Notre Dame
Corre el año de 1482 en París, la Santa Inquisición se encuentra en apogeo debido a que gran parte de la península ibérica ha sido dominada por árabes. Las persecuciones han ido en aumento debido a la gran cantidad de gitanos que han emigrado a París, huyendo de la caza de otras regiones europeas.

En España se ha desatado una masacre antijudía por edicto real, todo aquél judío que no esté dispuesto a convertirse al cristianismo, será ejecutado. El establecimiento de una unidad religiosa ha sumado al clero para trabajar junto a la inquisición con la finalidad de erradicar las sectas, la herejía y las prácticas mágicas, así como cualquier otro sacrilegio que atente en contra de la Corona.

El Tribunal del Santo Oficio le ha otorgado a el Ministro Alexander Armengaud control total sobre las actividades eclesiásticas e inquisitoriales, él es el encargado de perpetuar los intereses de la Corona haciendo cumplir los edictos por medio de los crueles hombres a su cargo.

El pueblo parisino se encuentra dividido; por una parte está aquél sector que simpatiza con los gitanos y desea ayudarlos; y por otra parte están aquellos que los consideran una amenaza porque consumen demasiados recursos y como una plaga se propagan cometiendo actos sacrílegos a diestra y siniestra. El único sitio seguro de París que queda respetuosamente fuera del alcance de la inquisición es la catedral de Notre Dame, en la que se recibe y protege a toda persona que así lo solicite.

El líder gitano Adrien Trouillefou se ha encargado de triplicar el número de gitanos tan sólo dentro de la región parisina, es el epítome de la desobediencia civil y de la ilegalidad, los gitanos se han convertido en una plaga difícil de erradicar para la autoridad debido a su proceder clandestino y a que cuentan con aliados vitales para poder subsistir.

...¿De qué lado estás?
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Donatello Prince
Lun Jul 10, 2017 12:45 am por Adrien C. Trouillefou

» Registro de apellidos
Lun Jul 10, 2017 12:29 am por Adrien C. Trouillefou

» Registro de físicos (RPG)
Lun Jul 10, 2017 12:22 am por Adrien C. Trouillefou

» *Bitácora Donatello Prince*
Vie Jun 02, 2017 11:52 pm por Donatello Prince

» El nuevo rico -Amour priv-
Jue Jun 01, 2017 3:04 am por Edgar Bofill

» Golpea-Besa-Abraza
Miér Mayo 31, 2017 1:26 pm por Isabella Martin

» Uno o dos...
Mar Mayo 30, 2017 11:08 pm por Amour Brice

» La persona debajo de mí...
Lun Mayo 29, 2017 1:05 pm por Edgar Bofill

» El papiro de las perversiones
Dom Mayo 28, 2017 9:14 pm por William DuPont

Staff de Notre Dame
Crear foro
Mínimo de líneas
Reglas
Compañeros
Crear foro
Crear foro
Copyright ©

La historia original en la que se encuentra inspirado el foro es propiedad del escritor Victor Hugo en su obra "Nuestra señora de París", los personajes originales son propiedad de sus respectivos usuarios. En tanto los diseños, imágenes y nuevas historias que se crearon son propiedad de Notre Dame© Si se descubre de algún plagio sera denunciado directamente con foroactivo. Creative Commons License

Notre Dame by Adrien C. Trouillefou is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 Unported License.


Acogiendo al callejero {William}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Acogiendo al callejero {William}

Mensaje por Diègue Rousseau el Miér Feb 26, 2014 12:01 am

El cochero se detuvo frente a una mansión maravillosa y grande de colores coral, marfil y con detalles de mármol, unos grandes portones de madera fina eran la entrada y pese a la gran lluvia los manzanos que se asomaban por la barda tenían grandes y jugosas manzanas amarillas y verdes. Diègue bajó del carruaje con su porte desgarbado y masculino y plantó sus pesadas botas en el lodo rebuscando monedas en su bolsillo para darle un par de francos al hombre que se fue muy agradecido, volteó a ver a William y arqueó una ceja, tenía mucho tiempo que no iba a su propia casa estando instalado en París, su miedo de volver allí era bastante, más que nada porque no quería sufrir al recordar a su madre en cada rincón de ese lugar.

