Notre Dame
Corre el año de 1482 en París, la Santa Inquisición se encuentra en apogeo debido a que gran parte de la península ibérica ha sido dominada por árabes. Las persecuciones han ido en aumento debido a la gran cantidad de gitanos que han emigrado a París, huyendo de la caza de otras regiones europeas.

En España se ha desatado una masacre antijudía por edicto real, todo aquél judío que no esté dispuesto a convertirse al cristianismo, será ejecutado. El establecimiento de una unidad religiosa ha sumado al clero para trabajar junto a la inquisición con la finalidad de erradicar las sectas, la herejía y las prácticas mágicas, así como cualquier otro sacrilegio que atente en contra de la Corona.

El Tribunal del Santo Oficio le ha otorgado a el Ministro Alexander Armengaud control total sobre las actividades eclesiásticas e inquisitoriales, él es el encargado de perpetuar los intereses de la Corona haciendo cumplir los edictos por medio de los crueles hombres a su cargo.

El pueblo parisino se encuentra dividido; por una parte está aquél sector que simpatiza con los gitanos y desea ayudarlos; y por otra parte están aquellos que los consideran una amenaza porque consumen demasiados recursos y como una plaga se propagan cometiendo actos sacrílegos a diestra y siniestra. El único sitio seguro de París que queda respetuosamente fuera del alcance de la inquisición es la catedral de Notre Dame, en la que se recibe y protege a toda persona que así lo solicite.

El líder gitano Adrien Trouillefou se ha encargado de triplicar el número de gitanos tan sólo dentro de la región parisina, es el epítome de la desobediencia civil y de la ilegalidad, los gitanos se han convertido en una plaga difícil de erradicar para la autoridad debido a su proceder clandestino y a que cuentan con aliados vitales para poder subsistir.

...¿De qué lado estás?
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Donatello Prince
Lun Jul 10, 2017 12:45 am por Adrien C. Trouillefou

» Registro de apellidos
Lun Jul 10, 2017 12:29 am por Adrien C. Trouillefou

» Registro de físicos (RPG)
Lun Jul 10, 2017 12:22 am por Adrien C. Trouillefou

» *Bitácora Donatello Prince*
Vie Jun 02, 2017 11:52 pm por Donatello Prince

» El nuevo rico -Amour priv-
Jue Jun 01, 2017 3:04 am por Edgar Bofill

» Golpea-Besa-Abraza
Miér Mayo 31, 2017 1:26 pm por Isabella Martin

» Uno o dos...
Mar Mayo 30, 2017 11:08 pm por Amour Brice

» La persona debajo de mí...
Lun Mayo 29, 2017 1:05 pm por Edgar Bofill

» El papiro de las perversiones
Dom Mayo 28, 2017 9:14 pm por William DuPont

Staff de Notre Dame
Crear foro
Mínimo de líneas
Reglas
Compañeros
Crear foro
Crear foro
Copyright ©

La historia original en la que se encuentra inspirado el foro es propiedad del escritor Victor Hugo en su obra "Nuestra señora de París", los personajes originales son propiedad de sus respectivos usuarios. En tanto los diseños, imágenes y nuevas historias que se crearon son propiedad de Notre Dame© Si se descubre de algún plagio sera denunciado directamente con foroactivo. Creative Commons License

Notre Dame by Adrien C. Trouillefou is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 Unported License.


Aleksandr G. Cavalli - Primer Ministro Real

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Aleksandr G. Cavalli - Primer Ministro Real

Mensaje por Aleksandr G. Cavalli el Miér Feb 26, 2014 8:40 pm



Datos Básicos

Nombre completo: Aleksandr Gerome Cavalli
Apodo: Aleksandr
Fecha de Nacimiento: 19/Julio
Edad: 27
Nacionalidad: Francés
Ocupación: Primer Ministro Real
Orientación sexual: Bisexual

