Notre Dame
Corre el año de 1482 en París, la Santa Inquisición se encuentra en apogeo debido a que gran parte de la península ibérica ha sido dominada por árabes. Las persecuciones han ido en aumento debido a la gran cantidad de gitanos que han emigrado a París, huyendo de la caza de otras regiones europeas.

En España se ha desatado una masacre antijudía por edicto real, todo aquél judío que no esté dispuesto a convertirse al cristianismo, será ejecutado. El establecimiento de una unidad religiosa ha sumado al clero para trabajar junto a la inquisición con la finalidad de erradicar las sectas, la herejía y las prácticas mágicas, así como cualquier otro sacrilegio que atente en contra de la Corona.

El Tribunal del Santo Oficio le ha otorgado a el Ministro Alexander Armengaud control total sobre las actividades eclesiásticas e inquisitoriales, él es el encargado de perpetuar los intereses de la Corona haciendo cumplir los edictos por medio de los crueles hombres a su cargo.

El pueblo parisino se encuentra dividido; por una parte está aquél sector que simpatiza con los gitanos y desea ayudarlos; y por otra parte están aquellos que los consideran una amenaza porque consumen demasiados recursos y como una plaga se propagan cometiendo actos sacrílegos a diestra y siniestra. El único sitio seguro de París que queda respetuosamente fuera del alcance de la inquisición es la catedral de Notre Dame, en la que se recibe y protege a toda persona que así lo solicite.

El líder gitano Adrien Trouillefou se ha encargado de triplicar el número de gitanos tan sólo dentro de la región parisina, es el epítome de la desobediencia civil y de la ilegalidad, los gitanos se han convertido en una plaga difícil de erradicar para la autoridad debido a su proceder clandestino y a que cuentan con aliados vitales para poder subsistir.

...¿De qué lado estás?
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Donatello Prince
Lun Jul 10, 2017 12:45 am por Adrien C. Trouillefou

» Registro de apellidos
Lun Jul 10, 2017 12:29 am por Adrien C. Trouillefou

» Registro de físicos (RPG)
Lun Jul 10, 2017 12:22 am por Adrien C. Trouillefou

» *Bitácora Donatello Prince*
Vie Jun 02, 2017 11:52 pm por Donatello Prince

» El nuevo rico -Amour priv-
Jue Jun 01, 2017 3:04 am por Edgar Bofill

» Golpea-Besa-Abraza
Miér Mayo 31, 2017 1:26 pm por Isabella Martin

» Uno o dos...
Mar Mayo 30, 2017 11:08 pm por Amour Brice

» La persona debajo de mí...
Lun Mayo 29, 2017 1:05 pm por Edgar Bofill

» El papiro de las perversiones
Dom Mayo 28, 2017 9:14 pm por William DuPont

Staff de Notre Dame
Crear foro
Mínimo de líneas
Reglas
Compañeros
Crear foro
Crear foro
Copyright ©

La historia original en la que se encuentra inspirado el foro es propiedad del escritor Victor Hugo en su obra "Nuestra señora de París", los personajes originales son propiedad de sus respectivos usuarios. En tanto los diseños, imágenes y nuevas historias que se crearon son propiedad de Notre Dame© Si se descubre de algún plagio sera denunciado directamente con foroactivo. Creative Commons License

Notre Dame by Adrien C. Trouillefou is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 Unported License.


De tesoros y enemistades [Killian]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

De tesoros y enemistades [Killian]

Mensaje por William DuPont el Mar Mar 11, 2014 11:05 pm

El rumor se había corrido muy rápido entre los marinos parisinos. Las leyendas de piratas eran las preferidas en las tabernas nocturnas, todos se juntaban al rededor de algún viejo ebrio que las estuviera contando con voz de ultratumba y énfasis de suspenso.

William nunca había creído en esas cosas, le agradaban como cuentos o historias fantasiosas; pero en realidad ninguna le había tentado, hasta esa noche...

-Es una isla nocturna, se dice que sólo por las noches emerge de las aguas negras...ha sido el escondite preferido de los piratas más legendarios de todos los 7 mares, los majestuosos Vikingos...que en el S.VIII eran los reyes del mar e izaban sus banderas puntiagudas como promesas de terror...-
El viejo capturó la atención del marino ojimiel con esa leyenda, pues le sonaba conocida. Había pedido una copa en la barra y se encontraba bebiendo solo, dándole la espalda a la pequeña mesa donde se encontraban ese montón de marinos amontonados en las pequeñas sillas, muy silenciosos para escuchar el relato. Disimuladamente, William acercó su banco para escuchar.
-Si es tan famosa, ¿Por qué nunca ha ido nadie?...- Le preguntó un oyente, en tono incrédulo.
-Todos saben donde se encuentra...pero nadie se ha atrevido nunca a zarpar hacia ella...ya que se dice...que sus alrededores se encuentran protegidos por una espantosa bestia...-
-¿Te refieres al Kraken? ¡Pff! esa fue una alimaña de la mitología antigua, ¡No existe!...-
-Ahh...el Kraken sí que existe...pero no es él quien custodia la isla que duerme de día...-
-¿Quién es entonces?...- Intervino otro marino, con cierta vacilación.
-Es un tiburón milenario...un tiburón ballena, aunque su tamaño es mayor que el de una ballena azul...20 metros de largo...pero incluso podría ser más grande, ya que un sólo diente de ese monstruo no nos cabría en las manos a un par de nosotros...pero a pesar de tener ese colosal tamaño, es tan feroz y tan rápido, que ningún barco ha logrado escapar de sus gigantescas fauces cuando se levanta sobre el agua...- El marino puso en posición horizontal su vaso, haciéndolo ondear hacia arriba, hasta ponerlo en posición vertical -...luego se lleva al fondo del mar a tripulaciones tripulaciones completas- Y lo hizo descender lentamente, en picada.
Entonces William se levantó repentinamente de la barra, poniendo las manos sobre ésta con fuerza, para atraer la atención de los espectadores
-¡Esas son injurias!- Acusó al viejo, volviéndose hacia él y asegurándose de exhibir la espada que llevaba colgada de su cintura, para que notaran su "profesión". -¿Van a creerle sus mentiras a este tipo?...¡Esa isla no existe! no podrá ni decirles donde se encuentra...- Declaró, cruzándose de brazos, con una sonrisa burlona.

El viejo sostenía una sonrisa socarrona con esos dientes podridos y faltantes -¿A que no, mocoso?...- El viejo levantó un brazo y lo apuntó hacia el Oeste -30000km hacia el noroeste...donde se dice que se encuentra el borde del mundo...en realidad...se encuentra el verdugo de todos los marinos, que por eso jamás retornan y se extinguen junto a sus barcos...- Le indicó a William, cuyos ojos ardían en emoción y desafío, como amaba los retos, por eso tenía fama de insensato y temerario.
-¡Tenemos nuestra ruta, marinos!- Declaró, dando un puntapié calculado a su banco, para que se arrastrara hasta la mesita donde se estaba llevando a cabo el relato. En un movimiento muy rápido desenvainó su espada y la clavó en el centro de la mesa -Los que vengan conmigo, compartirán el tesoro antiguo, ¡La bestia será un mito!...pero el oro...ese no lo es- Les aseguró, extendiendo esa seductora sonrisa traviesa, amplia. Extendió los brazos hablando en tono alto de orador -¿Quién viene conmigo?...¿Quién tiene las suficientes agallas?- Su "público" de esa noche, lo miraba de modo incrédulo, pero algunos delataban su interés, mirándolo con una expresión pasmada.

________________________________________________
~Luna, me das envidia, tú puedes amar al mar...yo sólo puedo contemplarlo desde mi barca~
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha || Bitácora
avatar
William DuPont
Dseta
Dseta

Sexo : Masculino
Ocio : Molestar nobles
Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 22/02/2012

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ---
Círculo social: Gitanos

Volver arriba Ir abajo

Re: De tesoros y enemistades [Killian]

Mensaje por Killian J. McFadden el Miér Mar 12, 2014 4:35 am

Ya habian pasado algunos dias desde que llegara a Paris, por suerte, su presencia en aquella ciudad se habia visto animada por la presencia de la hermosa Morgana y el misterioso Gabriel. Cada vez que venia a Paris encontraba gente mas interesante. Con una botella de ron añejo, ese dia habia decidido refugiarse en el Babylon y estudiar a la gente que alli llegaba, sin imaginar que este se veria invadido por curiosos tras aquella misteriosa historia acerca de una isla que desaparecia en el borde del mundo. Killian no evitó entretenerse con aquello que le parecio de lo más divertido, especialmente cuando los asistentes comenzaron a hacerle preguntas al viejo.

Bastó que aquel anciano decrépito les diera un curso para que Killian se dijera a si mismo que deseaba aquel tesoro. ¿Cuales eran las riquezas de un pirata que no tenia oro? Ademas, si lograba superar aquella dificil empresa, seria recordado como más que una leyenda. Estaba por preparar algunas convincentes palabras cuando aquel hombre se le adelantó. ¿Quien se creia que era para competir con él? ¡Era el Capitán Hook!