Caminó hacia los portones y sacó la llave para abrir, se dio cuenta que sus sirvientes se habían hecho una gran casa para ellos a unos metros de la mansión, estaba bien, finalmente cuidaban y administraban bien sus cosas, eran de la familia tal y como su madre solía decirle. No quiso molestarlos por lo que entró directamente a la casa abriendo la puerta que daba al interior de su mansión y dejó entrar primero a William -Quítate las botas, no queremos ensuciar el piso, mis siervos se esfuerzan mucho limpiando anhelando que regrese por aquí- Le explicó mientras se sacaba las botas en la entrada y dejaba caer su pesada gabardina al piso entrando descalzo a casa corriendo a la cocina, se moría de hambre -Estás en tu casa, siéntate donde quieras- Le dijo mientras se desplazaba allí.

En eso una señora entró al lugar recogiendo el desorden que Diègue había dejado...
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Actriz: Betty White
Personaje: Señora Mary Anne Baker (Ama de llaves principal de la mansión Rousseau, mejor amiga de la madre de Diègue y nana del mencionado).

-¡Diègue! ¡Te he dicho mil veces que me hables cuando vengas a casa! ¿En dónde estás?- Le llamó mirando entonces a William y acercándose contenta a saludarlo, era una señora adorable a la que nadie podía negarse. -¡Ohh tú debes ser uno de sus amigos! Eres adorable, y estás todo mojado, traeré una toalla para que te seques, sígueme- Le dijo caminando a uno de los muebles y sacando un par de toallas para envolver a William con estas.

El castaño tomó pan de la cocina y lo partió a la mitad, le echó jamón y queso en medio y lo partió con un cuchillo, comenzó a comer su parte y mientras caminaba de regreso a ofrecerle a William escuchó a su nana, corrió a buscarla sonriendo encantado y dejando sus panes en una mesa para extender los brazos -¡Nana!- Exclamó contento -No quería despertarte, por eso no lo hice- Le contestó mientras la abrazaba y después se separaba de forma cortés.

-¡Estás empapado, hijo!- Va por una toalla y camina tras él para envolverlo -Te puedes enfermar, ¿Qué clase de intento de comida es ese?- Le dijo señalando los panes mal cortados con cosas en medio -No, no, ya les preparo algo de comer- Tomó los panes y los miró a ambos. -¿Quién es tu amigo?-

-Ohh lo siento, él es William, nos conocimos hace tiempo en un viaje y hoy volví a encontrarme con él, William te presento a mi nana, Anne Baker-

-Es un placer hijo, se ven tan bonitos juntos- Dijo la adorable anciana pellizcando una de las mejillas de William ligeramente y después caminando frente a ellos para adentrarse a la cocina a correir los panes de Diègue. -Los dejaré solos- Dijo felizmente.

El castaño suspiró, tenía mucho que no la veía, pero ella actuó tan natural, le desconcertaba, volteó a ver a Diègue y le cubrió la cabeza con la toalla -Ni te atrevas a decir nada pedazo de tonto- Le dijo juguetón de nuevo corriendo con su toalla lejos de él con una risilla divertida, sin querer él también en plan juguetón era un niñote.


Última edición por Diègue Rousseau el Mar Oct 20, 2015 10:50 pm, editado 1 vez
avatar
Diègue Rousseau
Dseta
Dseta

Sexo : Masculino
Ocio : ¡Comer!
Mensajes : 161
Fecha de inscripción : 25/12/2010

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ---
Círculo social: Otro

Volver arriba Ir abajo

Re: Acogiendo al callejero {William}

Mensaje por William DuPont el Lun Mar 03, 2014 10:06 pm

William miró el camino cuando  notó que el carruaje empezó a parar y abrió unos los ojos grandes de asombro, dignos de quien posee todavía esa capacidad de curiosidad y admiración digna de los niños -¡Vaya! ¡¿Esta es tu casa?!- Exclamó sin poder creerlo, asomando la cabeza por la ventanilla para mirar esas arboledas interminables y gigantescas, junto con la soberbia fachada de lo que le pareció un color muy "femenino" para ser del gusto de un hombre como él, pero supuso que tal vez él no lo hubiera elegido.