Descripciones

Descripción física: Ojos grandes y azules, tez blanca, cabello castaño, es muy alto 1.85, de apariencia y porte impecables.
Descripción psicológica: En apariencia es un hombre bastante tranquilo y agradable. La gente le ha dicho toda la vida cuánto espera de él y a últimas fechas esperan que sea un gran ministro. Su seguridad con el habla y la seriedad que le toma a las cosas es, evidentemente, el producto de una educación pulcra, mientras que su porte es reconocido dentro de los negocios. Su juventud le convierte en objeto de altas expectativas que generalmente cumple sin problema ya que tiene una gran agilidad mental y una facilidad para dar con soluciones. Inteligente y llegando a ser primer lugar en todo lo que hace desde muy temprana edad no ha dado pie a otra cosa que provocar que la gente espere cosas de él: el éxito, la perfección.
Sin embargo es su astucia lo que lo caracteriza: se le hizo muy fácil ser lo que el mundo quería, darles un rostro hermoso y una personalidad casi perfecta—ya que si fuese perfecto dudarían o lo encerrarían—, pero nunca ha pasado de ser una artimaña que pocos han notado y si lo han notado ha de ser porque él lo ha permitido.
Aleksandr es un hombre sagaz y preparado. Es culto y bastante inteligente, aunque lo primero se deba más que nada a su estricta educación. Lo que le permite seguir simulando a un humano promedio que es positivamente superior—tratándose de capacidades— sin perder la cabeza es nada más y nada menos que ha tenido la oportunidad de ser un humano poco ordinario, justo como es realmente: dentro de esa cabeza que no pretende ser mucho menos que la de una persona excelsa ante ojos ajenos uno se encontraría en tremendo error.
Cuando descubrió lo anormal que era tomó la decisión de ocultarlo. Ya había empezado a perseguir la satisfacción de sus padres desde muy pequeño, ahora tenía una razón. Le bastó ver cómo su padre rechazaba las noticias con desprecio ante los crímenes mientras que él sentía, al contrario, cierta curiosidad y pasión al leer y descifrar cada vez más y más al respecto. Cuando se dio cuenta era un experto de 13 años leyendo de criminología, lo cual alimentó de forma constante su ya retorcida personalidad.
No es que esté loco. Es, en realidad, que el mundo no conoce las verdades de la existencia y la naturaleza del asesinato, a diferencia de él. Lo ha considerado tan común y tan necesario para el alma tanto como para el cuerpo tal cual lo que haría el agua y la alegría. Pero poco a poco se fue dando cuenta de lo difícil que podía llegar a ser el encontrar alguien con las mismas ideas que él.
Mientras cumplía los deseos de sus padres y se preparaba—en teoría y práctica— para trabajar en su jugoso puesto político o empresa familiar también lo hacía para reconocer con mayor facilidad el interior del cuerpo humano. Por eso se perdieron dos que tres institutrices, pero para Aleksandr nunca fue mucho más que mera experimentación, el reconocimiento perfecto del cuerpo humano, la comprensión de éste, ya que para entender a las personas uno debía empezar desde adentro.
Se interesaba mucho en los libros de cualquier tipo, excepto por los típicos libros de superación personal, eso sí que siempre le han parecido terrible pena y pérdida de tiempo. Una tontería. Su vocabulario siempre ha sido muy rico pero él procura hablar al nivel de las personas.
A la actualidad es una persona totalmente desinteresada por lo ordinario. En una ocasión quiso sentarse y pensar normal, salir con mujeres como una persona normal, pero no logró llegar muy lejos con el experimento así que se quedó con lo que ya sabía: ser extraordinario pero aparentar lo ordinario, por lo que tuvo un par de novias en el transcurso de su adolescencia, pero siempre terminaba mal y él llegaba a la conclusión de que no había ser humano más complicado que el del sexo femenino. Excepto por los de su especie.
Mientras pasaban los años más atento a los detalles se volvía. Terminando sus clases de violín y sabiendo bailar todo lo necesario le tocó especializarse por artes marciales, las cuales le presentaron otro aspecto fascinante ya que podía aplicar sus conocimientos en la anatomía. A la vez se encontró con que los seres humanos promedio no eran mucho más que cuerpos sin rostro y se preguntó cuándo encontraría alguien que de verdad tuviese cara.
Es bastante desinteresado y tiene un lado muy agresivo. Le divierte el lado rudo de la vida mientras que la calma no le brinda la excitación que necesita. Tiene la buena costumbre de leer el periódico y de averiguar nuevas formas de rebajar a la humanidad ya que, por si no lo sabían, los pecados y los vicios son aquellos que sacan a flote las mejores caras de la vida.
No se considera a sí mismo una persona mala. Piensa que como es natural no es algo que deba apuntarse ya que él cree en los beneficios del caos de la guerra hacia los países relacionados en la misma, mera cuestión de saber sobre la bolsa. También cree que la personalidad de una persona debe ser única pero que eso es algo que definitivamente no abunda.
No es inhumano. También tiene una cara romántica y una pasional. Si bien no es alguien que de verdad demuestre lo primero o lo efectúe siquiera, ya irá Dios a saber si lo sienta en realidad. Pero por lo segundo tenemos seguro que siente una pasión por descubrir lo que se puede lograr a partir del comportamiento humano. Ya en un ámbito más sexual es lo suficientemente libidinoso para desear compartir la cama con alguien considerando al sexo uno de las técnicas de relajación más efectivas, comprobadas por el mundo, y un placer carnal indescriptible. Reconoce la naturaleza de esto y lo disfruta sin tener quejas de lo mismo.
Es incapaz de tener una relación estable ya que no es fiel a la idea pura del amor. Cree en la atracción física y en el deseo carnal, también en ciertos tipos de aprecio, pero en su caso no tiende a apegarse mucho a las cosas, no se le hizo hábito para ello. Considera que el cariño no es mucho más que la una garantía de sufrimiento al llegar a la pérdida de los objetos de su aprecio, lo cual lleva al humano a uno de los comportamientos más bajos. A la vez piensa que él podría sentir éste tipo de aprecio por algo o alguien, pero no lo ha descubierto jamás.
No tiene amigos ya que no sabe tratarlos, pero sí tiene compañeros o colegas con los que sale cada tanto. Tampoco le gustan las mascotas, sobre todo porque son muy sucias y requieren atenciones mientras que él prefiere enfocar su atención en otras cosas.
Es un hombre limpio y refinado, así que también es un poco exigente, más no tiende a expresarlo abiertamente. Su posición hacia el público en general es siempre la misma, después de todo.