- ¡Dejen de escuchar al niño soñador y charlatán!- Dijo de pronto, alzando la voz y captando la atención de inmediato, pues muchos se mostraron helados ante ese comentario - Para surcar el mar se necesita un barco, no fantasías... ¡Y estoy seguro de que el chico no tiene uno!- No sabia si aquello era cierto, pero servia para restarle credibilidad - Yo, por otro lado, les ofrezco oportunidades de riquezas a bordo del Jolly Roger- Prometió.


- ¿Y quién eres tú, marino de agua dulce, que ahora viene a hacer promesas de esa índole? - Espetó uno de aquellos marinos presente, sonriendo divertido ante las infulas de aquel sujeto.

- Si han oido del temido Barba Roja, seguro has oido de mi- Aseguró con naturalidad, sin inmutarse por aquella acusación - Sin embargo, permitame presentarme, gentil hombre - espetó, burlón, antes de agregar su nombre- Capitán Killian McFadden, mejor conocido como el Capitán Hook es quien te habla ahora, mate, así que si yo fuera tu, tendría cuidado con lo que dices, antes de que te degolle con el mismo garfio que mató a Barba Roja - Amenazó con naturalidad que casi resultaba escalofriante.

De inmediato la gente comenzó a murmurar. No eran ningunos estupidos, conocían su nombre lo suficiente como para saber de quien se trataba y saber que no mentía respecto a su barco. Poco le importaba aquel crío, aunque realmente lo que queria era ganarle la partida.
avatar
Killian J. McFadden
Eta
Eta

Sexo : Masculino
Ocio : Mar, sexo y ron
Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 05/03/2014

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ~* Inserte nombre aquí*~
Círculo social: Otro

Volver arriba Ir abajo

Re: De tesoros y enemistades [Killian]

Mensaje por William DuPont el Miér Mar 12, 2014 6:22 pm

De pronto alguien a quien no había visto se levantó a sus espaldas y lo llamó "niño charlatán" lo que lo hizo quedarse serio y bajar los brazos lentamente. Miró sobre su hombro y vio a un tipo muy blanco, casi albino, con unos ojos claros de mirada afilada y se le hizo conocido al momento, pero desechó ese pensamiento para reemplazarlo por grave indignación -¿Disculpa?...¡jajaja!- Se rió abiertamente en la cara del sujeto, volviéndose hacia él -¿Barbaroja? ¡Estás delirando! El crío eres tú, deberías dejar de beber tanto, creo que ya te está afectando...- William había oído que un pirata espantosamente cruel y despiadado; de aspecto fúnebre y oscuro; era quien había asesinado a Barbaroja, el pirata más temido del siglo, ¿Quién podía creer que había sido ese sujeto? Pero al mirar a su alrededor, se dio cuenta de que los demás se habían replegado hacia atrás y miraban temerosos al "Capitán Hook" -...realmente eres tú...- Murmuró como más para sí mismo, casi con un sombro entre maravillado y arrepentido, observándolo con detenimiento -Qué desafortunado conocerte aquí, y de esta forma...- William empezó a caminar por el lugar, rebosante de confianza a pesar de todo, con las manos en la cintura en gesto despreocupado. Todos cambiaron esas caras a unas de euforia silenciosa, pues ya sospechaban lo que vendría a continuación, entre piratas, sólo había una forma de solucionar las "hostilidades" -Soy el capitán William, para tu información, y tú, te estás entrometiendo en mi reclutamiento...eso me fastidia- Sólo un desatornillado del cerebro, tal vez, se hubiera atrevido a hablarle así a un pirata de semejante reputación, pero William era el más insensato del mundo, no toleraba a quienes pretendían imponer superioridad sobre él, era un problema de autoridad que tenía. Se le quedó mirando desafiante, con sus ojos miel ardiendo entusiasmados, al conocer a un pirata con semejante fama y además estarlo retando, la adrenalina que sentía ante el peligro, era una adicción pura -¡Apártate! Estos hombres vendrán conmigo...- Le advirtió, zafando la espada que había clavado en el centro de la mesa, pero sin apuntarle todavía, sólo la sostuvo mientras seguía mirándolo de la misma forma, la verdad era que, internamente, ¡Estaba feliz! llevaba mucho tiempo deseando conocer al responsable de la muerte de quien fue la pesadilla de todos los mares.

________________________________________________
~Luna, me das envidia, tú puedes amar al mar...yo sólo puedo contemplarlo desde mi barca~
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha || Bitácora
avatar
William DuPont
Dseta
Dseta

Sexo : Masculino
Ocio : Molestar nobles
Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 22/02/2012

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ---
Círculo social: Gitanos

Volver arriba Ir abajo

Re: De tesoros y enemistades [Killian]

Mensaje por Killian J. McFadden el Miér Mar 12, 2014 8:27 pm

- ¿Y donde esta tu barco, capitán? - Se burló el de ojos claros, mirandole presumir de aquello con tanta tranquilidad- ¿Entrometiendo? Oh pero perdone usted, su real majestad, que no crea sus historias ficticias sobre barcos fantasmas, pero el único barco atracado con el suficiente espacio para llevar una tripulación entera es el Jolly Roger... ¿O es que acaso usted pretende meter a su supuesta tripulación en una barca de pescadores?- Inquirió de manera insultante y con toda la intención - ¿Apartarme? ¡No sabes con quien te estas metiendo, niño... ¿Quieres una tripulación? Ven por ella - Le retó.

Mientras hablaba, Killian ni corto ni perezoso, había sacado su espada del cinto, haciendose espacio entre la multitud. Él no tenía miedo de pelear por lo que buscaba, para nada, y además tenía una reputación que mantener. Se miraba fijamente con su oponente, de piel morena y fieros ojos del color del atardecer que parecían brillar, casi excitados por sus amenazas. ¿Es que en serio aquel sujeto había perdido la cabeza? Sin embargo, le dio tiempo de retractar, mientras caminaba con la espada en mano y los presentes se apartaban, casi haciendo un circulo alrededor de ellos.

- Y para que no digan que soy un pirata sin compasión, te daré la oportunidad de retirar tus palabras y marcharte ahora - Le ofreció, como si aquel fuera un trato salvador y no un ofrecimiento indigno - Nadie te llamaría cobarde por recapacitar y salvar el pellejo - Aseguró, con tranquilidad - Pero si pretendes seguir con aquella pantomima, entonces se hombre, ¡Desenvaina tu espada! Y veamos de que estas hecho...- Insinuó mientras le miraba, dispuesto a corresponder a cualquiera de sus ataques en cualquier momento.
avatar
Killian J. McFadden
Eta
Eta

Sexo : Masculino
Ocio : Mar, sexo y ron
Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 05/03/2014

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ~* Inserte nombre aquí*~
Círculo social: Otro

Volver arriba Ir abajo

Re: De tesoros y enemistades [Killian]

Mensaje por William DuPont el Jue Mar 13, 2014 11:33 pm

-Hum, déjame decirte "Capitán Hook"- Le dio cierto énfasis de sarcasmo a su nombre, con leve risa; ya que eso de ponerse sobrenombres nunca le había parecido digno -Tener un enorme barco y presumirte como el más malo de todos, no te hace superior, ¡no te temo!...- Le afirmó. Sonrió burlón ante su "ofrecimiento gentil" de salvación, William jamás en la vida haría algo como eso, no estaba en su naturaleza renunciar a un desafío, tal vez estaba loco de remate y tal vez muy probablemente el otro podía matarlo; pero el ojimiel también se había liado en innumerables batallas antes, con temibles piratas viejos y mañosos, sabía tanto pelear sucio, como pelear con honor y no había que olvidar las tres horas diarias que practicaba; era muy adepto a su espada, por lo que el hecho de tener un buen rival le entusiasmaba todavía más. Desenfundó su espada también y le advirtió antes de liarse con él -Más vale que juegues limpio, el que pierda la espada primero ¡está derrotado!- Exclamó eso al tiempo que atacaba al sujeto con un revés de la espada que chocó contra la de Killian con habilidad veloz, ya que él pudo anticipar su movimiento de manera sencilla.

Los marinos que estaban a su alrededor gritaban enardecidos, impulsándolos a pelear a muerte con las espadas, las cuales empezaron a chocar con rapidez, aún no se movían de su sitio, primero estaban midiéndose mutuamente, cuales eran los flancos por donde atacaba uno y otro, que tan rápido podían reaccionar a las estocadas, pero los dos eran muy rápidos y con buena técnica. Llegó un punto en el que los marineros tenían que retroceder o apartarse rápidamente de enmedio de los piratas, cuando los dos empezaron a volverse más agresivos en sus ataques, William empezó a avanzar hacia él ya a moverse de derecha o a izquierda, se hacían retroceder el uno al otro o tener que girar sobre si mismos para bloquear ataques, hasta que empezaron a dejar el juego limpio de lado; William le tiró un puntapié para apartarlo de sí cuando estuvo muy cerca y luego arremetió sobre él con la espada, obligándolo a levantar la suya para bloquear el golpe y como estaba la mesa a espaldas de Hook, hizo que el pelinegro se doblara sobre ella mientras ejercía fuerza contra su espada; la batalla se estaba desarrollando muy rápido entre los gritos y el desorden de la multitud que los rodeaba.