Pasó al interior del lugar con cierta timidez, no recordaba haber estado en un lugar así de grande y ostentoso; no era la primera vez que entraba a una mansión, pero esa le pareció como de otro mundo; incluso la casa de los sirvientes era hermosa y gigantesca, por lo que era complicado imaginar cuan magistral lucía esa monumental residencia, a menos que estuvieras ahí y lo comprobaras por ti mismo. Se quedó sin palabras, mirando a su alrededor mientras se sacaba las botas -¿Eres casado?...- No pudo evitar preguntárselo con media sonrisa incrédula, cuando repasó esos adornos pintorescos y las flores frescas sobre los lustrosos muebles de caoba.

Su respuesta se apareció de repente. Bajita, canosa y maternal. William casi retrocedió con miedo, paralizándose cuando la mujer lo guió al mueble y luego se precipitó hacia él y lo rodeó con sus toallas, luego de haber presenciado ese amor que le tenía a Diègue y como éste la estimaba también, a pesar de ser como era. El ojimiel no podía entenderlo, nunca había tenido nada parecido a una madre en su vida, por eso no sabía como reaccionar. -Ham....gracias...gracias, yo lo haré...- Le dijo con su sonrisa más simpática, tratando de no sonar grosero, se apartó con gentileza de sus manos para terminar de secarse él mismo.

Se rió como tonto cuando la viejecita evidenció los panes que pretendían ser sandwiches. Pero cuando lo presentó de ese modo, el castaño se sintió mal de que el otro no hubiera mencionado lo de que William había sido un bastardo con él en esa ocasión y que su relación no había sido para nada amable...hasta ese día. Trató de recordar que debía decir -Encantado...- Recordó a tiempo, esbozando su sonrisa encantadora, con ese aire travieso; quedándose con una expresión confundida luego de que ella dijera eso y le agarrara la mejilla.

-¡jaja! ¡oh mi dulce abuelita!- Se burló él tratando de que fuera en tono bajo, para que Anne no los escuchara, pero lo delataban sus risas de chiquillo. Se quitó la toalla de la cabeza y se la lanzó al grandote, pero sólo le rozó sobre el brazo y luego se cayó al suelo. Con sus cabellos rizados y revueltos el marino lucía atractivo. Se empezó a acomodar el cabello con ambas manos, tomando su liga que traía en la muñeca, para sostenerla con su boca, teniendo las manos ocupadas en formar una coleta con su cabello -Estate quieto un momento...- Lo reprendió con seriedad, como si alguna vez se portara maduro, pero luego no pudo reprimir su sonrisa divertida, cuidándolo con el rabillo del ojo para que no fuera a tomarlo desprevenido.

________________________________________________
~Luna, me das envidia, tú puedes amar al mar...yo sólo puedo contemplarlo desde mi barca~
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha || Bitácora
avatar
William DuPont
Dseta
Dseta

Sexo : Masculino
Ocio : Molestar nobles
Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 22/02/2012

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ---
Círculo social: Gitanos

Volver arriba Ir abajo

Re: Acogiendo al callejero {William}

Mensaje por Diègue Rousseau el Lun Mar 10, 2014 2:11 am

Diègue obviamente no se rió de eso, le molestó su burla tonta por lo que se apresuró a depositar un puñetazo contra el hombro ajeno haciendo que este con todo y su intento de peinado cayera al piso cuan largo era, de lado y sin muchas oportunidades de librarla le vio azotar en el piso sonriendo con satisfacción, se apartó entonces caminando lejos de él para desnudarse sin mucho prejuicio en ello, se sentía mojado e incómodo, era propio del salvaje que era, apenas si la ropa interior seguía en su lugar y eso por respeto a su nana, se sacudió como perro agitando la cabeza con fuerza a los lados para que el agua saliera de una buena vez, sus formas esculturales era en un pecado en ese hombre. Después de sentó en la alfombra junto a la fogata encendiendo un fósforo y prendiendo un trozo de papel para echarlo a la leña, pronto ardería mejor. No dijo nada más, así era él, impulsivo hasta más no poder, con sus cabellos castaños rizados, húmedos y revueltos en verdad se le veía como el hombre apuesto y salvaje de la selva que toda mujer fantaseaba encontrar para sí perdido entre la vegetación exótica.
avatar
Diègue Rousseau
Dseta
Dseta