Le gusta:
Aleksandr tiene un gusto por los escritores ya sean novelistas, poetas o dramaturgos clásicos. Le gusta desde el crítico social hasta el sátiro existencial. Sin embargo debe admitir que su mayor placer es el analizar y encontrar la más mínima peculiaridad en el comportamiento humano.
Gracias a su fina educación tiene un sentido del gusto un poco exigente desde el desayuno, pasando por el vino y terminando con el postre, así que es normal que disfrute un platillo lo mejor preparado posible. También a esto se le debería de sumar su buen gusto por la música y, aunque no rechaza lo que es más común escuchar, tampoco le es totalmente fiel a la música que tienden a poner en bares o clubes nocturnos, pero igual no la odia.
La gracia de Dios le ha otorgado el poder de sentir atracción sexual por ambos sexos. No siente una preferencia por ninguno ya que ambos le provocan placer y tampoco sufre si debe ser dominado. Una que otra vez no le hará daño nunca y considera que si alguien puede dominarle lo suficiente el placer para él será superior. Mientras tanto, cuando tiene una relación—que usualmente es tan solo cuando es una buena pareja sexual y presenta buen currículum para ser visto por su familia— puede darse el lujo de analizar cómo reaccionan al querer a alguien más.
Le parece que el ejercitarse es siempre uno de los mejores ejercicios. Inclusive cuando supera los límites de su cuerpo llega a considerar placentero el dolor muscular que pueda llegar a sufrir por lo mismo. También goza de una buena pelea y el dolor de unos cuantos golpes no le incomoda, sino que le divierte incitándole a más.
Se mantiene al tanto de los avances tecnológicos, principalmente en la medicina y en el ámbito criminal. Piensa que mientras mejor sepas evadirlos es más simple cometer algunas atrocidades, aunque él no suele ensuciarse mucho las manos, al menos no de una forma totalmente directa. Por otro lado también piensa que es útil estar al tanto de lo que la medicina presenta ya que uno nunca sabe cuándo va a requerirlo.


No le gusta:
Aunque siempre le ha gustado mantenerse al tanto no le parece que los medios de comunicación sean una herramienta totalmente buena. Casi “junto con pegado” a esto se arrastra el disgusto hacia las enormes caras de la humanidad, como la son las políticas y las artísticas, ya que estas no pasan sino que de lavar los cerebros que de por sí son ya tan pobres. Esto pese a que él es un político, pero lo hace porque desea "cambiar al mundo".
Aunque debería de ser cosa de su interés no presenta placer alguno hacia los enormes cambios que ha propuesto la moda sobre el comportamiento humano a un nivel social, inicialmente con la juventud. Desprecia, por lo tanto, los pésimos gustos por la música y la burla hacia esto.
Ya sabiendo que el mundo no es lo que a él le gustaría y que es bastante pobre ante sus expectativas hacia la humanidad no sabe tener tolerancia hacia las mentes tercas. No le importa que sean cerrados, le pesa que sean tercas. Aún más le parece increíblemente molesto que se crean asteriscos que merecen toda la atención de uno y que, por lo tanto, tienen el más mínimo derecho de interrumpirlo o incomodarlo. Seguro que por eso sus relaciones no duran.
Puede que no lo demuestre en lo más mínimo pero su relación con su familia nunca ha sido para nada cercana, contrario de lo que ellos creen, y por lo tanto no siente ningún tipo de aprecio por ellos. A decir verdad sufre de un pequeño odio hacia su padre ya que ha sido el más rígido con él al grado de querer hacer estragos de su cabeza, pero Aleksandr ha logrado evadirlo.