________________________________________________
~Luna, me das envidia, tú puedes amar al mar...yo sólo puedo contemplarlo desde mi barca~
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha || Bitácora
avatar
William DuPont
Dseta
Dseta

Sexo : Masculino
Ocio : Molestar nobles
Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 22/02/2012

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ---
Círculo social: Gitanos

Volver arriba Ir abajo

Re: De tesoros y enemistades [Killian]

Mensaje por Killian J. McFadden el Vie Mar 14, 2014 3:26 pm

- Yo no necesito presumir, niño, las acciones hablan por si solas - Dijo seguro, cuando el otro le acusó de aquello aunque luego rió por lo ultimo dicho - ¿Juego limpio? Yo siempre juego limpio niño, pero son otros los que pierden la calma... ¡Espero que no la pierdas tu! - Dijo, muy seguro, antes de empezar a medirse con el otro.

Por la manera en que peleaba se notaba que tenia experiencia el chico, pero Killian no se quedaba atras, no por algo habia sido criado junto al mar y habia pasado gran parte de su vida en un barco; ese tipo de vida te hacia aprender muchas cosas. Devolvió los golpes con maestría y cubrió sus puntos ciegos con su espada oara defenderse del chico, obligandolo a orillarse, pero este era bueno y en cuanto empezaron a dejar de jugar limpio, pronto le hizo hacerse hacia atras y le dejó arrinconado contra una mesa, como gato sin salida. Sin embargo, no se dejó intimidar por aquello, despues de todo, el también tenía sus trucos... Y el garfio era, definitivamente su favorito.

Golpeo la espada ajena con la propia para apartarle la mano, aun estando arrinconado, y valiendose de su mano libre, uso esta para tomar su garfio y, con este, lo deslizó hasta romper la camisa ajena por la mitad al mismo tiempo que utilizaba aquello de soporte para deslizarse con espada y todo entre las piernas del otro y quedar asi liberado. Muchos de los asistentes clamaron por aquel truco, algunos encantados con la treta y otros clamando lo "tramposo" que habia resultado aquel truco. Incluso algunas de las meseras del lugar y tambien algunas gitanas lanzaron algunas exclamaciones y gritos cuando el pecho ajeno quedo expuesto, como si se tratara de un espectáculo erótico. Él hizo un par de grotescas reverencias, solo para molestar a los desgradados antes de que su espada encarara de nuevo al otro. Pudo haberle golpeado los tobillos al deslizarse, hacerle caer y terminar aquello... Pero no seria divertido asi. Fue entonces asi como fue el quien arrincono al chico contra la endeble mesa.

- Tienes talento chico, debo admitirlo, y entusiasmo tambien... ¿Seguro que no quieres pertenecer a la tripulacion del Jolly Roger? Creo que serias un buen aditamento y podriamos terminar este juego antes de que te rompas una uña - Bromeó aunque su ofrecimiento era en serio aunque sabia que se ofenderia.

El otro se notaba demasiado orgulloso como para ceder hasta que alguno de los dos perdiera, asi que esl se extenderia un poco mas, aunque a la mayoria de los presentes aquello  parecía mantenerles sumamente entretenidos.
avatar
Killian J. McFadden
Eta
Eta

Sexo : Masculino
Ocio : Mar, sexo y ron
Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 05/03/2014

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ~* Inserte nombre aquí*~
Círculo social: Otro

Volver arriba Ir abajo

Re: De tesoros y enemistades [Killian]

Mensaje por William DuPont el Sáb Mar 15, 2014 6:40 pm

En un movimiento muy rápido que William no pudo anticipar, su camisa terminó desgarrada por la mitad y su torso bronceado y fornido quedó al descubierto, escuchó a las chicas gritando y una sonrisa divertida y complacida se asomó a sus labios. Se remarcó con más énfasis cuando el otro se fue sobre él y lo arrinconó también, haciéndole doblar la cintura sobre el borde de la mesa-¡Jaja! Ni porque te ofrecieras a reponerme mi camisa... ¡Esa me gustaba!- Le reclamó mientras le sostenía firmemente su espada contra la suya y lo miraba así de cerca, pudo apreciar que en realidad era atractivo, pero no por eso le dejaría ganar. Si el pelinegro tenía trucos bajo la manga, William no se quedaba atrás.

Metió una pierna entre las de Killian y la dobló hacia arriba, amenazándolo con darle un rodillazo en la entrepierna, pero se detuvo un segundo antes de hacerlo; de cierto, modo, ese roce buscó provocarlo, lo cual se hizo evidente sólo para Killian, quien estando así de cerca de su rostro, fue el único que pudo ver ese atisbo de sugerencia asomarse en su mirada.

Aprovechó haber descolocado al otro con ese movimiento, antes de subir la otra pierna rápidamente y empujarlo con ella, valiéndose de la mesa para ello. En un movimiento muy veloz la espada del castaño pasó rozándole la nariz al capitán y después de ese tajo que cortó el aire su camisa también se rompió. Entonces William se incorporó bien y se le quedó mirando con una sonrisa maliciosa, apuntándole todavía. -¿Más?...- Preguntó en voz alta arqueando una ceja con presunción y volteó a ver a la muchedumbre quienes gritaban que sí.

________________________________________________
~Luna, me das envidia, tú puedes amar al mar...yo sólo puedo contemplarlo desde mi barca~
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha || Bitácora
avatar
William DuPont
Dseta
Dseta

Sexo : Masculino
Ocio : Molestar nobles
Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 22/02/2012

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ---
Círculo social: Gitanos

Volver arriba Ir abajo

Re: De tesoros y enemistades [Killian]

Mensaje por Killian J. McFadden el Mar Mar 18, 2014 5:01 am

- ¿Tanto apego le tenías a ese pedazo de tela? - Se burló - Esas son cosas de adolescentes, niño. Si vas a estar quejandote por cosas como esas, no me hagas perder mi tiempo - Le señaló con tranquilidad aún mientras peleaba con el otro.

Aquello cada vez se estaba tornando más intenso. El choque de espadas y sus miradas de desafío. Sin embargo, estaba seguro que en cualquier momento vendrían a echarles. Sin embargo, pretendía disfrutar del momento hasta que así fuera. Arrinconado como lo tenía, estaba seguro que si lo hacía inclinarse un poco más, podía lastimar algún hueso, sin embargo, el otro tenía una flexibilidad bastante impresionante, aunque no pensara admitirlo. Pese a todo, sus pensamientos se vieron cortados ant aquella mirada que el otro le echó al mismo tiempo que su rodilla le... ¿acarició? No pudo evitar desconcertarse ligeramente y no porque un hombre nunca se le hubiera insinuado antes, sino porque, ¿Iba a hacerlo alli? ¿En medio de la pelea que sostenían? Eso fue lo que, momentaneamente le dio la ventaja al otro, lo suficiente para alejarlo de sí y dejarle del mismo modo que el otro, sin camisa.

Killian no se vio inmutado por ello y sin hacer comentario alguno al respecto por el resultado, simplemente se dejó caer la camisa en el suelo, ocasionando algunos gritos alrededor, tanto de animo para continuar, como de chicos y chicas que parecían emocionados por ver a los dos piratas peleando tan... desnudos. No evitó que aquella sonrisa seductora y de suficiencia se le asomara a los labios.

- Por supuesto que vamos a tener más, niño... Esta pelea no termina hasta que alguno de los dos pierda su espada, ¿Recuerdas? - Señaló - Así que vamos, ¡En guardia! No quiero verte flaquear- le amenazó, aún con la sonrisa en los labios.

La verdad era que, aunque aquel chico fuera un descarado, él se estaba divirtiendo bastante con aquella pelea. Sabia que no era algo de vida o muerte y por eso podía esforzarse en hacer "trucos más elaborados". Además, por la manera de pelear del otro, adivinaba que era un gitano, y a él le gustaban mucho los gitanos en todos los sentidos. No tuvo más que tomar una slla y empujarla contra el castaño, dejandola en medio de ellos mientras comenzaban a dar vueltas alrededor de ella, atacándose, dando a la vez la apariencia de un "feroz" baile. Luego de unos minutos, empujó la silla hacia el chico para hacerlo trastabillar, no solo por empujarlo con esta, sino porque él también se saltó la silla para empujarlo con su cuerpo y entonces ambos terminaron en el suelo, él sobre el cuerpo del gitano, sentado sobre sus caderas para poder mantenerlo inmovil y apresar sus manos, mientras clavaba su espada en el suelo de madera, apenas a un costado de su rostro.