Sexo : Masculino
Ocio : ¡Comer!
Mensajes : 161
Fecha de inscripción : 25/12/2010

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ---
Círculo social: Otro

Volver arriba Ir abajo

Re: Acogiendo al callejero {William}

Mensaje por William DuPont el Miér Mar 12, 2014 5:00 pm

-¡Ah!- Atinó a soltar un jadeo cuando el otro lo golpeó y aunque intentó evitarlo irremediablemente se cayó al piso y se retorció un momento, que endemoniada fuerza tenía ese tipo -¡Ouch! ¡Eres un...animal! ¡Te voy a acusar con...tu nana!- Se seguía riendo como tonto ahí tirado en el piso, rodó de un lado a otro y luego se quedó acostado de espaldas, no dejaba de burlarse el zoquete después de todo, es que le resultaba muy divertido, un hombresote como aquel, tan salvaje, era protegido por esa viejecita que era un amor, en realidad era tierno. Lo vio desde ahí desnudarse y un sonrojo intenso le invadió la cara, se sentó lentamente con la mirada divagando en las escultóricas formas de su cuerpo y en sus cabellos desperdigados, rozándole los hombros. Pensó que podría babear o que podría experimentar cierto problema debajo de su cintura si no se calmaba y dejaba de mirarlo. Pero a cualquiera le hubiera resultado algo muy complicado. Se aclaró un poquito la garganta y procuró verse normal para cuando se levantó del suelo -¿Sabes? Te vendría bien un baño...- Le dijo despreocupadamente, de forma muy graciosa -yo también quisiera bañarme...¿Quién va primero?- El gitano ya se estaba dando permiso el solo, como en su casa, era un confianzudo. Se acercó a un espejo que estaba ahí cerca y al menos se acomodó un poco sus rizos, ya que no logró peinarse.

________________________________________________
~Luna, me das envidia, tú puedes amar al mar...yo sólo puedo contemplarlo desde mi barca~
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha || Bitácora
avatar
William DuPont
Dseta
Dseta

Sexo : Masculino
Ocio : Molestar nobles
Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 22/02/2012

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ---
Círculo social: Gitanos

Volver arriba Ir abajo

Re: Acogiendo al callejero {William}

Mensaje por Diègue Rousseau el Mar Oct 20, 2015 10:45 pm

Diègue le miró feo por un momento y regresó la mirada al fuego con cierta fascinación en esas llamas que ardían en la chimenea, se sentía encerrado, encerrado cada que llegaba a casa, odiaba estar en casa, odiaba sentirse "seguro", odiaba esos muros, odiaba que todo allí pareciera imperecedero y estuviera exactamente igual al día en que su madre murió, pese a que esos habían sido sus deseos de chiquillo ahora los lamentaba muchísimo, porque la nostalgia le tenía encadenado a todos aquellos objetos no podía deshacerse de ellos sin enloquecer de dolor. -No puedes darme órdenes, a ti sí que te haría bien bañarte ¿Cómo cuánto llevas sin asearte?- Preguntó burlón -Haznos ese gran favor y báñate por favor.- Dijo pintando una gran sonrisa después de eso pero afortunadamente el otro no podía verla porque le daba la espalda. Si es que en serio eso quería tendría que guiarlo a su propia habitación, no dejaría que anduviera rondando por la casa ¿Y si se le perdía algo? No, no, ni arriesgarse, no quería matarlo después.
avatar
Diègue Rousseau
Dseta
Dseta

Sexo : Masculino
Ocio : ¡Comer!
Mensajes : 161
Fecha de inscripción : 25/12/2010

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ---
Círculo social: Otro

Volver arriba Ir abajo

Re: Acogiendo al callejero {William}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.