Biografía

Gérome es el hijo único de una pareja adinerada. Su madre fue una famosa modelo en Italia mientras que su padre un rico empresario francés que la conoció por mera casualidad en una fiesta. Si bien el mundo entero alegó que fue un matrimonio por conveniencia, quedó muy por detrás de las palabras del mundo el amor que existía entre la pareja ya que, de hecho, el señor Cavalli nunca demostró gesto alguno de cariño en público. Tras dos años de matrimonio su pequeño hijo vino al mundo. Se convirtió en la adoración de la prensa por unos cuantos meses, sobre todo al poseer el atractivo físico heredado de su hermosa madre, pero había una enorme curiosidad de parte del público cuando no lograban ver al niño en brazos de la madre o el padre si no era para un retrato. Las críticas hacia el cariño de los padres por el niño fueron altamente poderosas mientras todos negaban que ellos pudieran tener algún tipo de cariño por la criatura ya que, era un hecho, los padres no le brindaban atención. De éste modo fue que Gérome creció entre sirvientas e institutrices. Gracias a la estricta disciplina de su padre nunca hubo quejas de su parte y, por el contrario, hubo un eterno silencio reemplazando la misma. El pequeño albino se volvió un niño solitario e indiferente ante todos excepto cuando estaba frente a un público importante: había aprendido a ganarse a la gente y a controlarlos de alguna manera. Había obtenido el don de la persuasión. Fue a lo largo de su infancia que se dio cuenta que no era un niño para nada normal y fue, nada más y nada menos, que las noticias lo que se lo reveló, fascinándose de una forma excesiva por lo que podría haber en un cuerpo humano. Literalmente. No era el suspenso de la historia ni la fuerza de ésta… fue la descripción de la escena, la forma histérica en que contaban lo que pasó. ¿Un corazón realmente podría latir tan fuerte que un individuo tuviera esa culpa tan potente? Cuando se dio cuenta había terminado un par de libros de suspenso, se había leído con tremendo placer cada noticia terrorífica, le había tomado un especial gusto a las novelas de crímenes y asesinatos y pronto se desvió a los libros de criminología y anatomía. Tenía apenas diez años cuando empezó a desaparecer a algún perro u otro animal de la casa para convertirlos en víctimas de sus investigaciones. Pero nadie debía saberlo. Si alguien, por casualidad, lo averiguaba… no cabía duda de que él pagaría las terribles consecuencias de sus actos que podrían ser considerados, a penas, unas cuantas travesuras. Lo cual sería comprensible si eso fuera. Él era consciente de que no había otro niño que encontrara divertido lo que él hacía a modo que quedaba sin otra opción más que fingir: que podía jugar a las escondidas sin querer moler a golpes a quien lo dejaba en evidencia, que podía ser un niño normal y, por encima de todas las cosas, que podía ser el hijo perfecto para que su padre simplemente se desinteresara más en él. Se había vuelto más bueno que malo que él ni siquiera lo mirara. Pero cuando tuvo 13 años las cosas subieron de nivel: El suspenso y los crímenes se volvieron cosas del pasado cuando conoció a escritores críticos de la sociedad, empezando a cuestionarse la existencia del ser humano promedio: patético.
Su deseo por encontrar el cuerpo perfecto creció. Su interés sobre el comportamiento del ser humano se volvió más psicológico. Su necesidad por encontrar cómo volver a la raza perfecta no se vio sino que acrecentada… mientras se daban las cosas nunca se percató de que se había vuelto un Hitler de la moral, uno que había descubierto que Dios no tenía voz ni palabra sobre lo que era bueno o malo ya que, para él, eso había dejado de existir: todo era natural. Cuando su padre arrugaba un periódico, incrédulo de la oscuridad en el mundo, Gérome solo lo tomaba y lo guardaba a escondidas para unirlo a su álbum de recortes. Y sus “travesuras” se convirtieron en verdaderas masacres cuando definitivamente llegaba a odiar a alguna institutriz o una cualquiera que se acostara con su padre. Pero su padre no era malo, ni su madre, ni la cualquiera, ni él… estaban, todos, cometiendo pecados y, válgame, los pecados eran la más grande evidencia de que eran humanos vivos y en vigencia de su naturaleza que cualquier otro método. Por eso lo adoraba. Ellos jamás se dieron cuenta. Él lo había aprendido todo, lo había hecho todo, lo sabía todo sobre cómo esconder restos, huellas y demás pistas posibles. Él se había vuelto experto y la adrenalina de la enorme posibilidad de ser descubierto se había perdido… quizá porque el peligro era tan minúsculo como su padre. A los 18 años eran un individuo que no solo era un experto en criminología: era un empresario experto que ya había hecho partir más de un proyecto aprobado por su padre. Dieciocho años de edad y era el individuo más prometedor para forjar un imperio dentro del imperio familiar. Se había vuelto tan grande y había conocido tantas personas de tantos tipos y tantos giros que sus opciones se habían vuelto infinitas y, luego de dos años de intentar ser normal, finalmente encontró un mercado más grande para sus travesuras: el mundo entero. En alguna fiesta logró ver y probar lo que era el efecto de las drogas en el cuerpo humano y, entonces, se encontró con que era un desinhibidor total. Eso le encantó. Su plan era encontrar el modo de exponer a las personas que conocía y el mejor método era la una toxina como aquella… pero los individuos cercanos representaban reducirse demasiado. Él se había fijado en el pez más gordo que había logrado percibir y para lo que fue un año ya se encontraba no solo relacionado con la “industria” del narcotráfico: era un líder. Aleksandr, bajo el anonimato, logró convertirse en un traficante de alcoholes y los primeros narcóticos dentro de Europa. Su droga no solo causaba el placer que una metanfetamina común o corriente hoy en día: también explotaba lo peor de cada persona. Pero su droga llegó a venderse de tal forma gracias a que no era tan potente como la droga anteriormente mencionada: no causaba ninguna adicción sino que a largo plazo y no le exigía tanto al cuerpo luego de un par de horas. Terminada su posicionamiento en el gobierno fue de manera inmediata a eliminar sus obstáculos más cercanos. Y ese era su padre, al ser superior a él. El señor Cavalli murió trágicamente al exceder sus medicinas… o algo así dijeron los medios.
Sus manos se extendían más alto que una simple carrera: él era un empresario con ingresos propios por sus negocios en el bajo mundo y era la joven imagen del Parlamento Francés. Poseía una coartada y el anonimato… ahora solo le quedaría una cosa por hacer: caos