- Entonces, ¿Te rindes?- le molestó, de nuevo.

Por supuesto, no lo tenía tan inmovilizado como para que el otro no pudiera levantarse, simplemente era algo momentaneo que no solo despertara pasiones en aquellos que observaban la pelea, sino también en el otro, a quien lanzó una mirada viciosa. ¿Quería sentir su cuerpo entonces? Que lo hiciera.
avatar
Killian J. McFadden
Eta
Eta

Sexo : Masculino
Ocio : Mar, sexo y ron
Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 05/03/2014

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ~* Inserte nombre aquí*~
Círculo social: Otro

Volver arriba Ir abajo

Re: De tesoros y enemistades [Killian]

Mensaje por William DuPont el Mar Mar 18, 2014 9:31 pm

Lo hizo reír con eso que dijo de la camisa, definitivamente cada vez le agradaba más aquel pirata. Se acentuó son sonrisa cuando se deshizo de los restos de su ropa y lo retó una vez más, no había nada que le agradara más que esa actitud de batalla.

-¡Jaja! ¡Ni lo pienses!-Volvió a arremeter contra él en cuanto le apuntó con su espada, sin hacerse esperar. El rápido y furtivo choque de las espadas tenía encantados a todos los presentes y más aún cuando empezaron a aullar emocionados de que la silla estuviera en el medio de ambos y estos la rodearan o la usaran de escalón para seguir peleando, ¡Incluso! uno frente al otro con el obstáculo en medio, hasta que Killian se la arrojó encima, aprovechando que estaba en ligero desequilibrio por un movimiento que esquivó de su parte -¡Ou!- Se cayó al piso con Killian encima que se sentó a horcajadas sobre él y los chillidos femeninos no se hicieron esperar por parte de la multitud, el gitano no soltó su espada, aunque vio la del otro pirata clavarse en el suelo, a centímetros de su rostro.

Fue cuando el joven ojimiel se le quedó mirando a Killian fijamente, también con un aire seductor, pues no podía evitarlo, esa mirada del capitán que se comparaba con la de un felino depredador; estaba provocando a sus bajos sus instintos. Le sonrió de modo cínico y burlón -Ah no...¿Eso quieres? ¿Que me rinda ante ti?...- Usó un tonito aterciopelado y bajo, procurando distraerlo con esa expresión tan sugerente que puso en su rostro, haciendo ademán de querer levantarse, usó la fuerza de su abdomen y levantó el torso del suelo repentinamente, dejando su cara a milímetros de la de Killian, como si quisiera besarlo, ladeó el rostro por un instante y su mirada semejó perderse en la suya, pero acto seguido, ¡Le dio un cabezazo! y aprovechó su debilidad para forcejear con él e invertir las posiciones, dejando al "capitán Hook" en el suelo. Entonces se levantó y le señaló la espada que él mismo había clavado en el piso. Se encogió de hombros y luego se cruzó de brazos. -¡Gané!- Declaró, dejando que la muchedumbre vitoreara su triunfo, entonces se sonrió de lado y le tendió la mano al pelinegro, pues ya sabía que su juego no había sido del todo limpio, pero después de todo, ambos eran piratas, y aquella había sido una muy buena e interesante batalla...

________________________________________________
~Luna, me das envidia, tú puedes amar al mar...yo sólo puedo contemplarlo desde mi barca~
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha || Bitácora
avatar
William DuPont
Dseta
Dseta

Sexo : Masculino
Ocio : Molestar nobles
Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 22/02/2012

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ---
Círculo social: Gitanos

Volver arriba Ir abajo

Re: De tesoros y enemistades [Killian]

Mensaje por Killian J. McFadden el Miér Mar 19, 2014 3:52 am

Aun arrinconado en el suelo como lo tenia, de algun modo esperaba que el otro mostrara algun tipo de resistencia. Se sorprendio de la flexibilidad de su cuerpo asi como la fuerza de su abdomen cuando  el otro se alzó del suelo de ese modo, dejando sus rostros tan cercanos que aquello incluso le contrarió un poco. ¿Cómo podia portarse de tal modo en medio de una pelea? Quizá fue aquello lo que le impresionó visiblemente (puesto que no era la primera vez que coqueteaba con otro hombre o que alguno lo hiciera con él), y ello le dio al otro el tiempo suficiente como para inmovilizarlo y dejarlo "fuera de combate". No habia sido un truco limpio ciertamente, pero eran pirata. Ser justos no importaba demasiado.

Tomó la mano del otro sin ningun rencor para ponerse en pie. Lo habia hecho bien, y la verdad es que sus trucos le habian gustado bastante. Hacia mucho que no tenia una de esas peleas emocionantes solo por el simple hecho de tenerla, asi que se sentia satisfecho y, ¿Por que no decirlo? Tambien un poco impresionado. Aquel chico bien valia que le invitara una copa... O dos. Seguro como buen pirata que era sabria apreciar el buen ron. Se sorprendio un poco de no haber escuchado nada de aquel chico anteriormente, aunque se notaba joven. Seguramente era por aquello.

- Bueno, nadie puede decir que no fue una buena pelea - Consintió con una elegante sonrisa en el rostro - ¿Cómo dijiste que te llamabas? - Quizo saber, ni siquiera habia prestado atención al nombre, pero ahora valía la pena conocerlo.- Como sea, te invito un buen trago de ron, ¿Que dices? No soy mal perdedor, chico, y he de admitir que me han gustado tus trucos - Confesó, sin ninguna vergüenza, antes de acercarse a la barra y pedir una botella del mejor ron que tuvieran. No podia pedir mas.
avatar
Killian J. McFadden
Eta
Eta

Sexo : Masculino
Ocio : Mar, sexo y ron
Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 05/03/2014

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ~* Inserte nombre aquí*~
Círculo social: Otro

Volver arriba Ir abajo

Re: De tesoros y enemistades [Killian]

Mensaje por William DuPont el Miér Mar 19, 2014 10:10 pm

-Estoy muy de acuerdo contigo, ¡Qué bien te mueves!- Lo halagó denotando una emoción casi infantil al reconocerlo, hablando igualmente, sin ninguna clase de prejuicios, pues ya los dos habían demostrado lo que podían hacer uno y el otro, por lo que el ojimiel estaba más que feliz de haber conocido a alguien como él.

Los presentes miraron anonadados lo que ahí ocurría, todos esos trucos curiosos y como de repente uno de los dos "ganó" y ya todo estaba bien y parecían llevarse de maravilla. Desilusionados farfullaron algunas cosas en tono malhumorado y volvieron a acomodar todo para volverse a sentar y seguir bebiendo como si nada. Quizá querían ver sangre o algo así y ya les había quedado claro que eso no iba a ocurrir.

Se rió con ganas cuando volvió a preguntar su nombre -Soy William DuPont, para servirte...- Le dijo arqueando las cejas con sarcasmo, tendiendo su mano para estrechar la suya con fuerza y luego palmear su hombro con camaradería y esa enorme sonrisa, pues eso del ron había terminado de encantarlo.

-¿Cómo? ¡Me estás insultando!- Le dijo en broma mientras miraba con adoración la botella que les daban -Jamás podría rechazar un buen ron ni siquiera viniendo de ti...-Fingió verlo con recelo y luego sonrió juguetón otra vez -¡Es broma! a mí también me gustaron tus trucos, definitivamente eres pirata, ¿no?-

Afortunadamente, Jean no estaba esa tarde en el bar y no había presenciado el desastre que habían hecho esos dos, seguramente hubiera mandado a William a volar muy lejos con todo y su nuevo "amiguito".

-Hacía tiempo que no conocía a un pirata, porque yo dejé la piratería hace tiempo...- Le explicó, sospechando que estuviera preguntándose porque no había sabido nada de él antes -Era algo que me entusiasmaba mucho al principio...pero después...decidí que no quería morir tan joven- Le confesó con una nueva risa, mientras destapaba la botella y le pedía dos vasos al que atendía. Luego los llenó los dos al tope y tomó el suyo para probarlo.

________________________________________________
~Luna, me das envidia, tú puedes amar al mar...yo sólo puedo contemplarlo desde mi barca~
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha || Bitácora
avatar
William DuPont
Dseta
Dseta

Sexo : Masculino
Ocio : Molestar nobles
Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 22/02/2012

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ---
Círculo social: Gitanos

Volver arriba Ir abajo

Re: De tesoros y enemistades [Killian]

Mensaje por Killian J. McFadden el Jue Mar 20, 2014 6:31 am

Espero a que el chico, William, tomara los vasos y tambien la botella de ron antes de caminar a una mesa, un poco mas apartada del resto, puesto que a los presentes no parecia haberles hecho gracia eso de que hicieran las pases. Sin embargo a él le daba igual. Nunca le habia importado lo que otros pensaran de todos modos, asi que solo los ignoró. Tomó el vaso que le servia el otro, bebiendolo como un sediento, realmente le encantaba el sabor. Y si se ponia ebrio, ¡Tanto mejor! No tendría que lidiar con esos idiotas.

