM!!!- Con un par de movimientos más, el de ojos azules alcanzó su placer, viendose infitamente exquisito tras aquello. Su pecho torneado subia y bajaba aceleradamente, presa de la sensación recien alcanzada mientras observaba al gitano hacer aquello. Era lujuria pura y en ese momento, no podía pensar sino en lo perfecto que resultaba todo aquello a sus deseos.
avatar
Ayrton Doyle
Épsilon
Épsilon

Sexo : Masculino
Ocio : Adrien
Mensajes : 448
Fecha de inscripción : 06/12/2010

Ficha técnica
Estado civil: En una relación
Pareja: Adrien C. Trouillefou
Círculo social: Inquisición

Volver arriba Ir abajo

Re: Hostilidad {Privado}

Mensaje por Adrien C. Trouillefou el Mar Feb 11, 2014 8:25 pm

-Ahh... Mnhaah!...- Gimió pesadamente al sentir la semilla ajena inundar sus entrañas, le gustaba esa sensación, más porque sabía que Ayrton la estaba disfrutando se acostó sobre él con cuidado y lamió su cuello buscando sus labios para arrebatarle un contacto violento y seductor para demostrarle lo complacido que aquello lo había dejado, finalmente se recargó en su hombro y suspiró. -Teh amo... aunque a veces me hagas enojar...- Le musitó pintando una sonrisita divertida mientras pintaba trazos imaginarios en los pectorales del ojiazul con el índice, después mordió su maxilar de forma maldosa asegurándose de apretar esa porción de piel hasta que el otro se quejara dejando escuchar una risita -Pensándolo bien creo que aún estoy un poco enojado- Le dijo sin poder evitar reírse melodioso después intentando escapar de él alejando su cabeza de el otro.

________________________________________________

Spoiler:

||Ficha||Bitácora||
avatar
Adrien C. Trouillefou
Admin
Admin

Sexo : Masculino
Ocio : De todo...
Mensajes : 922
Fecha de inscripción : 21/11/2010

Ficha técnica
Estado civil: Luto
Pareja: Fallecido
Círculo social: Gitanos

http://notredamegipsy.forospanish.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Hostilidad {Privado}

Mensaje por Ayrton Doyle el Dom Feb 16, 2014 3:49 pm

Jadeó profusamente en busca de recuperar su aliento para poder recuperarlo. No espetó nada al hecho de que Adrien le besara de aquel modo, por supuesto, le correspondió con el poco aliento que había logrado guardar. Ello le satisfacía, fue lo que pensó después de separarse de aquellos labios. Pese a sus celos que a veces parecieran mal infundados (aunque para él fueran totalmente racionales), lo mejor eran las reconciliaciones. En tal estado de estupor y éxtasis se encontraba que ni siquiera recordaba su herida en la pierna. Sin embargo, si que recordó lo que era el "dolor" cuando el otro mordisqueó su maxilar hasta hacerlo quejarse, dejando escuchar un gruñido a la par que el otro se alejaba ahora tratando de esquivarlo, aunque sin quitarse de su regazo.- Estás yendo demasiado lejos, Adrien... - Le advirtió, sin embargo su voz sonaba entre juguetona y cansada. La perdida de sangre en su pierna le había dejado algo mareado luego de tal consumo de energía como lo era el sexo. Le tomó las muñecas y lo "arrinconó", mordiendo entonces el hombro ajeno para dejar una marca, separándose luego y lamiendo lo rojizo de la misma.- ...y creo que ya han sido suficientes juegos por hoy...- Tuvo que admitir, quizá por primera vez el castaño. Nunca se había negado al sexo, a las rondas una y otra vez... pero en ese momento comenzaba a ver borroso y no estaba seguro de poder con nada más.
avatar
Ayrton Doyle
Épsilon
Épsilon

Sexo : Masculino
Ocio : Adrien
Mensajes : 448
Fecha de inscripción : 06/12/2010

Ficha técnica
Estado civil: En una relación
Pareja: Adrien C. Trouillefou
Círculo social: Inquisición

Volver arriba Ir abajo

Re: Hostilidad {Privado}

Mensaje por Adrien C. Trouillefou el Mar Feb 18, 2014 12:08 am

-...¿Ayrton?- Musitó incorporándose sobre él mirándolo con preocupación -Ohh no, ¡No mueras de agotamiento sexual! ¡Aún eres joven y nos faltan muchos sitios en dónde acostarnos aún!- Le dijo entre broma y realidad, en verdad se estaba preocupando, plantó un beso en sus labios y cerró los ojos.