Otros Datos: Lleva años trabajando para su padre como un servicio, pero realmente se dedica al tráfico en el anonimato. No tenía ninguna relación estrecha con sus padres, por lo que no le importaba mucho lo que ellos piensen, desearan o requierieran. Ahora solo atiende a su madre por mera imagen, ya que la viuda está “destrozada” y él actúa como el “buen hijo”.
Antecedentes: Ninguno registrado. Esos monos JAMÁS se darían cuenta.
Enfermedades: Es muy saludable. Cuida de su cuerpo como un santuario, pero no le teme a experimentar consigo mismo.
Fobias: ¿Ser el único de su especie? ¡Necesita conocer a alguien como él y no morir sintiéndose el único!
Nivel Económico: Alto... Señor Primer Ministro.
Familiares: Monique viuda de Cavalli, su querida madre.
Manías & Fetiches: Su anormalidad psicológica debería bastar para una suponer que tiene un gusto especial en cuanto a la mezcla del sexo y el dolor. Adora ser pecaminoso, así que no le teme a las orgías o sus similares. Y no es muy maniático, cuida mucho la forma en que se comporta.



Origen del físico: Henry Cavill

avatar
Aleksandr G. Cavalli
Zeta
Zeta

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Aleksandr G. Cavalli - Primer Ministro Real

Mensaje por Adrien C. Trouillefou el Miér Mar 05, 2014 12:48 am

Ficha aceptada~

________________________________________________

Spoiler:

||Ficha||Bitácora||
avatar
Adrien C. Trouillefou
Admin
Admin

Sexo : Masculino
Ocio : De todo...
Mensajes : 922
Fecha de inscripción : 21/11/2010

Ficha técnica
Estado civil: Luto
Pareja: Fallecido
Círculo social: Gitanos

http://notredamegipsy.forospanish.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.