- Bueno, eso explica porque no supe de ti antes - comentó, ante su pregunta no hecha pero igual respondida por el otro - De igual modo, creo que yo tampoco soy un pirata convencional... Ya sabes, no siempre piedes vivir de la idea de "el tesoro", porque, bueno, esas busquedas infructuosas que toman tanto tiempo, nunca dejan lo suficiente para el ron - señaló, divertido - Aunque, por otro lado, a veces complacer los caprichos de de los ricos y poderosos trae grandes fortunas tambien, si sabes lo que me refiero - le guiñó un ojo, no le incomodaba confesar aquellas cosas - ¿Que hay de ti? ¿Como terminó alguien como tú en una ciudad como París? - Quizo saber, con simple curiosidad.

Se sirvio otro poco de ron, bebió este, y luego dirigió sus ojos claros como luna plateada a posarse en los ajenos, brillantes y calidos como el color de la miel. Ni siquiera importaba que ambos estuvieran alli sin camisa, exhibiendo "cicatrices de guerra". Habia terminado por ser un encuentro interesante el de aquel dia y, esperaba él, no quedara desperdiciado.
avatar
Killian J. McFadden
Eta
Eta

Sexo : Masculino
Ocio : Mar, sexo y ron
Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 05/03/2014

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ~* Inserte nombre aquí*~
Círculo social: Otro

Volver arriba Ir abajo

Re: De tesoros y enemistades [Killian]

Mensaje por William DuPont el Jue Mar 20, 2014 7:55 pm

-¡Oh sí! y pierdes la cuenta de las veces que salvaste el pellejo en un sólo día...jajaja- No pudo evitar reírse de eso abiertamente, recordar todo eso ahora le causaba gracia aunque en su momento no hubiera sido tan divertido -La adrenalina que te corre por las venas es incomparable...- Dijo cerrando los ojos conteniendo un espasmo de emoción sólo de recordarlo, sería difícil que le creyeran todas las aventuras que había vivido, con la poca edad que tenía -pero perseguir ilusiones no paga, desgraciadamente...como bien tú lo haz dicho- Dijo después con un suspiro de desanimo, pero levantando su vaso para chocarlo con él en son de "salud", con una sonrisa.

Luego asintió a sus palabras, entendiendo perfectamente a qué se refería, dándole un acento malicioso a su sonrisa -Oh sí...estúpidos ricos...los detesto-Bufó con los ojos entrecerrados al decir eso -pero supongo que sin ellos no habría a quien robar y no sería tan divertido vivir aquí- Le platicó, riéndose otra vez, pero luego volvió a la conversación con la pregunta de Killian -París...es que es inevitable amar esta ciudad, no nací aquí, pero me hechizó desde que tenía 15...fue mi destino en la mayoría de las veces que volvía a tierra firme, hasta que se convirtió en el permanente- Le contó al pirata balanceándose en su banco un poquito, era inquieto, pero veía al otro marino con mucho interés -¿Y tú? ¿naciste aquí?...- Le preguntó, sirviéndose más ron con toda confianza y luego ofreció servirle a Killian con un gesto.

________________________________________________
~Luna, me das envidia, tú puedes amar al mar...yo sólo puedo contemplarlo desde mi barca~
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha || Bitácora
avatar
William DuPont
Dseta
Dseta

Sexo : Masculino
Ocio : Molestar nobles
Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 22/02/2012

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ---
Círculo social: Gitanos

Volver arriba Ir abajo

Re: De tesoros y enemistades [Killian]

Mensaje por Killian J. McFadden el Vie Mar 21, 2014 6:09 am

Escuchó con toda atencion las palabras ajenas, agradado porque coincidian, aunque la mayoria de los piratas pensaran igual y eso no deberia ser sorpresa. Notaba al otro inquieto pero eso le divertia bastante. Era energetico, cosa que al parecer necesitabas en una ciudad como París. Asintio cuando le ofreció llenar su vaso, empujandolo hacia él para que lo hiciera, sin poder evitar reirse cuando le preguntó si habia nacido alli. ¿Tenia pinta de parisino? Vaya, eso era nuevo. Él era la primera persona que se lo decia.

- ¿Parisino, yo? Para nada - Y no evitó reir de nuevo mientras, tomaba del vaso que le habia servido - No que tenga nada en contra de París, de hecho, tengo muy buenos amigos en esta ciudad, pero estoy orgulloso de mis origenes - Respondió, con una sonrisa orgullosa, luciendo incluso un poco egocentrico aunque solo fuera un instante.- Provengo de tierras inglesas, en el noreste, en una ciudad a las orillas de la playa, donde creci amando el mar - le contó con naturalidad - Pero debo admitir que París tiene su encanto, especialmente en los gitanos - comentó, con una sonrisa picara y mirada suspicaz - Y algunos de ellos son especialmente encantadores de hecho - Admitió sin avergonzarse de ello.

Al hablar de aquello pensó en Morgana y en algunos de su tripulacion que habia conocido en Paris. Eran buenas personas de las cuales valoraba mucho su amistad. De hecho, una de las razones por las que habia ido a Paris era porqie disfrutaba causar disturbios con Morgana y extrañaba a la chica, la verdad. Sonrio travieso antes de mirar al chico de nueva cuenta.

- Entonces, ¿Que hace alguien como tu en esta ciudad para ganarse la vida?- Inquirio, mientras se terminaba su vaso de ron, sirviendose mas.
avatar
Killian J. McFadden
Eta
Eta

Sexo : Masculino
Ocio : Mar, sexo y ron
Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 05/03/2014

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ~* Inserte nombre aquí*~
Círculo social: Otro

Volver arriba Ir abajo

Re: De tesoros y enemistades [Killian]

Mensaje por William DuPont el Lun Mar 24, 2014 12:26 am

Ladeó una sonrisa cuando vio al otro riéndose de su pregunta y luego asintió con la mirada baja ante lo que dijo -Sí...lo imaginé...realmente no pensé que fueras de aquí, quería saber donde había sido...me alegra que estés teniendo una buena estancia aquí, lo mejor de este lugar son los gitanos, soy uno de ellos, son mi familia...y ciertamente, somos los mejores amigos que te puedes encontrar- Le comentó con un aire de presunción bromista, sosteniendo esa sonrisa traviesa que se tornó más maliciosa cuando captó un cumplido en las palabras del otro, al llamar "encantadores" a los gitanos.

Seguía bebiendo como si nada mientras escuchaba hablar, los marinos adoptaban una asombrosa resistencia al alcohol, por lo que haría falta mucho más que unos cuantos vasos de ron para que esos dos se emborracharan, pero tenían tanto de qué hablar, que el ojimiel no quería ponerse ebrio todavía, estaba ansioso por escuchar -jaja ¿Qué hago? por el momento, nada formal, me divierto mucho haciéndole malas jugadas a los nobles...la verdad es que "despojarlos" de su dinero es mi deporte favorito- Le confesó a Killiam, con un cinismo despreocupado -Pero aún tengo mi tripulación entre los gitanos y de vez en cuando trabajo sólo para ellos, viajamos para surtirnos con mercancía...por eso también soy mercader a veces, ¡jaja! como puedes notar hago de todo un poco...hasta soy mago...- Le presumió, en un tonito seductor, levantando las cejas de un modo divertido. Extendió sus manos vacías frente a sus ojos, para que comprobara que no había nada en ellas, les dio la vuelta un par de veces; luego cerró un puño y con la otra mano hizo un par círculos en torno a él, ondeando sus dedos lentamente. Luego abrió el puño y le mostró que habían aparecido unas cuantas monedas de oro en él -¡Abracadabra! jaja, exactamente 5 monedas, para otra buena botella de ron, ¡A la orden!- Le exigió al chico de la barra en un tono firme, pero juguetón, dándole las monedas con una sonrisa que le contagió al muchacho.

-¿Y tú? ¿Qué trucos tienes bajo la manga? la verdad es que no quiero sonar como todos esos "fanáticos" que seguramente es lo primero que te preguntan al conocerte pero...¡Rayos! ¿Tú asesinaste a Barbaroja, en serio? ¡Demonios! Es que...es increíble- Agregó, diciendo eso último en un tono risueño e incrédulo, aunque en realidad sí le creía, ya le había comprobado su habilidad y su reputación, aunque aún así no era extraño que siguiera pareciéndole increíble -Ese hombre...era como el monstruo de los cuentos de terror para todos los piratas y de repente alguien lo mató...no eres para nada como te describían en los relatos de su muerte, créeme...- Le dijo divertido mientras el chico le acercaba la nueva botella y William le daba la que Killiam había comprado, que ya estaba vacía. -¿Quieres más?- Le ofreció con su sonrisa felina mientras llenaba su vaso.