Bajó la mirada para buscar la herida del otro, dándose cuenta que él también se había manchado de sangre en medio de esa locura masoquista, se levantó a buscar entre las cosas que tenía por ahí el inquisidor, recordaba haber visto una especie de balde de cosas de curación por ahí, afortunadamente estaba debajo de un mueble "Vaya, con que ya hasta estás preparado..." Buscó estelirizar la aguja y se acercó tranquilamente ensartando con el hilo con una práctica envidiable, estaba acostumbrado incluso a coserse a sí mismo cuando se hería, claro siempre y cuando el bobo de Adrien no estuviera lloriqueando, finalmente le tocaba reparar ese error. Se hincó frente a él sin decir nada e insertó la aguja en la pierna ajena comenzando a coser sin titubear ni detenerse, no lo dejó si quiera decidir si quería aquello, sólo eran unas cinco puntadas, al terminar hizo un nudito y cortó con los dientes depositando un beso en la herida, cortesía de Adrien, después con una mirada de esas sagaces que definitivamente no eran de Adrien sino del otro, Clopín, que aunque odiaba aceptarlo a veces el tipo le parecía sexy, demasiado, igual lo odiaba pero eso no le quitaba lo guapo, finalmente limpió la sangre de donde estuviera desplazándose por ahí y muy cansado tomó una cobija parándose a su lado mirándole intensamente -No lo hago por ti...- Dijo finalmente cerrando los ojos y suspirando.

Adrien abrió los ojos restregando su frente en el torso ajeno -Te amo...- Musitó bajo acariciando su rostro con adoración y pegando su frente al mentón ajeno -¿Te sientes mejor?...- Preguntó bajo, también estaba muy cansado pero el hecho de estar llamando la atención de Ayrton lo mantenía despierto, le preocupaba.

________________________________________________

Spoiler:

||Ficha||Bitácora||
avatar
Adrien C. Trouillefou
Admin
Admin

Sexo : Masculino
Ocio : De todo...
Mensajes : 922
Fecha de inscripción : 21/11/2010

Ficha técnica
Estado civil: Luto
Pareja: Fallecido
Círculo social: Gitanos

http://notredamegipsy.forospanish.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Hostilidad {Privado}

Mensaje por Ayrton Doyle el Mar Feb 18, 2014 6:43 pm

Si hubiera estado de pie, seguramente Ayrton se habría tambaleado un poco por las sensaciones que le embargaban el cuerpo. Apenas y le prestó atención a lo que le decía, y el beso sobre sus labios le supo frío cuando el otro se alejó tan pronto sus labios se separaron. Intentó hacer que la cabeza no le diera vueltas, no era tan malo después de todo, o eso pensaba. Solo era una puñalada después de todo, no es como si fuera la primera vez.

Sin embargo,su mediana conciencia volvió enseguida cuando el gitano clavó la aguja en su piel para curarle.- ¡Ahhhh! Maldición, ¿Pero que...? - Por un momento no entendió lo que pasaba, estaba desorientado. Empero, a medida que el punzante dolor regresaba ante cada nueva costura no pudo evitar, incómodo, "regresar" a la realidad. El beso en su pierna casi ni lo sintió, y apenas pudo ver la diferencia en esos ojasos penetrantes, maliciosos, antes de que Adrien volviera a arrojarse a sus brazos cual fragil doncel. Suspiró.- Ya es hora, pero tal vez... tal ve sea mejor un descanso...- Espetó con voz pastosa y los ojos cerrados. Defintivamente lo necesitaba.
avatar
Ayrton Doyle
Épsilon
Épsilon

Sexo : Masculino
Ocio : Adrien
Mensajes : 448
Fecha de inscripción : 06/12/2010

Ficha técnica
Estado civil: En una relación
Pareja: Adrien C. Trouillefou
Círculo social: Inquisición

Volver arriba Ir abajo

Re: Hostilidad {Privado}

Mensaje por Adrien C. Trouillefou el Miér Feb 19, 2014 10:40 am

Adrien no podía quedarse allí, por más que hubiera querido y aunque moría de cansancio tenía que marcharse, además no mentía, esa plática aún le tenía molesto, sinceramente el placer de verle retorcerse porque le dolía, nadie se lo quitaba. Se levantó con cuidadito y caminó sigiloso por su ropa vistiéndose lo más rápido que pudo tomando una botella de vino y poniéndola a un lado de donde Ayrton estaba, por si le dolía o quería desinfectarse, daba igual, servía para ambas cosas. Finalmente lo miró un par de segundos recargándose en la pared para captar cada detalle, finalmente estaba desnudo y eso era perfecto. Entonces recordó que no podía dejarlo congelándose, buscó con la mirada y lo mejor que encontró fue una cobija algo pequeña pero que igual serviría, sabía que quizá se despertara cuando lo tapara por lo que abrió la ventana tranquilamente preparando su salida acrobática y puso la cobija sobre el otro corriendo a la ventana y saltando en un clavado fuera de la casa, cayó en el jardín, preocupándose por cerrar la ventana y finalmente se puso la gorra de la toga corriendo rápido para saltar la reja que era alta pero para nada imposible para alguien como Adrien... Volverían a verse pronto y esperaba que esta vez no saliera con algo ni remotamente parecido a lo que había sucedido esa noche.

-FIN DE LA ESCENA-

________________________________________________

Spoiler:

||Ficha||Bitácora||
avatar
Adrien C. Trouillefou
Admin
Admin

Sexo : Masculino
Ocio : De todo...
Mensajes : 922
Fecha de inscripción : 21/11/2010

Ficha técnica
Estado civil: Luto
Pareja: Fallecido
Círculo social: Gitanos

http://notredamegipsy.forospanish.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Hostilidad {Privado}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.