________________________________________________
~Luna, me das envidia, tú puedes amar al mar...yo sólo puedo contemplarlo desde mi barca~
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha || Bitácora
avatar
William DuPont
Dseta
Dseta

Sexo : Masculino
Ocio : Molestar nobles
Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 22/02/2012

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ---
Círculo social: Gitanos

Volver arriba Ir abajo

Re: De tesoros y enemistades [Killian]

Mensaje por Killian J. McFadden el Mar Mar 25, 2014 9:32 am

-Coincido contigo al respecto de los gitanos mate, porque precisamente mi mejor amiga es gitana, asi que lo dicho les va como anillo al dedo, debo confesar - Aseguró, devolviendole la sonrisa maliciosa al pirata gitano.

Le escuchó con atención, riendo ante lo relatado de las aventuras ajenas. Definitivamente en eso de estar corriendo por las calles huyendo de la ley, no se veia todos los dias. Pero por la manera de ser del otro, le quedaba muy bien el papel. Asintio a su comentario sobre los nobles con un asentimiento de cabeza, chocando su vaso con el de él antes de beber  contenido que quedaba y con el que ya se había terminado la primera botella de ron. Definitivamente, bebian rápido, más de lo que habia llegado a beber con Gabriel, era agradable que el otro pudiera seguirle el ritmo. Agradeció la siguiente botella, pagada por el otro, mientras le escuchaba soltar aún exclamaciones impresionadas respecto a él y cómo había matado a Barba Roja. No le gustaba hablar de su pasado en general, pero le gustaba la manera como el otro hablaba de aquel, con aquella emoción, y por lo mismo, haria una pequeña excepción a su costumbre, aunque sin entrar en detalles. No le gustaba.

- ¿Y cómo me describian en los relatos de su muerte, Will? - Preguntó, mientras aceptaba que le sirviera más - Creo ya no tener que probarte que yo lo maté, pero si, en serio fui yo. ¿Nunca escuchaste que lo mataron con un garfio? Por eso empezaron a decirme Hook. No lo pedí, tampoco lo presumo... no siempre- Tuvo que admitir, con una diminuta sonrisa suspicaz -Y en ocasiones prefiero reservarmelo. Ser el Capitan Killian es más sencillo que ser el Capitan Hook- Admitió, mientras tomaba su vaso y bebía un poco de ron -Y bueno, si te cuento todos los trucos bajo mi manga, ya no te impresionarias - bromeó - Asi que solo me limitare a decir que hizo falta conocer muy bien a Barba Roja para saber cuando matarlo - Sentenció, siniestro, para luego cambiar de faz- Pero ya, hablando en serio, ¿Que dicen de mi? O mejor dicho, del Capitán Hook, siempre me ha dado curiosidad...- confesó, sirviendose más y al otro.
avatar
Killian J. McFadden
Eta
Eta

Sexo : Masculino
Ocio : Mar, sexo y ron
Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 05/03/2014

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ~* Inserte nombre aquí*~
Círculo social: Otro

Volver arriba Ir abajo

Re: De tesoros y enemistades [Killian]

Mensaje por William DuPont el Mar Mar 25, 2014 11:31 pm

William se rió de su pregunta y dejó que le contara, escuchando con interés -Cielos...- Negó con la cabeza con esa resplandeciente sonrisa animada -Es cierto...lo del garfio me lo contaron pero me dijeron...bueno, te voy a reproducir el relato...- Dijo volviéndose hacia él, sentándose de lado en el banco para quedar de frente a él y aclarándose la garganta, empezó a decir con voz fúnebre -Era una tarde de tormenta en el Jolly Rogers...una encarnizada batalla se desplegaba en cubierta, una emboscada de feroces hombres con sed de venganza, tenían donde querían a Barbaroja...- Hizo una pausa dramática -¡De pronto! entre la oscuridad apareció la silueta de un hombre tal alto, cuya sombra se alargaba por el suelo hasta cubrir completamente al temerario capitán de leyendas, quien ya saboreaba la sangre de su derrota...unos ojos brillantes como los de un demonio ardían con hambre de matar, una voz de trueno profirió las últimas palabras que escuchó Jeireddín y una piel tan blanca como la luz mortuoria, se cubrió de sangre cuando se irguió la empuñadura del afilado gancho sobre su cara y...¡Roarhg!- William levantó el brazo lentamente cuando su historia lo ameritó y luego lo dejó caer en un zarpazo que escenificaba el tajo que mató a Barbaroja. Luego quitó esa cara de seriedad y se rió fluidamente -Esa parte de la historia era mi preferida, algunos decían que su cabeza rodó en el suelo...otros decían que su cara quedó desfigurada, ya sabes...escuché mil versiones en todos mis viajes, pero en todos te veías así, como un gigante monstruoso y despiadado...pero ahora que me lo dices, entiendo porque muchos dijeron que había sido un tal "Hook" el que lo había matado...pero sólo lo decían como un rumor, nadie lo afirmaba con certeza...- Le contó el ojimiel a Killian, ahora disponiéndose a servirse en su propio vaso, luego de haberle servido a Killian.

-Ahora que te conozco, puedo desmentir sus fantasías de tu aspecto con pruebas contundentes, jaja...la verdad es que luces mejor así...- No pudo evitar halagarlo, echándole una miradita algo insinuante, es que el alcohol hacía que William perdiera más la decencia de la que generalmente tenía, que tampoco era mucha igual que su capacidad de sentirse apenado o avergonzado, sobre todo cuando alguien no le pasaba desapercibido.

________________________________________________
~Luna, me das envidia, tú puedes amar al mar...yo sólo puedo contemplarlo desde mi barca~
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha || Bitácora
avatar
William DuPont
Dseta
Dseta

Sexo : Masculino
Ocio : Molestar nobles
Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 22/02/2012

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ---
Círculo social: Gitanos

Volver arriba Ir abajo

Re: De tesoros y enemistades [Killian]

Mensaje por Killian J. McFadden el Miér Mar 26, 2014 6:17 am

Cuando el otro se dispuso a escuchar la historia, él le escuchó con atención. Se le hacia divertido porque William dramatizaba tanto para contar la historia como él había hecho con Gabriel días atrás. El otro hacia las pausas en el momento justo, añdiendo el suspenso necesario antes de dejar caer el silencio que precedia el final de la historia de manera inesperada. Incluso no le pasó desapercibido que algunos presentes habian estado escuchando la historia atentamente, aunque al final de la misma parecieron desencantarse y volver a lo suyo. Killian no pudo evitar sonreirse ante el gesto ajeno, parecia un crío emocionado por conocer a su héroe o algo asi, y si bien ello le subia un poco el ego al inglés, no por ello lo presumiria.

- Pues la verdad es que la historia esta mejor de lo que esperaba - Tuvo que admitir - Y creo que es mejor que se mantenga asi, ¡No los desmientas, Will! Sino, perderé el elemento sorpresa en lo que consiste mi llegada - Señaló, suspicaz, captando la mirada ajena.- Nadie creeria que soy "Hook" si no me ven blandir la espada - bromeó - Por suerte para mi, tu supiste verlo venir...- Inquirió, con voz ligeramente sugerente.

No podia decir que Will no era atractivo: su piel morena se veia brillante y atrayente, iluminada por las luces del recinto y una ligera capa de sudor que perlaba el pecho desnudo del otro, dado que ambos habian cortado la camisa del otro. Sus ojos color ambar, como el de un vaso de ron iluminado por el sol, eran bastante atrayentes e hipnoticos. Era extraño que le resultara tan atrayente, siendo que hasta hace poco se habian estado batiendo en duelo. Sin embargo, no renegaba de ello, solo que aun no estaba lo suficientemente borracho como para tirarse al chico, y bien podia suceder que estuviera malinterpretando sus miradas. Quizá solo fuera admiracion, o que le parecia llamativo y ya esta. No seria la primera vez que le pasaba y por eso no queria aventurarse a ir mas lejos de momento.

- ¿Que tal si me cuentas un poco de ti? - Le animó - Eres bueno con las historias pero yo no tengo ninguna tuya... O tal vez si, pero aún no te reconzca en ella - Señaló, talandrandolo con aquellos ojos grises brumosos y llamativos.- Asi que... ¿Que tal si me sorprendes? - le tentó.

Asi podria demostrarle, si es que realmente se le estaba insinuando, que no desdeñaba su propuesta.
avatar
Killian J. McFadden
Eta
Eta

Sexo : Masculino
Ocio : Mar, sexo y ron
Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 05/03/2014

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ~* Inserte nombre aquí*~
Círculo social: Otro

Volver arriba Ir abajo

Re: De tesoros y enemistades [Killian]

Mensaje por William DuPont el Vie Mar 28, 2014 12:45 am

-Jaja...¡gracias! en realidad sólo me gusta exagerar- Le contestó a su halago sobre eso de que era bueno con las historias, pero empezó a sentir unos muy leves nervios mientras detectaba que el otro estaba mirándolo de una forma distinta, lo que detectaba en sus ojos era el mismo interés que él mismo estaba ocultando -¿Sabes? Creo que tienes razón, no lo haré, sólo porque me agradas, no les romperé el corazón contándoles que eres mucho más pequeño y delgaducho de lo que ellos piensan- Bromeó con él en son burlista, riéndose de la cara que puso -¡no es en serio! vamos Hook- Le pegó en la espalda -Eres bueno, aunque no seas un gigante matón- Le dijo con honestidad, manteniendo esa amplia sonrisa.

Killian tenía una mirada llamativa y profunda, ese tono de sus ojos tan claros, eran absorbentes. No pudo evitar mirarlo con fijeza también, por unos segundos, manteniendo esa suave sonrisa en sus labios, compartiendo ese sutil aire seductor, hasta que al fin comenzó a decir poco a poco -En una vertiginosa noche en el medio del Mare Nostrum, un par de navíos gigantescos se hayaban de frente a frente...confrontados uno contra el otro por las circunstancias y la engañosa marea agitada...pero ni siquiera eso detuvo a los sagaces capitanes, cuyo orgullo estaba siendo retado a demostrar quien sería el rey esa noche de la más importante ruta marítima...ya todo estaba decidido...solamente una de las dos tripulaciones cruzaría con vida antes del alba...- El gitano ya había calentado motores para darle ese tono de suspenso y acción a sus relatos, por lo que estaba contándolo con fluidez
-Quien lanzó el primer cañonazo fue la tripulación más intrépida de ambas, quienes tenían fama de asesinos a sangre fría y sin honor, comandados por un capitán igual de retorcido y despiadado. La otra tripulación estaba compuesta por marineros, no eran piratas, nunca habían visto semejante barbarie; pues la mayoría de ellos no eran más que muchachos contratados para dirigir navíos comerciales...pero su capitán tenía un odio entrañado con el dirigente del otro navío, quien fue el que atacó primero, sin miramientos. Los arpones volaron de un barco a otro y los piratas se dejaban caer sobre los marineros acorralándolos con facilidad...parecía no haber esperanzas...hasta que uno de los chicos comenzó a tomar la iniciativa, desplazando al capitán, dirigió los cañones a hacia la proa, en lugar de la popa...quitándole el equilibrio al barco ajeno que empezo a balancearse mucho, haciendo a los piratas que se arrojaban al barco, caerse al agua, puesto que a su vez, alejó su navío de el de los piratas. Empezó a funcionar, los pocos que lograban refugiarse del ataque, comenzaron a obedecer sus órdenes, se organizaron en una estrategia conjunta, atacando todos de una vez, formando un círculo pequeño donde podían cuidarse la espalda todos de una vez e ir derrotándolos poco a poco, a medida que los cañones seguían disparando a ahora en los dos extremos a la misma vez. Quien saltó al mando era muy joven y no tenía demasiada experiencia de lucha...pero esa batalla no la perdió...una vez que ahuyentaron a los piratas, la tripulación derrocó a su cobarde capitán y decidieron ascenderlo a él...el capitán William DuPont...con apenas 18 años- Le terminó de contar con una sonrisa airada pero sin embargo, no era presuntuosa, sólo se notaba entusiasmada de revivir lo sucedido.

________________________________________________
~Luna, me das envidia, tú puedes amar al mar...yo sólo puedo contemplarlo desde mi barca~
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha || Bitácora
avatar
William DuPont
Dseta
Dseta

Sexo : Masculino
Ocio : Molestar nobles
Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 22/02/2012

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ---
Círculo social: Gitanos

Volver arriba Ir abajo

Re: De tesoros y enemistades [Killian]

Mensaje por Killian J. McFadden el Sáb Mar 29, 2014 12:11 am

Arqueó una ceja cuando el otro dijo de aquella forma que era mas enclenque que lo que esperaba, y estaba por decirle algo pero el otro pronto le dijo que era una broma, y le hizo relajarse. La manera como se quedaron viendo a los ojos, le hizo sonreirle de esa manera seductora que le era tan propia. ¿Que le estaba coqueteando? Oh si, probablemente lo hacia, pero realmentw no le importaba. No le habria molestado para nada tener su cuerpo bajo el suyo, es mas, la idea se antojaba bastante prometedora.

Escuchó con atención la historia que el otro contaba, mientras llenaba un nuevo vaso de ron. Notó que algunas personas estaban escuchando pero decidian prudentemente no acercarse. Era lo mejor, prefería que no les interrumpieran. Se encontraba bastante cómodo con William de ese modo. La historia se le hizo familiar, bastante de hecho, y por lo mismo captó su total atención y cuando estaba llegando al final, entonces lo supo. ¡Por supuesto que habia escuchado de esa historia antes! Se la habia escuchado a un par de marinos una vez en una taberna italiana. Vaya que el mundo era realmente pequeño.

-Si... Ya habia escuchado esa historia. ¿Asi que tu fuiste quien se apoderó de la linea de comercio de las antillas? Vaya, había escuchado que se trataba de alguien joven, pero no pensé que fuera tan...- sus ojos le recorrieron el cuerpo descarada y evidentemente-...joven- señaló, sin poder evitar reirse luego de tal confesión. ¡Era algo ilógico! Sin embargo muy real y lo sabia.- ¿y cuantos años estuviste navegando antes de asentarte aqui, William? - Preguntó, con curiosidad - ¿Piensas volver al mar alguna vez? Estoy seguro que una espada como la tuya no debería desperdiciarse...- Agregó, suspicaz.

Tal vez lo tomara en un doble sentido, o tal vez como un coqueteo directo, o disimulado. No le importaba. La verdad sea dicha, aquello era lo que pensaba el inglés. Y siendo que el nunca había escondido sus intereses. ¿Para que empezar ahora?
avatar
Killian J. McFadden
Eta
Eta

Sexo : Masculino
Ocio : Mar, sexo y ron
Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 05/03/2014

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ~* Inserte nombre aquí*~
Círculo social: Otro

Volver arriba Ir abajo

Re: De tesoros y enemistades [Killian]

Mensaje por William DuPont el Mar Abr 01, 2014 8:50 pm

William lo escuchó y se ruborizó ante sus elogios, sonriendo y volteándose un poco para disimular, porque eso generalmente no le ocurría, ya que, si de ser atrevido se trataba, él siempre era el que llevaba la delantera, aunque con Killian estaba resultando ser muy diferente, hacía mucho que no se sentía así con nadie, desde que le vio por primera vez supo que no era como ningún otro marino o pirata que hubiera conocido antes, es más, como ninguna otra persona, y ahora corroboraba que no estaba equivocado, algo en él le atraía de sobremanera, esa era la verdad, poco a poco estaba sintiendo con más intensidad ese cosquilleo curioso en el estómago y esa inquietud inexplicable, mientras el otro le hablaba y le miraba en ese tono seductor y descarado. Le fascinaba.

Arqueó una ceja cuando el otro lo recorrió así con la mirada y luego le hizo sonreír con más acento que hiciera esa especificación, soltando una risilla -Pues así es...fui yo quien lo hizo...me alegra que lo hayas oído, aumenta mi ego el hecho de que mi hazaña llegara a tus oídos...- Le dijo en tono presumido, pero estaba bromeando, mientras se disponía a servirse más ron, para relajarse y olvidar por un momento las ganas que tenía cada vez más evidentes, de saltarle encima al otro, aunque bebiendo a ese paso no tardaría en sentir mucho calor y quizá eso era contraproducente para sus fines, pero le dio igual, quería beber más.

-Regresé hace poco, el último viaje que hice no fue tan largo, sólo duro poco más de un año...- Le dijo luego de que le dio un trago a su vaso. Se rió abiertamente de su comentario, captando el doble sentido en él. -Pero claro que volveré, mi espada...jamás me abstendría de usarla por mucho tiempo, es más...me parece que es muy necesario practicar a diario...digo...para mejorar...técnicas...¿no crees?...- Le dijo con una sonrisa traviesa y suspicaz, volviendo a reírse como un bobo de su chiste pero sintió que tal vez ya se estaba descarando demasiado, así que trató de controlarse un poco. -¿Y tú?...¿Cuándo fue la última vez que estuviste en cubierta?- Le preguntó, apoyando un codo en la mesa para sostener su mejilla con su mano, sin quitarle la mirada de encima a "Hook", porque ya le estaba haciendo efecto el alcohol y empezaba a mirar de una forma más evidente al de los ojos grises.

________________________________________________
~Luna, me das envidia, tú puedes amar al mar...yo sólo puedo contemplarlo desde mi barca~
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha || Bitácora
avatar
William DuPont
Dseta
Dseta

Sexo : Masculino
Ocio : Molestar nobles
Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 22/02/2012

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ---
Círculo social: Gitanos

Volver arriba Ir abajo

Re: De tesoros y enemistades [Killian]

Mensaje por Killian J. McFadden el Miér Abr 02, 2014 3:30 am

La sonrisa de Killian se volvió mas notoria cuando se dio cuenta de que el otro habia captado al vuelo aquella frase de doble sentido qie habia dejado escapar con tal naturalidad. Y más aún le agradaba que le hubiera seguido la corriente, porque eso significaba que habia un interés alli, latente  y que no era el único que lo percibia.

Le rio a la gracia respecto al uso de la espada, brillandole los ojos maliciosos ante ello, pero no se atrevió a agregar palabra alguna, puesto que aquello habria sido demasiado evidente. Mejor prefirió dejarle hacer, sin desterrar de su mente el pensamiento de que, si todo salia segun lo planeado, iban a pasar un rato muy agradable.

- Pues no hace mucho de hecho - respondió con tranquilidad, notando la mirada que el otro le dirigia - Hace apenas unos pocos dias que llegue a París después de un negocio interesante. Y escuché que aqui en la ciudad las cosas se estaban poniendo interesantes - Admitió sin vergüenza alguna - Y tu pareces ser la clase de persona que sabe exactamente de lo que estoy hablando William - Le señaló, mirandole con una expresión suspicaz - ¿Me mostrarias la ciudad? Ha cambiado un poco desde que estuve aqui la última vez- Señaló.

Por supuesto, no era como si no pudiera recorrer la ciudad por su cuenta, pero valerse de la compañia ajena no solo seria agradable sino que, tambien, prometia ser satisfactorio. Un nuevo vaso de ron se pinto en sua labios, donde una sonrisa suspicaz parecia pintada de manera permanente. Era su encanto descarado natural que no se alejaba de él ni por un instante.

- Podemos llevarte el ron, si gustas - Le ofreció, para convencerlo - Y si gustas, podria enseñarte el Jolly Riger tambien, si te interesa... O sino, podemos hacer algo mas interesante. Estoy abierto a sugerencias - confesó, guiñandole un ojo - ¿Que dices?-
avatar
Killian J. McFadden
Eta
Eta

Sexo : Masculino
Ocio : Mar, sexo y ron
Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 05/03/2014

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ~* Inserte nombre aquí*~
Círculo social: Otro

Volver arriba Ir abajo

Re: De tesoros y enemistades [Killian]

Mensaje por William DuPont el Jue Abr 03, 2014 10:31 pm

William lo escuchaba mientras perdía la mirada en sus facciones finas -¿Un negocio, umh?...entiendo...- Poco a poco su sonrisa se volvió más débil y con su silencio le dio la respuesta que el otro suponía, mirándolo de un modo travieso y fijo -No me preocupes...aquí las cosas no sólo se han puesto interesantes...sino peligrosas...debes saber muy bien lo que haces...y en donde te metes- Le recomendó el gitano a Killian -Pero supongo que eso tú también debes saberlo bien...¿Verdad?- Y soltó una leve risa, dándole el trago final a su enésimo vaso de ron. Claramente se quedó descolocado cuando el otro le dijo que si le mostraba la ciudad, también le tomó desprevenido con su invitación, pero poco a poco le sonrió de nuevo y asintió un poco -Claro...la verdad es que sí ha cambiado...pero los cambios me agradan...sobre todo cuando son peligrosos...- El moreno era un amante de la adrenalina también.

Luego se rió otra vez mientras lo escuchaba, cayendo en la cuenta de lo directo que se estaba tornando ese flirteo y ello le tomó por sorpresa, pues no había notado realmente lo descarado que estaba siendo hasta que el otro se lo hizo ver cuando le insinuó al fin que ya podían marcharse a otro lado, era lo que había estado esperando aunque no hubiera sido su intención portarse tan, como decirlo...directo. Al final seguía siendo él, así que no le preocupó y simplemente extendió una sonrisa más maliciosa, antes de mirar a sus ojos fijamente y decirle -Es igual...mientras nos vayamos ahora, no tengo problemas a dónde...- Se levantó del banco y tomó su botella -Pero por supuesto que esta viene con nosotros...- Le dijo mientras la abrazaba contra su torso descubierto, debido a la ruptura de su camisa.

________________________________________________
~Luna, me das envidia, tú puedes amar al mar...yo sólo puedo contemplarlo desde mi barca~
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha || Bitácora
avatar
William DuPont
Dseta
Dseta

Sexo : Masculino
Ocio : Molestar nobles
Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 22/02/2012

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ---
Círculo social: Gitanos

Volver arriba Ir abajo

Re: De tesoros y enemistades [Killian]

Mensaje por Killian J. McFadden el Vie Abr 04, 2014 6:54 am

Killian no se daba cuenta, o al menos fingia que no se daba cuenta de las miradas que el gitano moreno le dirigia. Se le hacia atractivo; tal vez fuera ese "noseque" travieso o su evidente atraccion por el peligro lo que le llamaba la atencion de el. No lo sabia pero le animaba la idea de descurbrirlo. Despues de todo, si habia una razon por la cual habia venido a disfrutar de Paris, tambien era disfrutar de los gitanos, por mas descarado que eso sonara. Era un pirata despues de todo y no tenia que rendirle cuentas a nade.

- Por supuesto, el ron no puede faltar - le coincidio cuando le vio tomar la botella como si fueran amantes - En ese caso, caminemos fuera y veamos a donde nos llevan nuestros pies. Tendremos suficiente tiempo para pensar a donde iremos en el camino... hacia donde sea - comento, sonriendose picaro ante ello.

Se levanto de la mesa primero, marcando el paso como estaba acostumbrado, saliendo del local sin importarle si la gente murmuraba o si le miraba al pasar. Estaba bastante acostumbrado a que la gente murmurara a sus espaldas, cosas buenas o malas, le daba igual. No habia venido a Paris a hacer espectaculos asi que, por esa noche, las cabezas de todos permanecerian sobre sus hombros.

La noche se le antojo luminosa, calida y agradable. Para variar, era bueno estar en tierra firme, aunque llegaba a extrañar el olor del mar a su alrededor, o como la luna se relfjeba hermosa sobre la superficie del agua como si fuera un espejo. Eran bellezas a las que te acostumbrabas. Sin embargo, no dejo que esos pensamientos le acapararan la mente y en cuanto volvio a ubicarse, miro por encima de su hombro para descurbrir a Willian tras el y regalarle una sonrisa picarona. Le quito la botella para darle un trago, relamiendose los labios lentamente para luego devolversela y empezar a andar.

- Vamos William, muestrame alguno de tus interesantes lugares / Le pidio con naturalidad y un poco de sugerencia, quizas.

Por supuesto, lo estaba seduciendo.
avatar
Killian J. McFadden
Eta
Eta

Sexo : Masculino
Ocio : Mar, sexo y ron
Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 05/03/2014

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ~* Inserte nombre aquí*~
Círculo social: Otro

Volver arriba Ir abajo

Re: De tesoros y enemistades [Killian]

Mensaje por William DuPont el Vie Abr 04, 2014 11:39 pm

Salió caminando con él y se sintió feliz de que en su andar no se le notara que ya estaba algo ebrio por tanto ron; pudo caminar con la naturalidad suficiente como para disimularlo, e igual no le prestó atención a los sujetos del bar quienes los voltearon a ver todos en turno mientras pasaban por su lado pero el gitano era un cínico, si su mirada llegó a chocarse con alguna otra, simplemente los miró con altanería airosa, aunque el moreno no era así realmente, tomaba esa actitud en modo de defensa, sobre todo era muy necesario entre los marinos portarse así para que te respetaran.

Cuando vio la luna, igual se le antojó estar en altamar para verla en todo su esplendor, esparciendo sus destellos blancos por todo el océano que de noche, era como una movediza y lustrosa cortina negra; eran unos espectáculos asombrosos aunque no se imaginó que Killian estuviera pensando justo en lo mismo. Puso cara de puchero cuando le quitó su botella pero luego siguió con los ojos el movimiento hipnótico de la lengua del pelinegro sobre sus labios y esa mirada brillante y seductora que le recordaba a un felino. Supo que ya no iba a aguantar mucho más ese flirteo.

-Creo que sé cual será perfecto...- Delineó esas palabras en un tono bajo, manteniendo los ojos fijamente sobre los suyos -sígueme...date prisa- Le dijo sonriendo travieso y adelantándose en el camino, con pasos rápidos.

________________________________________________
~Luna, me das envidia, tú puedes amar al mar...yo sólo puedo contemplarlo desde mi barca~
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha || Bitácora
avatar
William DuPont
Dseta
Dseta

Sexo : Masculino
Ocio : Molestar nobles
Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 22/02/2012

Ficha técnica
Estado civil: Soltero
Pareja: ---
Círculo social: Gitanos

Volver arriba Ir abajo

Re: De tesoros y enemistades [Killian]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.